Gratitud y el arte de la paciencia

El otro día fui a la clínica Marcial Fallas, que es el lugar que me corresponde ahora para solicitar y retirar mis medicamentos mensuales.

El otro día fui a la clínica Marcial Fallas, que es el lugar que me corresponde ahora para solicitar y retirar mis medicamentos mensuales. Estaba esperando en una de las ventanillas y una señora muy amable se me acercó y me dijo: “¡Ya pronto lo vamos a atender señor!”. “¡Gracias!” le dije.

Estoy muy agradecido con  “la Caja”. Tengo ya cerca de veinte años de recibir los servicios que ofrece y ¡nunca me han fallado! Ahora, por si fuera poco, me dan generosamente frascos de Psyllium que es un medicamento muy bueno para las funciones digestivas. Si usted lo consigue en una farmacia particular le cuesta muy caro.

A veces he llegado a una de las ventanillas y le digo a la muchacha en tono de broma “¡Vengo a saquear la farmacia!” Me retiro con una bolsa llena de medicamentos,  muy contento y agradecido. Si fuera multimillonario, le donaría una gran cantidad de dinero a esta institución.

Ese día, como muchos otros, había muchas personas. Había que hacer fila y esperar: ¡tener paciencia! Desde hace algún tiempo me propuse reflexionar, para comprenderla mejor, la idea o concepto de paciencia y no dudaría en darle los nombres poéticos de “gran dama” o “noble princesa” de la psiquis o alma humana. El cultivo de la paciencia es fundamental en la vida. El hombre sabio trata de vencer a su terrible oponente: ¡la  impaciencia!

El par de esencias o pareja de contrarios paciencia-impaciencia es común, general en todos los hombres o mentes humanas, nos enseña el filósofo griego Heráclito Éfeso. ¡Nadie escapa de esta herencia espiritual o psíquica!

En los tiempos de Heráclito no existían psicólogos propiamente. La conducta o comportamiento humano era asunto de los sabios y filósofos. Y los sabios y los filósofos como psicólogos eran geniales. Y aunque no conozco todos los sabios de la antigüedad, puedo decir que las observaciones o doctrina sobre el alma de los que conozco son vigentes y válidas hoy en día, aunque ya pasaron muchos años desde su muerte.

El hombre que pretende ser culto y sabio debe cultivar la paciencia. Una personalidad en la cual domina la impaciencia muchas veces se vuelve exigente, intolerante, enojosa, precisada. Mucha veces las personas que hacen fila en “la Caja” o en los bancos pierden la paciencia, se intranquilizan, se molestan, comienzan a ver cosas subjetivas, como que no trabajan, que son unos vagos. Aunque quizá alguna vez fuera cierto, la mayoría de las veces no lo es. Hacer fila debe tomarse como una prueba de control o dominio de la impaciencia.

La impaciencia es un sentimiento muy peligroso. Por ser impacientes podemos tomar malas decisiones. Por impaciencia y desesperación, hermanas de la necesidad, podemos ensuciarnos o corrompernos. ¡Hay que tener cuidado, estar alerta! La impaciencia a veces puede angustiarnos. Lo mejor es, a nuestro juicio, saber esperar. La paciencia es la fuerza de la esperanza.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

San José de “París en miniatura”al malestar de la ciudadMedio de Comunicacióne imaginarios urbanosMaría del Carmen ArayaEnsayoEUNED2010Las transformaciones de la sociedad costarricense expresadas en

El grueso de las 81 recomendaciones que hizo la comisión de notables sobre la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) pasa por decisiones que

David Hernández, estudiante de 24 años de la carrera de Enseñanza de los Estudios Sociales y candidato a la presidencia del directorio de la

El campo de los sucesos en los últimos años ha acaparado más espacios en los medios de prensa y es una verdad innegable que

Toda interacción personal  e interpersonal demanda que yo exista. ¡Interactúo, luego existo! Es ley y demanda de la relacionalidad. La cosa es si tú

Había una vez una aspirante a reina que llenó de promesas y esperanzas a los habitantes de un pequeño país llamado Cóntica. Ella confiaba

No me moví un centímetro para celebrar la “independencia”. No como si fuera una mejenga. Se trata del país más feliz del mundo. Todos y

El ruido de las bolas al chocar sobre el paño desgastado. El salón sombrío ubicado en alguna calle de Bogotá. El billar urbano en
Semanario Universidad