Hablando de números

Los políticos hablan de medidas desesperadas para contener la crisis económica pero, curiosamente, esos recursos últimos solo se emplean para maltratar a la población.Costa

Las universidades públicas están a punto de sufrir un recorte de ¢7500 millones en su financiamiento. Un nuevo golpe a la educación costarricense.

Los políticos hablan de medidas desesperadas para contener la crisis económica pero, curiosamente, esos recursos últimos solo se emplean para maltratar a la población.

Costa Rica a partir de la década de 1950 hizo enormes esfuerzos por forjar un destino igualitario para los ticos, así la educación y la salud de la mayoría fueron concebidas como las vías de acceso a ese propósito. El dinero que no gastábamos en ejércitos era invertido en el cultivo de la juventud y en la preparación de médicos.

Aún hoy podemos ver la huella de la labor a la que se entregara la voluntad política de entonces y todos los intentos por borrarla resienten el corazón de los costarricenses.

La crisis económica no toca sin embargo a la clase política y el financiamiento de sus ansias de poder siempre está a la mano, una mano muy desprendida y generosa, sin lugar a dudas.

Como muestra tenemos el despilfarro en campañas políticas, cuya factura tarde o temprano llegará a la población. Solo en su precampaña Liberación Nacional gastó la suma de 800 millones de colones y la próxima campaña lectoral nacional está presupuestada en la “bicoca” de 35.000 millones de colones.

Los números no pueden estar más claros. La clase política receta contención, ahorro y mesura a toda la nación, mientras se trata a sí misma con despilfarro y glotonería (que me perdone doña Clara Zomer).

La clase política no está dispuesta a ceder ni un ápice cuando eso toca sus intereses, que podríamos separar en dos tipos (de antes y después): primero los electoreros y luego el sangrado del país desde sus puestos públicos.

El costarricense medio (la “media clase” dirían algunos) no debe engañarse más y debe exigir el cumplimiento de las promesas de campaña y la integridad en la gestión pública.

Que no nos traicione nuestra mala fe, hace tiempo ya sabemos dónde está la falla. 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Se han formulado planes multianuales, formales, de carácter nacional, a partir de procesos de participación de diferentes sectores sociales, empresariales y políticos, logrando establecer

Una posición despreocupada, a favor de intereses particulares y de degradación del ser humano y del ambiente; fue el principal punto de objeción en

Entre las opciones para los amantes de la pintura, la Galería 1887 del Centro Nacional de Cultura, en San José, inauguró el 7 de

En un reducido  espacio denominado “Casa Cuna”, conviven  con sus madres 28 niños menores de tres años; varios de ellos nacidos en el lugar. 

Patricia Segura Abarca y Giovanni Barquero Gutiérrez nunca pensaron que la vacuna que en teoría les iba a proteger contra los resfríos, más bien

Pero no debemos dejar en el olvido un gran detalle: que tanto para la campaña política de 1998, como para la del 2006, las

Yo soy la autoridad política superior es un libro con fuerte contenido político que narra la historia de un idealista (Antonio Monge) que se

Esta reforma consiste en determinar un porcentaje de participación de los trabajadores administrativos así como lo tienen el sector docente y los estudiantes. La
Semanario Universidad