Ingenius + directum = 100

haber asistido este año al partido y allí haber motivado a todos los estudiantes presentes a evitar la violencia y finalmente, haber leído, por

Son varios los motivos que me mueven a escribir esta nota, entre ellos:

haber participado el año pasado en la reunión donde se presentó el recuento de los daños del partido de futbol entre Ingeniería y Derecho en la Semana Universitaria; haber participado en la reunión de preparación del mismo partido para la misma celebración del año en curso (ambas en calidad de decana interina);

haber asistido este año al partido y allí haber motivado a todos los estudiantes presentes a evitar la violencia y finalmente, haber leído, por casualidad,  la nota que sobre tal evento realizaron las señoras Montserrat Vargas y Erika Rojas el viernes 24 de abril en Vuelta en U (www.vueltaenu.co.cr).

El escenario era el siguiente. El Estadio Ecológico estaba lleno.  Del lado este, una mancha roja que junto con una cimarrona alegraron el ambiente y le dieron ánimo a los jugadores y a las jugadoras de la Facultad de Derecho; del lado oeste, un mar de personas vestidas de múltiples colores apoyando a los conjuntos de la Facultad de Ingeniería; en el centro los jugadores y como testigos del evento personal de las Oficinas de Seguridad y de Salud, de la Vicerrectoría de Vida Estudiantil, los gigantes de la tierra con sus imponentes cabezas verdes y esta servidora.
Ese 24 de abril el clima era mixto, un viento frío rozaba la piel de los presentes,  unas nubes ocultaban los rayos del sol y el día estaba oscuro; sin embargo, la energía del sol, abrazaba los rostros de los presentes y ayudaba a inflar los corazones que latían aceleradamente, esperando el triunfo de los partidos, ya que jugaba primero el equipo femenino y luego el masculino.  Una vez más, se celebraba la tradicional pasada entre Derecho e Ingeniería, una vez más la tradición se celebraba con música, risas  y mucho esfuerzo en la cancha, se medían de tú a tú, los y las estudiantes de ambas facultades para rememorar un hecho histórico que se remonta a varias décadas atrás y que guardo en mi memoria entre los muchos y lindos recuerdos de mi vida de estudiante.
Los partidos transcurrieron sin problemas, con mucho empeño, con mucha garra, con alegría y con un gran respeto al juego limpio, los resultados numéricos, para ambos partidos favorecieron a la Facultad de Ingeniería, pero fue un gran día, porque no hubo perdedores, no hubo daños que lamentar y no hubo personas heridas, se había cumplido el objetivo, ya que, la tradición, a veces teñida de golpes o de heridas se rompió y ese fue el gran triunfo de todos, los que jugaron, los que asistimos, los que organizaron, los que nos cuidaron y sobre todo de los dirigentes estudiantiles, que previo al partido se sentaron en una mesa a negociar con distintas instancias universitarias, cómo realizar la jornada.
Allí propusieron y escucharon ideas y votaron por soluciones razonables y seguras, sin importar quien las hubiera propuesto, y además, luego de la negociación y del consenso, se fueron a sus facultades y transmitieron de una manera efectiva y eficaz el mensaje a sus compañeras y compañeros: el mensaje descrito en pocas palabras y esgrimido por uno de sus principales dirigentes de la Facultad de Derecho: “Queremos que haya competencia sin violencia”.
Sin embargo, las señoras Vargas y Rojas presumieron, tal vez por desconocimiento que fueron las autoridades universitarias las que este año “les ganaron la vuelta a los estudiantes, cambiando la sede de los partidos al Estadio Ecológico”, quiero aclararles, como ya dije, fue una negociación sostenida entre autoridades universitarias, personal universitario y representantes y dirigentes estudiantiles de ambas facultades.
Esta vez nadie le ganó la vuelta a nadie, nadie impuso su voluntad ni su autoridad, en este evento ganamos todos, como dice un querido amigo, fue un gana-gana, que se logró con ingenio y con rectitud, talento y virtud que comulgan con los principios que deben conocer y practicar nuestros estudiantes de Ingeniería y de Derecho y que esperamos prevalezca en su ejercicio profesional después de haber pasado por el proceso formativo y educativo de nuestra Universidad.

Por ello, deseo pública aunque tardíamente, externarles mi reconocimiento a los estudiantes y a las estudiantes de ambas Facultades, que negociaron primero y evidenciaron después, que los acuerdos consensuados en una mesa de negociación se respetan, demostrándoles a los más incrédulos que se pudo mantener, disfrutar y hasta mejorar una tradición.
Felicitaciones a todos y a todas por haber participado de esta tradición, por haber competido y por no haber invitado a esta justa a la violencia. Todos recordamos, así, una buena lección, que sólo haciendo las cosas de forma diferente se logran resultados diferentes y por lo tanto la ecuación cerró: ingenius + directum = 100.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En momentos en que las declaraciones de buena voluntad abundan y la vista del observador común se sacia con el discurso diplomático trillado que

Con la intención de constituir un espacio de actualización y desarrollo de la ejecución del clarinete, nació el I Festival Internacional de Clarinetistas ProClari

Puede ser que dicha psicometría fuese repetida posteriormente, en cuyo caso es muy factible que encontrasen resultados similares. Se indica en el trabajo, que

El retiro del expresidente Rafael Ángel Calderón de la contienda electoral como candidato presidencial del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), tras su condena en

Una nutrida caravana de vehículos seguida de una jornada cultural con la participación de grupos artísticos y miles de personas, así como la presencia

Concesiones del Estado de 6 mil litros por segundo cuando la capacidad es de 100 a 200 litros por segundo reflejan una sobreexplotación del

El mercado público de la Plaza Mayor se constituía en la mayor fuente de intercambios en el nivel comercial, las tiendas seguían funcionando como

Cruzando zonas boscosas, decenas de retenes militares y puestos de control, José Manuel Zelaya arribó a Tegucigalpa este 21 de setiembre.  Acompañado de cuatro
Semanario Universidad