Los despedidos votaron Sí

Conozco algunos de esos periodistas que dieron todo por la salud del patrono, a los otros los puedo conocer por esos algunos. Todos eran

A propósito de los remezones, reacomodos, reorganización, reestructuración, como suele llamarse a las cosas que no conviene llamar por su nombre, y que han hecho noticia en uno de los monstruos tibaseños.

Conozco algunos de esos periodistas que dieron todo por la salud del patrono, a los otros los puedo conocer por esos algunos. Todos eran acólitos del desmantelamiento de una nación. Escribían y escribían… y tarde se dieron cuenta de que lo que habían visto era el negativo de la fotografía: cuando las cosas tenían que mejorar hasta rayar con la utopía, se pusieron peor, todo se vino abajo, dieron “vuelta en U” y el bumerán los golpeó con la fuerza del desahucio.
 
Aunque es solo una gota de veneno en el vasto océano de la desinformación que auguraba la entrada en el TLC (olviden lo de la crisis, la crisis es justamente la ambición de los telecianos comiéndose el rabo de sí mismos) les tocó a ellos, los ungidos para formar ciudadanos a través de los medios, tomarse la cicuta públicamente.

No supieron interpretar la realidad, y fueron como la mayoría de nosotros a dar el voto por el TLC, por cuñas bien hechas, jingles que incentivan la emoción y el terror que despierta no tener siquiera planeta, porque era eso lo que decían “Rechazar el TLC implicará un salto al vacío y un serio retroceso”, (editorial de La Nación el 4 de setiembre del 2007).

También CNN nos declaró una y otra vez los apátridas de la Vía Láctea, en ese período de prohibición propagandística que impuso un tribunal de elecciones supremamente atribulado; y los ticos tan desprotegidos porque ni siquiera ha terminado Franklin Chang su cohete de plasma, para buscarnos hogar en algún otro sitio de la galaxia.

Y así llegamos al referendo del 7 de octubre del 2007, y a las elecciones, a los certámenes de belleza, las encuestas para el mejor gol de la época, la trompa con el botox más atrayente, la Sala Cuarta como un adefesio que utiliza la excepción de regla, el ombligo que nos hace tragar saliva como despiadados, la tragedia de “Las Crucitas” presentada como un acto de amor con la naturaleza, los bonos chinos, las dolorosas jornadas de los consultores del BCIE (eso sí, bien pagadas) por ver cómo se diseña un tugurio, la obligación de que venga Barack Obama porque a un querubín no se le desprecia.

Y como quien no quiere la cosa, nos ponen a contabilizar las dosis mínimas de silicona requeridas para embrujar a un ministro. Y después nadie entiende por qué la gente se mata en las calles, y el neoliberalismo convierte a empellones la delincuencia en un acto revolucionario.
¡Cómo nos cuesta enfrentar lo trascendental!

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El ser humano ha perdido el contacto  íntimo con la naturaleza y con ello se priva de  los grandes beneficios para el bienestar físico, 

Por otra parte, en nuestro país tenemos otro elemento que casi nunca es publicitado como valioso: una importante variedad de culturas que nutren con

¿Es cierto que lo mejor de Limón es su gente o es mero eslogan publicitario?, le preguntamos al atleta Nery Brenes, nacido en esa

Últimamente en nuestro pequeño medio musical resulta ser que llega un empresario extranjero con un cierto capital y decide montar, por ejemplo, óperas líricas,

Este caserío, cercano a la finca de la UCR en Fraijanes, alberga a cerca de 200 personas pertenecientes a 46 familias que viven en

La población venezolana acudirá a las urnas el próximo 15 de febrero, para decidir sobre la primera reforma a la Constitución Bolivariana, que propone

Con un encuentro nacional de estudiantes universitarios y de secundaria que tratará la situación de la educación en el país, la Federación de Estudiantes

Quieren “las joyas de la abuela “.  El tesoro que encierra nuestro suelo patrio, su naturaleza entera y la riqueza que produce el trabajo
Semanario Universidad