¡Papel mojado y letra muerta!

El viaje de la  Presidenta a Venezuela y Perú resultó en un gran escándalo por haber aceptado la dádiva de viajar en un jet

El viaje de la  Presidenta a Venezuela y Perú resultó en un gran escándalo por haber aceptado la dádiva de viajar en un jet privado y cuestionado.

La versión del ejecutivo fue que “fallaron  los filtros que deben velar por la seguridad de la mandataria”. Pero dos razones  contradicen esta disculpa presidencial: En primer lugar el principio llamado culpa in vigilando, que  demanda del  jerarca  la diligencia y el deber de velar porque sus subalternos  hagan  bien su trabajo; es decir, antes de aceptar la regalía debió asegurarse de que el ofrecimiento provenía de buena fuente.  ¿Cómo? Insistiendo ante sus asistentes para que le entregaran la información correcta y exhaustiva sobre la bondad, legalidad y ausencia de sospechosos vínculos de tal donación con el crimen internacional. En segundo lugar, no es aceptable ni creíble que hayan sido tan incautos en la presidencia para  pensar que un obsequio de tal magnitud se  haga gratis y exento de otras intenciones.  Precisamente,  por ser la Presidenta, debió dar ejemplo de diligencia y no aceptar ciegamente el ofrecimiento. En todo caso, hubiera sido mejor y más elegante  admitir el error y no culpar a los “filtros”. Al fin y al cabo somos humanos…

En tema parecido en cuanto a sujetos, objetos  y  fines, se ha dicho que la  Presidenta, en lo que va de su mandato viajó al exterior unas 17 veces y tan solo unas tres veces con el permiso constitucional de la Asamblea legislativa. Por otro lado, la historia reciente  recuerda que hay expresidentes que llegaron a ser presidentes porque “se pasaron de lado” la Carta Magna.

Son dos tristes ejemplos que demuestran que las autoridades que debieran tener más respeto que nadie  por la norma  constitucional, la burlan: sistemáticamente, en el caso de los permisos de salida; y  olímpicamente, en el segundo caso. Muchos se preguntarán: Con el desprestigio y falta de seriedad que arrastra  la Asamblea Legislativa, qué objeto tiene, en la práctica, que deba conceder  permiso a la  Presidenta para ausentarse del país.  Pero ese no es el caso; se trata de la norma constitucional; y para los que creen en ella está en juego el respeto a la misma o  su tácita derogación. Recordemos que esa violada Constitución debe fiscalizar toda ley y es la responsable por toda transgresión y desprecio  al derecho positivo.

Pensamos entonces: ¿A todo esto, qué hace el otro poder de la República, la Sala Constitucional? Porque pareciera que no tiene la autoridad de oficio necesaria para  expresarse siquiera; y que las cúpulas de los poderes son entonces individualmente intocables, a pesar de los controles, pesos y contrapesos y de  las teorías que  dan origen a la división de poderes, desde Platón y Aristóteles,  hasta  Locke y el barón de Montesquieu, que enunciaron  los famosos postulados del “espíritu de la ley”;  y desde ellos, esa “ley suprema” es  la máxima directriz, “sagrada e inviolable”, del Estado moderno; su “columna vertebral”.   ¡Pura teoría! Y al final, papel mojado y letra muerta. Como decíamos antes los ticos: ¡Pura paja!; porque si los jerarcas (más bien nuestros monarcas de Zapote) que juran su mandato sobre la Constitución  y pregonan  su respeto,  se la burlan y se la brincan como jugando rayuela, ¿cómo podrían sancionar a cualquier hijo de vecino que se inicia  quebrantando  leyes “veniales” como estacionarse en  amarillo o no pagar  impuestos?

No hay que ser doctor en derecho constitucional para saber que  quien viola la Carta Magna, siendo la cabeza del sistema constitucional que nos rige, reniega de su juramento y está “predicando con la jareta abierta”, y eso no es bien visto por los “feligreses”.  Está dándole al ciudadano normal el mejor ejemplo de irrespeto al sistema; y al ciudadano alborotero lo incita a que le tire piedras a este sistema “constitucional” de papel. ¡No Amigo! la Constitución está ahí para los “de a pie”,  para el ciudadano común, no para los políticos, no para los poderosos que disfrutan violándola.

Sería interesante hacer un estudio para saber en forma aproximada cuantas veces los Poderes de la República, los tres dueños del Estado y sus jerarcas, atropellan anualmente la Constitución, le pasan por encima y luego dan marcha atrás para volverla a atropellar.

 

Nuestra pobre Constitución

Ha caído en letra muerta.

Como la justicia tuerta

Que se la brincan los jueces,

Los políticos a veces

¡También le roban la vuelta!

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La irritación creció en el Congreso norteamericano después de conocer, la semana pasada, los detalles del vasto programa de control de llamadas y correos

Melissa Cardoza: “Vivimos bajo el régimen de la llamada corporación-nación. ¿Eso con qué se come? Con balas”. (Foto: Katya Alvarado)“El regreso de Manuel Zelaya

El equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica regresa a la primera división y el gran reto que tendrá en lo inmediato

 * Firma china sobrestimó la rentabilidad de futura refinería y omitió análisis de riesgoAl filo del mediodía, la Contraloría General de la República (CGR)

El siglo XXI trajo consigo el nacimiento de las páginas más negras y retrógradas de nuestro sistema democrático a causa del ascenso a la

Las manifestaciones se realizan bajo la consigna de defender a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS); de la defensa del derecho a la

Por fallas en los sistemas de cobro y facturación, el ICE dejó de percibir en 2012 más de ₡57 mil millones ($107 millones), por

El nuevo ministro de Comunicación, Carlos Roverssi, es un “soldado” histórico del PLN, tiene 54 años y es abogado, politólogo y periodista.nuevo ministro de
Semanario Universidad