Por dicha no todos pensamos como los jueces

Al igual que él,  trato de entender la lógica de las injusticias que se dan en los tribunales de este país  y siguiendo el

Me refiero al silogismo usado por el señor Mora Mora,  juez constitucional publicado en diario Extra el 9 de julio donde expone su defensa ante las críticas sobre cómo piensan y actúan los jueces, versus el  pensamiento del psicópata.

Al igual que él,  trato de entender la lógica de las injusticias que se dan en los tribunales de este país  y siguiendo el método deductivo que emplea el señor Mora, quiero decirle  lo siguiente: sobre una tentativa de homicidio, con todos los agravantes perpetrada  por un menor de edad de 17 años en contra de otro joven de 20 años  por un pleito entre barras de futbol  y en donde la condenatoria después de un largo  y tedioso proceso judicial,  la sentencia fue ofrecer terapia para la rehabilitación como usted lo menciona en el código penal vigente; esto por ser menor de edad.

Después de un tiempo por circunstancias del destino se vuelven a encontrar estos dos jóvenes, uno manejaba un carro (el ofendido) y el otro una moto (el agresor);  entran en discusión, el de la moto sale corriendo, el otro joven enfurecido la emprende contra la moto y le causa algunos daños, con tan mala suerte que es aprehendido por la policía en el lugar y llevado a los tribunales de flagrancia.

En este le imputan cargos de daños agravados, rápidamente es sentenciado y condenado a pagar un motón de dinero, embargan su sueldo, prendan su carro. 

Entonces, según el silogismo y siguiendo la lógica del juez Mora, para los jueces es más importante lo material  que la vida humana.

El joven apuñalado estuvo varios días entre la vida y la muerte en cuidados intensivos y mientras tanto el agresor plenamente identificado se paseaba como un gran líder entre las barras en los estadios de futbol.

Entonces interpretamos que en esta sociedad capitalista, donde impera la propiedad privada, la vida humana es vista como una mercancía más. Es válida y entendible su argumentación respecto del pensamiento tan diferente entre un psicópata y un juez, pero lamentablemente este es el  mensaje que ustedes como jueces le están dando a la sociedad costarricense.
 
Lo peor en esta sociedad de desigualdades es creer que no existe un otro semejante que no tuvo las mismas oportunidades que tienen los jueces, solo por el hecho de ser profesionales  deslegitiman y etiquetan  la inteligencia de las personas más humildes.
 
¿Por qué los jueces solo ven las ramas y no ven el bosque en su conjunto? O será mejor decir ¿Por qué los jueces se andan tanto por las ramas? Si el sentido común me dice que lo más justo en este caso hubiera sido decir, usted atentó contra la vida, usted no es apto para convivir en sociedad, la vida es lo más importante en este mundo, por lo tanto no a lugar sus demandas, más bien pague el daño físico y psicológico que produjo a este joven.

Dentro de sus tipologías legales y de tarea:  ¿qué es más importante, la tentativa de homicidio calificado o  eldaño agravado? Por dicha no soy juez ni pienso como juez.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reveló que Costa Rica es el segundo país con menor desigualdad en

La Cámara de Turismo de Guanacaste (CATURGUA) suspendió una conferencia de prensa en la que participaría como uno de los principales invitados el Alcalde

La obra, presentada al público el pasado miércoles 21 de julio en el Centro Cultural Español, recopila las desgarradoras historias de once mujeres que

Un abordaje simplista del problema, que ha ganado adeptos a todo nivel, propugna por la ‘justicia’, que en realidad es venganza, por mano propia;

Al igual que él,  trato de entender la lógica de las injusticias que se dan en los tribunales de este país  y siguiendo el

Consecuentemente, los países comprometidos con el respeto de los DDHH emprendieron acciones legislativas para adaptar o emitir la normativa interna que garantizara el respeto

La obra, que no pretende ningún rigor científico y a la que no le alcanza ni para pedir prestada alguna firmeza mediante citas de

Entre los integrantes de la armada norteamericana están : el USS KEARSARGE (LHD-3): tripulación 104 oficiales, 1004 enlistados; otra embarcación artillada, con 42 helicópteros
Semanario Universidad