Puricomiditis

Puricomiditis, dícese de la inflamación de la pureza alimenticia, incluidos los llamados hábitos alimentarios.La patogenia de este singular síndrome se manifiesta en la inflamación

Puricomiditis, dícese de la inflamación de la pureza alimenticia, incluidos los llamados hábitos alimentarios.

Este extraño malestar es realmente un síndrome y no una enfermedad. Su etiología es, entre otras, la publicidad acendrada y mantenida desde los años 50 (década de los 50, pero realmente se empieza a presentar fuertemente en la llamadas crisis de los 30, 40 y 50, en este caso, entiéndanse años de edad y no décadas del siglo XX), la afluencia en los medios de difusión colectiva de “programas de señoras”, de libros de salud y hasta de diversos organismos de alimentación y contra-alimentación; éstos últimos organismos casi siempre son desconocidos para el gran público.

La patogenia de este singular síndrome se manifiesta en la inflamación de la creencia popular, generalmente femenina, pero no exclusiva de este género; en esta inflamación popular destacan las ideas de una muy larga, sana y jovial vida, seguida de una especie de eterna juventud; todo esto garantizado si se cultiva lo que la creencia pregona. La inflamación invade a la mentalidad y así la personalidad manifiesta cambios de humor, de carácter, dubitación y refinada selección de los alimentos, creencia y deseo de inmunización a todo deterioro causado por la vejez, a la vejez misma, y por supuesto al convencimiento en la extensión casi ilimitada de la vida humana y en la desaparición y superación de toda enfermedad posible o imposible.

Los síntomas de este síndrome aparecen de manera individual y colectiva. Consisten, entre otros, en gran apetencia por todo alimento, líquido, sólido o preparado que se haga acompañar de las indicaciones light, integral, natural, probiótico, bajo en calorías, exento de calorías, exento de grasas, etc.  Se añade a esto que el paciente puede dedicar largas horas del día o de la noche a hacer ejercicios físicos, a algunos de los cuales nunca se acostumbra, pero que le prometen un cuerpo espectacular. Colateralmente el léxico del paciente se enriquece con palabras poco conocidas: gym, sobrepeso, sobre-exigencia deportiva, anorexia, bulimia, lipotimia, aneurisma, hidratación, aloe, macrobiótico, antioxidante, omega 3. Se añade a estas manifestaciones la recurrencia frecuente a las básculas, romanas, espejos, alto consumo de vegetales y agua, dietas hipocalóricas y ansiolíticas, y deseo eufórico de anti-estrés. El deseo de una larga vida, ausente de enfermedad y muerte, suele ser un dato patognomónico. Suele presentarse, en contados casos, la sugestión colectiva y el contagio a terceros, generalmente a la pareja, a los hijos, a los parientes o amigos, a los vecinos, a los animales y a las plantas.

Diagnóstico: presencia de restricciones en la dieta cotidiana, retrasos y desenfados al consultar el menú de algún lugar de comidas, ecolalia de la importancia de las nutriciones puras.

Pronóstico: paradójico beneficio en la nutrición y la salud, consistente en disminución del consumo de vitaminas y proteínas, consecuente depresión del colesterol “bueno”, elevación de triglicéridos, trastorno funcional en el metabolismo de lípidos, proteínas y hormonas sexuales, transformación corporal debida a la hipocaloremia; ausencia de travesuras alimentarias, elongación in crescendo del deseo por la vida y la ausencia de males físicos, aparición de nuevas y actualmente intratables enfermedades dada la inusual prolongación lograda de la vida humana. Añádase, contribución inconsciente y omisiva a políticas, fábricas y empresas internacionales de alimentación. Cambio del eje vital del ser humano: el paciente se convierte en un termómetro y en un evaluador de cuanto come y toma. Se estima la posibilidad de manías, paranoias y neurosis colaterales. Se advierte la posibilidad de incompatibilidades de relación social entre estos pacientes y el resto de los mortales.

Tratamiento: al gusto y libérrima voluntad del paciente.

Pd.:  ¿de qué se trata, de vivir mucho o de vivir con provecho?, ¿de vivir llevando a feliz término acciones de provecho propio y ajeno o de vivir por vivir? ¿Para quiénes son estas políticas y qué procuran? ¿Cuáles son sus daños latentes, sus compromisos internacionales y sus efectos sobre el imaginario individual y colectivo? ¿Qué relación guarda esto con la distribución de la riqueza mundial, con religiones determinadas, con grupos empresariales y políticos, con la indiferencia y el desconocimiento de la realidad social? ¿Qué destino le aguarda al mundo con sobrevidas impensables? ¿Quiénes van a sobrevivir y por qué? ¿En qué condiciones físicas, mentales y espirituales y en qué mundo van a sobrevivir?

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Pertenezco a un grupo de historiadores exiliados de algo que don Iván denominó en alguna reunión “cultura académica”; ahora creo ser más un autoexiliado

El Coro Universitario es uno de los grupos con más trayectoria, fue fundado en 1955 y es considerado el coro de más antigüedad

Amurallamiento del espacio públicoDesafortunadamente, desde hace unos meses atrás, la hermosa plaza abierta —como es la norma en San José—, se enrejó con una

La Dirección de Tributación del Ministerio de Hacienda pidió este miércoles a Johnny Araya, candidato del Partido Liberación Nacional, información que debió haber presentado

El primer domingo de febrero del 2014 se votó para presidente y diputados. Los partidos políticos enfilaron sus campañas políticas hacia  grandes promesas: la

La definición de riesgo según el Diccionario de la Real Academia Española, es una contingencia o proximidad de un daño, por lo que si

UNIVERSIDAD fue testigo de esta descarga de agua caliente con un fuerte olor a leche,  sobre la quebrada cercana a la planta de Dos

Costa Rica presentará este martes ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) una demanda contra Nicaragua que busca determinar los límites entre todas
Semanario Universidad