Medios de comunicación y política

Algunas personas, sencillas y trabajadoras, fueron presa fácil de la manipulación de profesionales de la palabra fácil, de los predicadores de opinión, del discurso

Ya sabemos que los medios de comunicación son instrumentos de dominación cultural (Camacho, Mattelart, Dorfman,…), mejor dicho, de control social. Agréguele otros artefactos culturales que no difieren de la vida cotidiana, ni de las relaciones de poder, ni del adoctrinamiento exquisito, con toques de arrobamiento clásico. Sin embargo, en esta campaña política, las fuerzas más conservadoras y reaccionarias han utilizado los medios de comunicación masivos para  difundir los fantasmas del siglo pasado contra el Frente Amplio. Sin ningún rubor, algunos empresarios volvieron a utilizar la campaña del miedo; sin ninguna sutileza algunas compañías transnacionales asustaron, “con la vaina vacía”, a sus empleados.

Algunas personas, sencillas y trabajadoras, fueron presa fácil de la manipulación de profesionales de la palabra fácil, de los predicadores de opinión, del discurso religioso que adormece las almas y las santifica; y ya se sabe que el sistema de significaciones es un laberinto verbal, en el cual la realidad se presenta según los intereses y según la visión de mundo que se ofrezca. A ese tejido de significados agréguele las poses demagógicas, las falsas imágenes de los que ofrecen redimir la exclusión y la pobreza extrema; los briosos nacionalistas, golpe de pelo en pecho, que multiplicarán los salarios, los empleos y la inversión extranjera (cero impuestos, muchos incentivos, para que fluya a granel la riqueza y el bienestar social).

Pero, ¿ha cambiado la cultura mediática del carnaval electoral? ¿Hay o no  un voto más consciente, más preocupado por el destino del país? ¿Será que la lectura de las elecciones es cuestionar los grandes desafíos, como ponerle freno a la avidez de las consultorías? ¿A las concesiones amañadas –infraestructura− de las transnacionales que amarran al país a una legislación internacional? ¿Qué hacer frente a la voracidad de las compañías y los recursos naturales? ¿Cuál son las gestiones para no seguir desmantelando el sistema de salud y frenar el negocio de unos cuantos?

Tal y como se vislumbra la composición de fuerzas en la Asamblea Legislativa obliga a los futuros diputados a dos alternativas: o negocian o negocian, porque hay que “entrarle duro” al déficit fiscal, sin hundir los colmillos de impuestos en la clase trabajadora; sin olvidar las estrategias políticas que demanda: educación, salud, empleo, seguridad, relaciones exteriores; pero, sobre todo, que se den respuestas concretas a aquellos sectores marginados y olvidados por los medios de producción: Guanacaste, Puntarenas, Limón, Zona Norte, Zona Sur y los precarios.

Ya vendrán los chamanes de la política local, calculadora en mano, para hacer los balances de esta segunda ronda electoral; ya vendrán las inevitables alianzas y estrategias políticas con uno u otro sector, y se verá quién desea el cambio, quién apuesta a una nueva forma de hacer política, aunque pareciera que es obvia la preferencia electoral. Mientras tanto, y ahora que, las “agencias  locales”, han sustituido a “El Diablo Cojuelo” (Luis Vélez) para “vigilar y castigar”, hay que seguir desnudando a La Patria, sin teorías conspirativas ni espejos conspirativos, y según las representaciones simbólicas e ideológicas de los medios de comunicación.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Amurallamiento del espacio públicoDesafortunadamente, desde hace unos meses atrás, la hermosa plaza abierta —como es la norma en San José—, se enrejó con una

UNIVERSIDAD fue testigo de esta descarga de agua caliente con un fuerte olor a leche,  sobre la quebrada cercana a la planta de Dos

El Foro Nacional anuncia nuevas protestas en contra de los acuerdos del Gobierno con la empresa OAS y los nuevos diseños de la carretera

“…un gran príncipe es raro, ¿cuánto más no lo será un legislador?” J.J.Rousseau  Que levante la mano quien habiendo votado por un partido, conoce al

Estudiantes trabajaron con varios proyectos de turismo rural comunitario. (Foto: ECCC)Este verano, por primera vez, la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva (ECCC)

La definición de riesgo según el Diccionario de la Real Academia Española, es una contingencia o proximidad de un daño, por lo que si

Algunas personas, sencillas y trabajadoras, fueron presa fácil de la manipulación de profesionales de la palabra fácil, de los predicadores de opinión, del discurso

La Escuela Napoleón Quesada, en Zapote, es una de las 16 edificaciones que fueron estudiadas (foto Rafael León).Hacer de las escuelas mejores sitios para
Semanario Universidad