Senescencia humana: ¿desentendimiento o eutanasia?

Los diccionarios no definen ese término en forma  precisa: el de la Real Academia  Española (DRAE) dice que es calidad de quien “empieza a

Christian Hess tuvo la valentía de describir,  en esta página, un padecimiento personal conocido como Asperger (2/1/11) que, posiblemente, muchos otros  tienen sin saberlo o lo sufren en silencio.Esa  admirable acción me animó a publicar estas reflexiones que,  hace alrededor de tres meses, hice ante un desplome de salud causado por una seria insuficiencia hormonal. A diferencia de don Christian, quien se dirigió principalmente a los que tienen el síndrome específico que lo afecta, yo me refiero a la senescencia, un  problema que nos espera, en la vida, a todos los seres humanos.

Los diccionarios no definen ese término en forma  precisa: el de la Real Academia  Española (DRAE) dice que es calidad de quien “empieza a envejecer”; y el Webster’s II New College Dictionary, de manera casi idéntica en inglés, se refiere a “avance o aproximación a la vejez”. Obviamente, según esas definiciones, el ser humano sería siempre “senescente”, ¡lo cual no ayuda mucho a conceptuar, ni entender ni tratar el fenómeno!

No obstante, tengo una anécdota personal que me permitió captar la idea con relativa exactitud. A finales de 2009, entrando al campus de la UCR en automóvil, me encontré con otro conductor que avanzaba con extrema lentitud, aparentemente distraído o desubicado; y  pité suavemente, para llamar su atención. Se asomó un joven por la ventana delantera izquierda, me hizo la conocida señal de rechazo y siguió como que si nada. Entonces, en la primera oportunidad que tuve, coloqué mi vehículo delante del suyo, salí y le  dije: “!Salga y me hace la señal otra vez!”, alistándome para una pelea.  A lo cual, el joven me respondió con una sonrisa tolerante: “Abuelo, perdone lo que hice; aún así, saldría si usted tuviera treinta años menos”. Me hizo gracia la ingeniosa respuesta de mi eventual contrincante, tanta, que le  di la mano y dije: “Así me gusta,  que respete a los viejos”. Y nos  despedimos entre risas.

Así, entendí claramente que soy senescente. Y, tal vez, lo más importante, al entrar en ese proceso o estado, es que uno mismo lo tome con buen humor y los otros con respeto. Además, ya en serio y con realismo, al respecto cada ser humano debe ponderar, independientemente, creencias religiosas, convicciones ético-morales,  inclinaciones filosóficas y valores de toda índole que, desde mi punto de vista muy personal, resumo de modo ilustrativo como sigue:

• Infinito-Dios nos presta vida a cada uno para desarrollarla en provecho propio y  contribuir al desarrollo de otros, no para aferrarnos a ella, simplemente,  y exprimir la de otros.

•  Llega una etapa de la vida,  en que uno comienza  a requerir -de otros y aun de sí mismo- más que lo que puede dar. Esa etapa es la que cabe entender como senescencia;  y, para precisarla o medirla, se necesita madurez y objetividad. Entonces, surge la pregunta: ¿para qué prolongar la vida, cuando se comienza a padecer una serie de males que generan sufrimientos personales y costos afectivos crecientes? En tales condiciones y circunstancias, ¿no sería preferible partir al encuentro con  Infinito-Dios en el menor tiempo y dolor posible?

•  Aunque le corresponde a uno decidir, en última instancia, consultando con Infinito-Dios, también se debe considerar, especialmente, las necesidades y voluntades de quienes nos aman y a quienes amamos.

Desde esa perspectiva y ante tales realidades o inminencias, hay dos opciones básicas:   desentendimientoeutanasia. La primera es una actitud atribuida al avestruz, que entierra la cabeza para desconocer la culminación de un mal que está por afectarlo y espera el desenlace con  resignación; la segunda consiste en  reconocer el proceso y  acortar voluntariamente la vida cuando se sufre deterioro irreversible y doloroso. (DRAE). Estimado lector, estimada lectora: ¿cuál es su análisis?, ¿cuál es su preferencia?

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La libertad de palabra valdría muy poco si no comprendiera también un respeto estricto a la justeza de lo dicho. De lo contrario, alguien

Las expectativas de quienes confiaban en tener una carretera de “primer mundo” y a buen precio mediante la concesión a una empresa privada han

Rodrigo Arias es el candidato más fácil de derrotar. Su hermano (Óscar Arias) apenas medio  ganó en los comicios del 2006, pese a tener

Por otro lado, el estudio del pasado, que había estado concentrado esencialmente en los aspectos políticos, se diversificó para comprender problemáticas tan diversas como

¿Es el aprendizaje basado en competencias contradictorio con las humanidades y la capacidad de reflexión y abstracción?El aprendizaje basado en competencias bien puede considerarse

El gobierno de Nicaragua continúa con los trabajos de modificación del cauce del río San Juan, lo que podría provocar cambios en los límites

El nacimiento de 30 bovinos genéticamente mejorados en la Estación Experimental Los Diamantes, en Guápiles, y la producción y venta de   embriones a finqueros

Durante el primer ciclo del 2011 la Facultad de Ciencias Sociales impartirá la Cátedra Eugenio Fonseca Tortós. Esta cátedra se caracteriza por ser
Semanario Universidad