Una fábula en un bosque

Hace mucho, pero mucho tiempo, érase una comarca entre árboles y nubes regentada por un gran señor; su consorte, la bella Isabel, le acompañaba

Hace mucho, pero mucho tiempo, érase una comarca entre árboles y nubes regentada por un gran señor; su consorte, la bella Isabel, le acompañaba en todas sus bravas empresas; así su reino concertaba la belleza y sabiduría de su joven esposa y la prudencia y seriedad de su marido. Todos en el reino les querían. Pero a aquello se sumaba la vida en aquel apacible lugar. Era usual que los moradores, adentrándose en el bosque, conversaran con los animales y comieran fresas silvestres e hiciesen paseos cuando quisieran, pero sobre todo los domingos, en familia o con la enamorada muy amada.

A veces llegaban al lugar los amigos desde otros países y juntos recorrían los senderos, aquel río en el que nadaban y lavaban las ropas, y donde a lo largo de sus riberas compartían bocadillos y participaban en carreras a campo traviesa.

Luego, sin saber cómo, o tal vez sí, parece que las gentecillas del lugar llamaron a unos amigos, y lo que era bello y florido, las estrellas titilantes y las abejas inquietas bailarinas, y los atardeceres plenos de celajes, donde las nubes danzaban entre destellos ámbar y rosa, empezó a desaparecer.

Los buenos del lugar empezaron a morir. Y los niños malos que había en la comarca se hicieron más malos y se unieron a otros más malos todavía. Y las hadas y los dioses se alejaron del lugar, porque no eran bienvenidos. La fantasía huyó angustiada ante la posibilidad de las broncas inmediatas o por venir. Desde ese momento la calidad ya no importaba. Calidad de enseres o de cosas, de bienes o de personas. Todo empezó a oscurecerse y el Sol y la Luna declararon su retirada. Las peores y más vulgares bisuterías sustituyeron a las perlas naturales y empezaron a proliferar las chucherías más inútiles. Y lo inútil y lo vulgar empezó a ser apetecible. Y el aire se enrareció y finalmente huyó del lugar. El aire fue sustituido por el hálito de la muerte.

Todo entristeció en aquel lugar del mundo. Y algunos, recordando a otros, empezaron a decir: –¡Dichosos los que ya murieron!

Moraleja: No mimes demasiado a tus hijos.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El cierre de la planta de Teletech, hace un mes, y el consiguiente despido de sus 300 trabajadores, no es un hecho aislado: desde

Pareciera que el tema de verdad haya logrado finalmente entrar a la lista de prioridades del gobierno de turno. Las lluvias llegarán tarde, dicen.

En la preparación de médicos especialistas y la falta de estos en ciertos centros de salud, especialmente los que están fuera de la gran

Para los escépticos que no avizoraban signos de un movimiento social con fuerza y capacidad contestataria y propositiva en este país –y debo confesar

“El océano profundo es patrimonio de la humanidad”: Rezaba la olvidada declaración de las Naciones Unidas de 1967. Hoy en día, ese organismo, en

Por el derecho de respuesta me referiré al artículo de la periodista Daniela Muñoz Solano, aparecido en la Sección “Cultura”, en la edición del

Gilbert Calderón. Procurador de la Ética. (Foto: Fabián Hernández M.)Gilbert Calderón, procurador de la ética pública, en entrevista con UNIVERSIDAD clamó por más respaldo

La población de tiburones está siendo diezmada de forma alarmante debido a la práctica del “aleteo”, que es ilegal en Costa Rica, pero que
Semanario Universidad