Estado avaló pesca de tiburón martillo a invasores de isla del Coco

En febrero de este año, los guardaparques de la isla del Coco detectaron artes de pesca ilegales en aguas del parque nacional (Crédito: Misión

og:image

En febrero de este año, los guardaparques de la isla del Coco detectaron artes de pesca ilegales en aguas del parque nacional (Crédito: Misión Tiburón).

Una cuarta parte de los barcos que pescaron las aletas de tiburón martillo exportadas en febrero pasado fueron avistadas dentro de la Isla del Coco en los últimos dos años, según documentos del Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura (Incopesca) y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac).

De las 52 embarcaciones que vendieron sus aletas a Inversiones Cruz S. A., la empresa mediadora que luego garantizó su exportación, 13 figuran entre la lista de barcos avistados dentro del mar territorial protegido alrededor de la isla del Coco (12 millas náuticas o 22,2 kilómetros).

Estos datos de avistamiento corresponden al período entre setiembre de 2012 y setiembre de 2014, según los listados que recopilan  funcionarios de ese Parque Nacional.

La descarga de estos 1.200 kilogramos de aletas de tiburón martillo –exportados hacia Hong Kong en febrero de este año– se extendió entre mayo y diciembre del 2014.

La información revela que el Sinac autorizó la exportación de las aletas de tiburón martillo y que el Incopesca recomendó emitir esa autorización a pesar de las invasiones ilegales de parte de las embarcaciones, que constan en documentos públicos elaborados por funcionarios del Área de Conservación Marina Isla del Coco (Acmic).

Esto no necesariamente indica que los 100,1 kilos de aletas de tiburón martillo que pescaron estos 13 barcos provienen de aguas de la isla del Coco. En total, estas embarcaciones capturaron 58 tiburones martillo.

Todos los barcos fueron avistados por al menos dos guardaparques de la isla, aunque la Secretaría Ejecutiva del Sinac aseguró desconocer esto al momento de aprobar la exportación.

«No teníamos la información que tenía el personal de la isla. La información en el Sinac no está centralizada», sostuvo Julio Jurado, director del Sistema Nacional de Áreas de Conservación y quien tomó la decisión final de avalar la segunda exportación de aletas de tiburón martillo.

Por su parte, el presidente de Incopesca, Gustavo Meneses, señaló que su institución carece de facultades para tomar medidas con esta información pues carecen de autoridad policial.

“Ellos no tienen una denuncia real. En ese momento ellos están habilitados a pescar. Yo no puedo partir de un supuesto de un ilícito cuando a ellos no se les ha demostrado ilícito. ¿Me entiende? A mí no me toca juzgar”, explicó Meneses en entrevista telefónica con UNIVERSIDAD.

Estas aletas de los tiburones martillo exportados en febrero fueron el segundo grupo enviado a Hong Kong en cuestión de dos meses, que provocó una protesta ambientalista y un debate nacional acerca de las políticas conservacionistas de la administración Solís Rivera.

El primer permiso de exportación fue aprobado el 19 de diciembre del año anterior con la venia del Consejo de Autoridades Científicas de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CRAC-Cites). Sin embargo, esta instancia técnica no aprobó el segundo envío de aletas en voto de 4 contra 1.

Las 13 embarcaciones avistadas en aguas de la isla del Coco y que vendieron aletas de tiburón martillo a las exportadoras hacia Hong Kong son Albatros I, Amazonas, Bobby, Capitán Richard, Coopepez XIII, Itaka I, Margarita, Marisol, Patrick Adrián, Santa Fe, Shekina , Yuri I y Zona Cero.

“Cuando entran la primera vez a la isla, hacemos un acta de prevención. Les decimos que si volvemos a encontrarlos en la isla están incurriendo en desacato, porque no podrían aducir paso inocente o que la marea los arrastra”, indicó Géiner Golfín, director del Parque Nacional.

INTERÉS PÚBLICO

La segunda exportación de aletas de tiburón martillo, donde 13 de los 52 barcos proveedores habían sido avistados en aguas de isla del Coco, fue autorizada por Julio Jurado el 16 de febrero, aduciendo motivos de interés público y respaldado por un criterio técnico emitido por Incopesca cuatro días antes.

“Existen aproximadamente unas 450 embarcaciones palangreras que podrían estar pescando de manera incidental los tiburones martillo; de estas embarcaciones dependen alrededor de 2.250 empleos directos, que brindan sustento a unas 11.250 personas que conforman las familias del sector palangrero”, dice el oficio PEP-140-02-2015 de Incopesca, firmado por Meneses.

Sin embargo, una nota enviada por Incopesca al Sinac en diciembre del 2014 señalaba que solamente 1,7% de las capturas totales de tiburón para comercializar corresponden al tiburón martillo. La cifra es aun menor cuando se toman en cuenta también otras especies que pescan los palangreros.

Consultado sobre este punto, el presidente de Incopesca señaló que falta tomar en cuenta a los pescadores que trabajan en las embarcaciones de la flota nacional.

“Tenemos que partir de que el poder adquisitivo de los pescadores es muy bajo. En Costa Rica tenemos la impresión de que el sector pesquero se limita a los armadores, a los dueños de los barcos y no logramos percibir la economía de quienes están en los barcos”, sostuvo Meneses.

El 2 de marzo del 2015, el Sinac emitió una resolución donde afirma que no tramitará más autorizaciones de exportación de tiburón martillo hasta que se haya confeccionado un Dictamen de Extracción no Perjudicial, que determine el impacto que tendría la pesca sobre las poblaciones de tiburón martillo.


Empresa exportadora amenazó a MAG, Cómex y Minae

Inversiones Cruz S. A. amenazó a los ministerios de Agricultura y Ganadería, de Comercio Exterior y de Ambiente y Energía con presentar acciones legales si no se aprobaba su solicitud de exportar 1.200 kilogramos de aletas de tiburón martillo.

“(La negativa) podría llevarnos a presentar acciones o recursos legales pertinentes, que pueden ser el Recurso de Amparo, la denuncia ante la Defensoría de los Habitantes, Demanda ante los Tribunales Contenciosos, Procuraduría de la Ética Pública y otros”, asegura la empresa en una nota fechada el 5 de febrero del 2015.

La carta viene firmada por Jorge Isaac Muñoz Castillo, quien también es representante legal de Smally Development S. A., la otra empresa relacionada con la exportación de aletas de tiburón hacia Taiwán.

El documento consta en el expediente de 195 páginas donde se detalla el proceso que llevó hacia la exportación de aletas de tiburón martillo en febrero de este año.

Muñoz envió la carta luego de ser notificado por el Sistema Nacional de Áreas de Conservación de que esa institución acogía el criterio técnico de la CRAC-Cites, el 4 de febrero.

Una semana después, el director ejecutivo del Sinac, Julio Jurado, revirtió la decisión de la entidad y autorizó la exportación de las aletas, desoyendo la recomendación técnica del CRAC-Cites.


Gustavo Meneses, presidente de Incopesca:

«Pesca de tiburón martillo es de interés científico»

Toda pesca es de interés científico, dice el presidente del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca), Gustavo Meneses. Toda. ¿Incluso la pesca de los tiburones martillos cuyas aletas fueron exportadas en diciembre y febrero? Sí, toda, responde el sacerdote.

Meneses ha trabajado durante años con comunidades donde la pesca artesanal ha sido una de las principales actividades económicas y, según asegura, fue pensando en ellos que recomendó declarar de interés público la exportación de aletas de tiburón martillo en diciembre de 2014 y luego de nuevo en febrero de este año.

En conversación telefónica con UNIVERSIDAD, Meneses recalcó que Costa Rica ya erradicó completamente el aleteo, que el tiburón martillo es una parte fundamental del ingreso de los pescadores y que él no tiene autoridad policial para prohibir la descarga a barcos cuestionados, ni hay una denuncia formal.

¿Cuál fue el cierre del proceso?

El proceso no ha tenido su final. Costa Rica viene regulando aletas de tiburón seriamente mediante legislación desde el 2003 cuando se da algún marco legal sobre aletas de tiburón y en 2005 con la Ley de Pesca se cierra el portillo del aleteo.  En Costa Rica lo tenemos prácticamente erradicado.

¿Cuál es el interés público de este punto específico?

Que el tiburón martillo viene capturado de manera incidental y es comercializado. Hay más de 400 barcos con cinco personas, son dos mil familias que dependen de la actividad pesquera. También otro punto es que los pescadores artesanales también capturan tiburón martillo: los palangreros le llaman cornuda y los artesanales le llaman bolillo. Ellos también tienen algún tipo de pesca incidental.

¿Quiénes son estos pescadores y cómo se cataloga qué es artesanal?

Hay de tres tipos. Pequeña escala son pescadores artesanales con cinco millas de pesca que trabajan en un día o de un día para otro. Mediana escala es entre las cinco y las 40 millas y avanzada son después de las 40 millas. Históricamente mediana y avanzada han pescado tiburón, de todas las especies el tiburón gris que es el que comemos regularmente. Si hablamos de seguridad alimentaria con respecto al pescado, es tiburón gris lo que se come en Costa Rica. Viendo eso en perspectiva, por eso se le dio esa declaratoria de interés público.

Yo entiendo el impacto del tiburón gris. ¿Pero qué impacto económico tendría eliminar la comercialización del martillo?

Es relativo y por eso se va a hacer el dictamen de extracción.

No digo al tiburón, sino a los pescadores. ¿Qué impacto tendría para ellos? ¿Cuánto significa?

Significa parte de sus entradas. Ahorita estamos haciendo esa investigación y no tengo el dato en cuanto tal, del impacto, pero sí significa algo para ellos. Es un punto importante de considerar, porque al tener que manejar nosotros información estadística y ser el tiburón martillo pesca incidental, para poder nosotros tener realmente conocimiento de las poblaciones y del comportamiento del mismo, necesitamos tiburón pescado. El martillo se pesca y necesitamos tener información. La ley de pesca faculta pescar martillo y me preocupa qué capacidad vamos a tener nosotros de poder tener información si no contamos con el producto capturado.

¿Información de qué? ¿De la población?

De la población.

¿No hay otro modo que no sea pescarlo?

No, ahí la semana pasada tuvimos una conferencia con el director general de la CIAT y nos explicó las grandes dificultades para el manejo de pesquerías de poblaciones de ese tipo que son altamente migratorias.

¿Entonces usted me está diciendo que esa pesca es de interés científico?

Toda la pesca es de interés científico. Si nosotros queremos realizar una regulación o un manejo de la pesquería, tiene que ir manejada científicamente.

Por eso. ¿Pero esta pesca en específico que dio como consecuencia la exportación de aletas de tiburón martillo, fue de interés científico?

Es, o sea es de interés científico y sobre todo porque el apéndice 2 (de la Cites) dice que cuando se incluye una especie, se incluye ahí porque podría estar en peligro de extinción. No está en peligro de extinción, porque (de estarlo) pasaría a apéndice 1 (de la convención).

Usted me dice que esta comercialización es de interés para las familias, pero usted también le escribió al Sinac que solamente el 1,7% de la pesca en el 2012 fue tiburón martillo. ¿Qué impacto real tiene 1,7% en esta industria pesquera?

Claro, eso se puede discutir.

No, ese es un dato que usted mismo aporta al Sinac.

Claro y vos me lo planteás a discusión. Tenemos que partir que el poder adquisitivo de los pescadores es muy bajo. En Costa Rica tenemos la impresión de que el sector pesquero se limita a los armadores, a los dueños de los barcos y no logramos percibir la economía de quienes están en los barcos. Si vemos el número dentro de la economía, decimos que son números muy bajos de frente a toda la pesca, pero para ellos sí tiene un significado importante. Desde esa perspectiva presentamos la necesidad de que se respetara la captura de la especie.

Ahora, sobre esos barcos. ¿Ustedes cruzaron esos proveedores de barcos con otras bases de datos que ustedes tienen?

La trazabilidad está realizada para determinar quiénes sacaron.

¿Y qué concluyeron?

No le entiendo la pregunta.

¿Si saben de quiénes son los barcos y qué historial tienen?

Desde el momento en que un barco está pescando es porque está habilitado. Si no, que Sinac lo deshabilite.

Le pregunto porque 13 de los 50 barcos que proveyeron aletas a la empresa exportadora fueron avistados en aguas de la isla del Coco en meses anteriores.

Te entiendo. Ahora dígame usted, ¿qué instrumento legal tengo yo para decirles a ellos que no descarguen?

Usted puede recomendar al Sinac que no es de interés público porque está atentando contra la biodiversidad del país.

No, ellos no tienen una denuncia real. En ese momento ellos están habilitados a pescar. Yo no puedo partir de un supuesto de un ilícito cuando a ellos no se les ha demostrado ilícito. ¿Me entiende? A mí no me toca juzgar.

Le entiendo. ¿Pero ustedes no tienen herramientas o Incopesca como autoridad reguladora de la pesca en el país?

No, mientras no podamos abrir un proceso administrativo no lo podemos hacer.

¿E Incopesca no puede trabajar de oficio?

No puede trabajar de oficio, nuestra calidad policial la perdimos hace años.

¿Tampoco puede recomendar una acción? Le digo porque estos datos son públicos, el Sinac los tiene y es cuestión de que uno los pida.

Vea usted entonces cómo trabaja Sinac. ¿Si ellos lo tienen y tienen las pruebas de que el ilícito existe por qué no demandan con la contundencia que corresponde? ¿Por qué tenemos nosotros que asumir la responsabilidad lo que por oficio le corresponde a otras instancias?

Ustedes son la autoridad reguladora de la pesca en Costa Rica. Tienen al menos una pequeña parte de la responsabilidad. ¿No?

Como le digo, aquí no estamos haciendo las de Pilatos, es cuestión de normativas y de marco legal. Si yo no le permito a esa gente descargar, pueden demandarnos a nosotros, porque a ellos no se les está prohibiendo capturar ni descargar lo que capturan. Estamos entrando a un proceso de acercamiento y hay un proceso de administración de recursos donde hay múltiples actores: está el actor gobierno, está el actor sector pesquero, está sociedad civil y las organizaciones no gubernamentales.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Oficina del programa Inglés por Áreas de la Universidad de Costa Rica (Foto: Katya Alvarado).El programa Inglés por Áreas, financiado por Conare y adscrito

Londres, Reino Unido- Un tribunal de apelación de Irán retiró los cargos a Goncheh Ghavami, que posee doble nacionalidad británica e iraní, condenada a un

Washington, Estados Unidos- El presidente estadounidense Barack Obama interactuará con su par cubano Raúl Castro durante la Cumbre de las Américas la próxima semana en

  El gobierno de Costa Rica anunció este jueves 26 de marzo un plan para reducir la pobreza, que afecta al 20% de la población,

El director de la Escuela de Geología, Rolando Mora, no quiso dar declaraciones a UNIVERSIDAD sobre el conflicto, ni sobre las denuncia de acoso

El 6 de marzo leí con asombro la noticia titulada "El hidrógeno no es un hidrocarburo", escrita por César A. Parral con base en una

La Universidad de Costa Rica estará de fiesta el próximo viernes 10, sábado 11 y domingo 12 de abril, con la ExpoUCR 2015, donde

Grupo de arquitectura de la UCR que participó en el taller con Yoshiharu Tsukamoto, en la primera fila. (Foto: cortesía de Diana Luna)Al
Semanario Universidad