Luis Fishman, candidato PUSC: “Es peligroso que la extrema derecha gobierne el país”

La convicción de que su nombre le devolverá al Partido Unidad Socialcristiana (PUSC) el caudal electoral del pasado es lo que destaca en su

Surgido como la alternativa no planeada, Luis Fishman asegura que es la mejor opción de los cuatro principales aspirantes a la presidencia.

La convicción de que su nombre le devolverá al Partido Unidad Socialcristiana (PUSC) el caudal electoral del pasado es lo que destaca en su discurso. Subraya que las tendencias neoliberales fueron erradicadas de la agrupación. Manifiesta que se acerca a la izquierda y tacha como una amenaza a sus contendientes de “extrema derecha”.

Luis Fishman, el candidato rojiazul ungido con premura luego de la condena del expresidente Rafael Ángel Calderón por el caso CCSS-Fischel y su renuncia a la posibilidad de buscar la reelección, conversó con un equipo de periodistas de UNIVERSIDAD sobre las divisiones internas del partido, las críticas a sus oponentes, sus posiciones sobre temas específicos y sus deseos de formar una coalición con los partidos no tradicionales.
La entrevista, efectuada en el Semanario el 6 de enero, contó con la presencia de la directora Laura Martínez y los periodistas Eduardo Ramírez, Vinicio Chacón y Nathalia Rojas, quien la transcribió y editó.

¿Qué garantía tiene de que en estas elecciones obtendrá buenos resultados luego de los casos de corrupción en los que se vieron involucrados los expresidentes Rafael Ángel Calderón y Miguel Ángel Rodríguez, siendo el primero condenado?

– Ninguna. Yo espero convencer a los costarricenses de que soy la mejor opción o la menos mala. Tengo una hoja limpia, nadie puede decir absolutamente nada negativo sobre mi vida privada y pública.
El partido está unido alrededor de mi figura. La gente esperaba que hubiera una declaratoria de inocencia hacia Rafael Ángel, al no darse, mi candidatura ha sido totalmente aceptada, a excepción de un pequeño grupo de la cúpula que no representa gran cosa. El PUSC ya cumplió su castigo en las elecciones pasadas y estamos recuperando a toda la gente que reforzó el caudal electoral de Ottón Solís.

¿Cómo piensa recomponer un partido que está fraccionado a lo interno y donde hay personas que habrían podido sumar a su candidatura como Luis Manuel Chacón (fundador y exdirigente del PUSC), Alberto Trejos y Gabriela Llobet (exministro y exviceministra de Comercio Exterior)?

– Realmente el que se podría poner como ejemplo de desunión es el PLN, donde se tiene a Ottón Solís, exdiputado y exministro, como candidato (del PAC) y fuera a José Miguel Corrales, Rolando Araya (también candidato), Luis Alberto Monge y José María Figueres; ese sí es un partido desunido.
Luis Manuel (Chacón) no pasó de ser diputado y dirigente importante del partido. (Alberto) Trejos representaba una corriente dentro del partido absolutamente neoliberal, que ha sido absoluta y totalmente erradicada del partido. Ellos políticamente no representan nada, no son figuras que tengan un peso específico enorme que nos pueda dañar.
El partido dejó de ser neoliberal y de derecha para convertirse en un partido de centro, enfrentado como única opción seria y responsable a la extrema derecha que representan Otto Guevara y Laura Chinchilla.

¿De qué sectores espera tener apoyo? ¿Qué porcentaje de simpatizantes tradicionales socialcristianos lo apoyarán?

– Nos vamos a nutrir de todos los verdaderos socialcristianos, un porcentaje entre 15 y 18% de lo que llamamos el socialcristianismo puro. No se ha manifestado todavía en las encuestas ni animado a poner la bandera como en el pasado, porque ha sentido pena por los juicios de los expresidentes y las posiciones de la fracción parlamentaria. Hemos sufrido mucho, pero ven en mí una esperanza de que el partido retome las banderas a las que nunca debimos haber renunciado.

¿Qué pasa con los sectores no socialcristianos? ¿Con qué argumentos pretende conquistar a estas personas que en cierta manera se sienten abandonadas, que no tienen un caudal político específico o un candidato o candidata a quien darle su voto?

– El elector costarricense es muy inteligente. En una campaña política uno no tiene que tirar anzuelos para que sientan que es su amigo.
En esta campaña se está dando lo mismo que en los últimos ocho años en la Asamblea, una pelea de perros y gatos. El país ha tenido grandes problemas porque el PAC, ML y PLN no tienen voluntad ni capacidad de dialogar, y eso es lo que yo tengo. Nuestra apuesta no es solo a los socialcristianos, sino a toda esa clase media que ha sido abandonada, a los sectores que tuvieron una enorme esperanza en (Ottón) Solís.
La gente tiene que ponderar antes de dar el voto en qué han hecho los políticos cuando han tenido la oportunidad de servir.

Las decisiones que se tomaban desde arriba por la clase política nos remiten a los gobiernos del llamado popularmente “PLUSC”. ¿Cómo piensa disociar su proyecto político de ese concepto que aún pesa en la idea de la gente?

– No satanizo en absoluto los acuerdos políticos, este país era más gobernable cuando podían hacerse acuerdos entre la Unidad y Liberación. En este país como en todos los civilizados, tiene que haber acuerdos políticos.
Si se entiende que “por arriba” es que había ciertos intereses de apertura de telecomunicaciones, de poner a competir al ICE, de privatizar los seguros con acuerdos que no necesariamente se tomaban en las bases de los partidos, sino suprabases, era porque había afinidad ideológica entre esos sectores, unos en PLN y otros en la Unidad; y ahora todos están en el PLN.

¿Cuáles son las diferencias ideológicas entre el PLN y el PUSC? ¿A quién o qué defiende ideológicamente su partido?

– No sé quién está más a la derecha, si Otto de Laura o Laura de Otto, pero ambos representan la extrema derecha, donde tienen un concepto de desarrollo social completamente excluyente.
El modelo de desarrollo que ha llevado esta administración nos lleva a un precipicio de insospechada profundidad, y no podemos seguir generando una brecha social como la que se ha producido en estos momentos y que Laura y Otto, que son lo mismo, agudizarían.
Podría estar más cerca de Ottón ideológicamente, pero no sé si me defino solo como centro o centro tirado a la izquierda.

Si la Unidad está abogando por esta parte social y se opone ideológicamente al PLN, que califica como derecha, ¿por qué nunca se mencionó como un posible componente de la coalición, que al final no fructificó?

– Nadie nos invitó ni llamó. Solo conversé con José Merino (diputado del Frente Amplio) sobre la necesidad de forjar una gran unidad contra la extrema derecha. Me parece absolutamente peligroso que la extrema derecha gobierne este país, y la extrema derecha está en el Movimiento Libertario y PLN.
Aparte, estábamos centrados en una candidatura, no pensamos que había otra posibilidad a que Rafael Ángel fuera candidato, no existía un plan B. Eso quizás impidió que la gente que estaba tratando de forjar la coalición nos llamara.

La fracción legislativa de su partido fue piedra angular en la aprobación del TLC ¿Qué tanto se desmarcarían sus planes económicos de las políticas neoliberales?

– Yo no soy neoliberal, todo lo contrario. Estamos horrorizados de las ideologías de la derecha. No entiendo cómo puede haber gente pensando que la solución a este país pueda ser una ideología de ese tipo.

¿Cuál es su valoración respecto del tono de la campaña y cómo siente la gente? ¿Está calentando en materia electoral?

– No siento que la campaña esté caliente, hay cierto nivel de desinterés y apatía, producto del descrédito en que han caído la mayoría de los partidos políticos.
El tono de la campaña no les gusta a los costarricenses que esperaban una más propositiva y positiva. Laura es muy plana, Ottón perdió fuelle y Otto se ha posesionado de un segundo lugar producto de su presencia ultramasiva en los medios, donde no hay un proyecto político serio.
El voto en estos momentos no es seguro para ninguno de los cuatro candidatos, es muy volátil, y de aquí al 7 de febrero cualquier cosa puede pasar.

¿Cuál sería su primera acción si llegara a ser presidente? ¿Y diputado?

– Llevar a los funcionarios del IMAS a que vean lo que están pasando costarricenses en los barrios marginales.
Si llegara a diputado sería a reabrir la oficina de asistencia social que tuve durante tres años cuando fui vicepresidente de Abel Pacheco. De mi propio patrimonio monté una oficina donde atendimos por 3 años a más de 12.000 personas, buscándoles trabajo, bonos, cédulas de residencia y citas médicas.
También estoy muy preocupado por el funcionamiento de los bancos. Tenemos que poner a la banca de nuevo en el rol que pensó Pepe Figueres, que asuma riesgos y que sirva como mecanismo de desarrollo al país, regulando la banca estatal y privada.


 

Posición específica sobre:


Crucitas: “Estoy en contra de la minería a cielo abierto, pero aquí hay una cuestión que prima: el respeto a las normas jurídicas. Si hay un contrato y las cosas se hicieron conforme a derecho, la seguridad jurídica tiene que primar. Si en un gobierno mío me plantean la posibilidad de hacer de interés público la minería a cielo abierto, estaría en contra”.

Sardinal: “El problema del agua es prioritario, pregonamos un desarrollo sostenible y adecuado con la naturaleza y el derecho a tener acceso al agua es sagrado. Tenemos una propuesta de elevar a norma constitucional el derecho de todos los costarricenses de tener acceso a agua potable”.

Entrega frecuencias ICE: “He tenido una diferencia enorme en cuanto a la manera cómo se ha entregado, prácticamente se ha dado gratuitamente. Hay una infraestructura e inversión multimillonaria, y el Estado debe obtener un rédito adecuado. Tiene que hacerse con la mayor transparencia a través de licitaciones internacionales, mediante estudios públicos y no bajo la mesa”.

Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS): “Tiene que salir del Ministerio de la Presidencia, es una policía que se ha convertido en casi política. El país requiere de la DIS pero como una policía de inteligencia para enfrentar el hampa y narcotráfico. La atomización de los cuerpos policiales no produce nada positivo”.

CCSS: “Tenemos que hacer absolutamente todo para reforzar la CCSS, uno de los grandes logros que nos han hecho diferentes a la mayoría de los países de América Latina por los niveles de salud que hemos logrado. Debemos dotarle de todas las facilidades y de capacidad de respuesta a los requerimientos de los costarricenses”.

 


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Tanto analistas como personas que han protestado contra la elección de la exdiputada Ofelia Taitelbaum como Defensora de los Habitantes, aseguran que esta designación

Tras la creciente actividad que presenta el volcán Turrialba desde el pasado 4 de enero, expertos de la Red Sismológica Nacional (RSN) de la

El 15 de septiembre de 1821 Guatemala se independizó de España, según su acta de independencia. Costa Rica quedó en libertad y desligada naturalmente

En su artículo, Churnside plantea como hipótesis la dificultad con que topa el Presidente Obama al querer desplegar una alternativa política a la tradición

El primer paso que se dio fue la firma de un nuevo Acuerdo Internacional entre los dos Estados, por medio de un canje de

Actitudes autoritarias ganan terreno entre la población costarricense, aunque un sustrato de cultura democrática aún persiste en contra de esa tendencia, según se desprende

Asimismo, excavaciones recientes en las tumbas de Yanghai, en China, han revelado evidencias antiquísimas del uso medicinal y psicoactivo de la marihuana; con el

La convicción de que su nombre le devolverá al Partido Unidad Socialcristiana (PUSC) el caudal electoral del pasado es lo que destaca en su
Semanario Universidad