Engendros y víctimas de la insensatez

La primera novela de Nacer Wabeau, Sin voz ni techo, publicada en 2006, abordó con un realismo conmovedor un ejercicio testimonial

Condenado sin proceso

Nacer Wabeau

Novela

Uruk editores

2015

La primera novela de Nacer Wabeau, Sin voz ni techo, publicada en 2006, abordó con un realismo conmovedor un ejercicio testimonial acerca de la vida de los niños en la calle. Basada estrictamente en la investigación mediante la observación y conversación con niños que trabajan, piden, venden, sobreviven y cuando pueden juegan, en las calles de San José, esa impactante obra de abusos, valentía, decisiones e injusticias, definió el ámbito del trabajo literario de Nacer Wabeau.

Ahora, esta segunda novela Condenado sin proceso es más ambiciosa, tanto en su elaboración literaria como en el ámbito de su desarrollo.

Nuevamente, el autor se basa en una historia real. Esta vez parte de evocaciones autobiográficas de su propia experiencia en su país natal, Argelia, pero luego las integra con testimonios e informaciones acerca de los procesos políticos, con ese material construye la ficción de la novela. En ella, un joven periodista argelino llamado Omar Ben Larbi, vive momentos dramáticos durante la guerra civil (1991-2002) mientras reporta clandestinamente los abusos de los varios grupos en contienda contra la población civil, entre ellos el asesinato de artistas, poetas y periodistas.

Esta guerra interna que en diez años dejó un saldo de doscientos mil muertos, muchos de ellos civiles inocentes, representó la confrontación de un viejo régimen dictatorial y un ascendente poder político islamista.

El protagonista, con inminente peligro de perder la vida, debe exiliarse en París, pero no así su esposa Djamila, quien permanece en Argelia en condiciones adversas con los preceptos fundamentalistas que ganan cada vez más seguidores.

Omar conoce a un empresario judío, Jacob Benyahuda, quien para ayudarlo lo nombra gerente de una agencia de viajes en Nueva York.

Omar se traslada a América y en esa ciudad multicultural vive experiencias de amistad y tolerancia. Esta es la posibilidad de retomar su vida y por fin conseguir una visa para su esposa, pero un acontecimiento inusitado empujará su vida en la más amarga pesadilla.

Había escapado de una guerra civil en su país cargada de fundamentalismo y crueldad, ahora se enfrentaría a otra forma de fanatismo e intolerancia.

Tras el ataque del 11 de setiembre de 2001, Omar es detenido por la CIA como sospechoso.

Esta trama le sirve a Nacer Wabeau para mostrarnos una visión provocadora de la reflexión acerca de acontecimientos recientes en la política internacional.

Al igual que su novela anterior, está cargada de un profundo sentido humano. Con un lenguaje sencillo y vivencial, una narración fluida, lineal, los acontecimientos van llevando al lector por una experiencia de sueños, anhelos, de personas simples que quieren vivir y deben enfrentar los monstruos de la insensatez que desgraciadamente acechan la sociedad contemporánea.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Semanario Universidad