Candidatos al Consejo Universitario por Ciencias Básicas plantean reformar Reglamento de Régimen Académico

Daniel Briceño y Ralph García, candidatos por el sector de Ciencias Básicas, plantean —entre sus planes como eventuales miembros del Consejo Universitario de la

Daniel Briceño y Ralph García, candidatos por el sector de Ciencias Básicas, plantean —entre sus planes como eventuales miembros del Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica (UCR)— realizar reformas al Reglamento de Régimen Académico.

Ambos participan en el proceso electoral que culminará el próximo viernes 7 de setiembre, cuando los profesores con derecho a voto elijarán ante el Consejo Universitario a tres nuevos representantes de las áreas de Ciencias Agroalimentarias, Ciencias Sociales y Ciencias Básicas, por un periodo de cuatro años.

 

En su edición anterior, UNIVERSIDAD entrevistó a Rita Meoño y Ronny Viales, candidatos por el área de Ciencias Sociales, y la próxima semana le tocará el turno a Eliécer Ureña Prado, único  aspirante por Ciencias Agroalimentarias.


 

Ralph García:

“Hay que fortalecer la comunicación con la comunidad universitaria”

Desde 1999, cuando regresó a la UCR del exterior con estudios doctorales, Ralph García ha estado vinculado a la Universidad en sus distintas áreas: acción social, investigación y docencia.

Además de ser catedrático de la Escuela de Física, García es director del Centro de Investigación en Ciencias Atómicas, Nucleares y Moleculares (CICANUM).

De llegar al Consejo Universitario, ¿cuáles serían sus temas prioritarios?

—Fortalecer la comunicación entre el Consejo Universitario y la comunidad universitaria. Soy miembro de una comisión-foro para la reflexión universitaria, a la cual veo como una oportunidad de fortalecer la comunicación entre estos. Creo que se deben de tomar decisiones importantes, como retomar el reglamento de estudios de postgrado, discutir el tema de trabajos finales de graduación. En lineamientos para las investigaciones, hay una comisión que creó un documento con más de 30 artículos, pero está ahí y no ha salido. Además, creo que es importante fiscalizar apropiadamente los recursos de la Universidad. Es papel fundamental del Consejo velar porque esa distribución del presupuesto sea equitativa entre las áreas de la Universidad.

A muchos académicos les preocupa el reglamento del régimen académico, el cual califican de arcaico y necesario de actualizar, ¿cuál es su propuesta?

—Hay cuestiones que no han avanzado y una de ellas es el trabajo pluridisciplinario. El puntaje o manera de asignar parece —esa es la percepción— que castiga el trabajo pluridisciplinario; entre más actores haya, más hay que dividir el puntaje. Por lo tanto, se debe de estudiar la manera más justa de asignar puntaje. Hay un mal que está acaeciendo en la Universidad y es la endogamia de investigadores y docentes. No podemos traer personal de afuera con amplio currículo. No podemos ofrecerles una condición digna, porque el reglamento no me lo permite. Debemos modificar y crear nueva evaluación para este nuevo tipo de docentes e investigadores, que vendrían a fortalecer el quehacer de esta Universidad.

A estudiantes de distintas carreras, como Salud, Ingeniería, Agroalimentarias, entre otras, les preocupa la falta de cupos en muchos cursos generales del plan de Física, Química y Biología, ¿qué propone para solventar esta problemática?

—Me plantea una pregunta difícil, que está en el ámbito administrativo y el Consejo está atado de manos. Si bien el Consejo define políticas, no decide qué es prioritario en la parte administrativa; quien lo hace es la Administración, llámese la Rectoría. Lo que puede hacer uno desde el Consejo es impulsar políticas tendientes a ampliar la cobertura. Esto es un tema que tiene que ver con la estructura, ver las funciones de los órganos de la Universidad, cuáles funciones están de acuerdo a las necesidades. Las funciones pueden ser ampliadas; no es de cogobernar, pero sí definir qué es prioritario y no dejarle eso solo a la Administración.

¿Qué propuestas tiene para los temas de interinidad y política salarial?

—En muchas escuelas, un gran porcentaje del personal docente está de forma interina. Es algo que hay que estudiar paralelamente con el presupuesto universitario. No podemos prometer que vamos a resolver un problema grande de la Universidad y comprometer o echar abajo el presupuesto institucional. De una vez por todas debe haber un estudio que determine cuál es el alcance que tendría una decisión de disminuir la interinidad. En cuanto a política salarial, la pasada administración hizo un gran avance; es un logro que hay que reconocer. Ellos lo que hicieron fue ordenar la política salarial. Hay que luchar porque eso siga siendo así y buscar un presupuesto justo.

 


Daniel Briceño:

 

“Hay que desarrollar más las sedes regionales”

Con más de 20 años de quehacer universitario, Daniel Briceño se ha desarrollado de lleno en la docencia y la investigación, desde su campo como biólogo.

Briceño, profesor catedrático de la Escuela de Biología, cree en una universidad más inclusiva y democrática, que brinde educación de calidad, independientemente del credo religioso, cultura o preferencia sexual de las personas.

De llegar al Consejo Universitario, ¿cuáles serían sus temas prioritarios?

—Las becas. Necesitamos trabajar en una reforma a este reglamento. Se debe incrementar el presupuesto designado a becas, para que se mejoren, en especial la 11. Los estudiantes reciben menos del salario mínimo. Hay estudiantes que no tienen apoyo de la familia, lo que los obliga a trabajar. Dentro de esta línea, creo que se debe favorecer dentro de las unidades académicas un incremento de las horas asistente y estudiante, para lograr mayor apoyo en docencia y en investigación. Esto ayuda a la formación de los estudiantes y mejora la calidad de los profesionales que se forman. Algo estratégico es el desarrollo de las sedes regionales, pues la Universidad no es solo la sede central. Tenemos igual responsabilidad de desarrollar las carreras en la Sede Rodrigo Facio, como en las regionales y dotarlas de suficientes  recursos; hay que descentralizar la gestión, promover el desarrollo de nuevas carreras con nuevos enfoques. También, se debe promover el desarrollo de centros de investigación o unidades de investigación.

A muchos académicos les preocupa el reglamento del régimen académico, el cual califican de arcaico y necesario de actualizar, ¿cuál es su propuesta?

—Este es otro tema prioritario para mí. Tiene un reglamento medieval, no favorece la interdisciplinariedad, más bien la castiga. Es por lo que quisiera trabajar junto con la comisión actual. No es que ellos tengan la culpa cuando hacen la aplicación del reglamento, sino que tienen que trabajar con un reglamento inflexible. En las diferentes áreas de la Universidad, hay variadas formas de producir obras, y lo que debemos hacer es volver a revisar la normativa, para actualizar las formas en que se genera nuevo conocimiento.

A estudiantes de distintas carreras, como Salud, Ingeniería, Agroalimentarias, entre otras, les preocupa la falta de cupos en muchos cursos generales del plan de Física, Química y Biología, ¿qué propone para solventar esta problemática?

—También inquieta a docentes. Cada semestre se está volviendo un problema más grande. Yo abrí curso para 20 y se matricularon 80 y es un curso que lleva laboratorio. Eso implica nombrar nuevas horas estudiante y asistente para trabajar. La Universidad tiene un problema de infraestructura serio. Los megaproyectos son una esperanza, pero a corto plazo lo que se me ocurre es ampliar los horarios; indudablemente no es solo eso: hay que contratar más profesores. Yo le digo a la Administración que nos dé más recursos.

¿Qué propuestas tiene para los temas de interinidad y política salarial?

—El salario mínimo y máximo de la Universidad anda por debajo de lo que será el salario promedio en las instituciones públicas. Hay un sistema de promoción de ascenso en el régimen académico y de anualidades que hace que haya personas con buenos salarios, mas son profesionales con más de 30 años en la Universidad. Tenemos un efecto asociado que es la inflación, que afecta los salarios de todos los funcionarios y con la cual tenemos que jugar. Asimismo, hay que tener una política de estímulos para retener a los mejores profesionales en al área administrativa y docente. Sobre la interinidad, es una situación que debemos de revisar, particularmente con personal que tiene mucho valor dentro de la Universidad. Hay que idear un mecanismo que permita incorporar esa persona dentro del régimen. Otro aspecto a valorar es el nombramiento semestral: el interino queda un tiempo desprotegido, crea una inestabilidad económica en la familia. La Universidad no se puede comportar así con sus empelados.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Las ágiles intervenciones de la politóloga Ana Lucía Hernández D.,  publicadas en este medio, en sus números 1955,1957 y 1958 de julio/agosto de este

En una cárcel, dos hombres se reúnen cada domingo para recrear al Quijote, pero como no lo recuerdan literalmente lo reinventan a partir de

Daniel Briceño y Ralph García, candidatos por el sector de Ciencias Básicas, plantean —entre sus planes como eventuales miembros del Consejo Universitario de la

Este artículo disecciona el fenómeno de las mafias desde Italia a Costa Rica, donde cada vez tienen más omnipresencia y se las encuentra revestidas

El campeonato mayor de fútbol apenas cierra su primer tercio; 22 partidos marcan las dos primeras vueltas del torneo, de donde saldrán cuatro equipos

El ingeniero Manuel Serrano señaló una y otra vez ante la Comisión de Ingreso y Gasto Público de la Asamblea Legislativa, la semana

Frente a esas realidades, ¿cómo elegir entre 22 mil un buen abogad@? Es difícil, pero son datos importantes a tomar en cuenta en la

El Premio Nobel de Literatura de 1992, Derek Walcott, estuvo recientemente en Costa Rica y en este análisis se hace un recorrido por su
Semanario Universidad