Eddie Mora, músico apasionado que crea buen son

Este marzo es un mes agitado para el músico Eddie Mora, quien tendrá una agenda apretada con importantes eventos musicales.A sus 50 años recién

Este marzo es un mes agitado para el músico Eddie Mora, quien tendrá una agenda apretada con importantes eventos musicales.

A sus 50 años recién cumplidos, Eddie Mora se siente pleno. Lo primero que confiesa al preguntarle por su vocación de compositor es que siempre escribe con lápiz en un cuaderno de notación musical y que desde hace unos años toca el violín −su instrumento de intérprete− sólo durante el proceso creativo de la composición.

Producto de esta labor meticulosa y en consonancia con su mundo sonoro alerta y en actividad permanente, Mora presenta en marzo tres importantes producciones para el movimiento musical del país.

Se trata del concierto “Benjamín Gutiérrez, su música”, interpretado por la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) bajo la batuta de Mora como director residente, en la iglesia católica de Guadalupe, cantón que vio nacer a Gutiérrez.

El programa incluye obras de Darius Milhaud (Francia), Alberto Ginastera (Argentina) y las composiciones “Concierto barroco para cuerdas”, “Bosquejos para oboe y cuerdas”, “Preludio sinfónico para orquesta” y “Homenaje a Juan Santamaría para orquesta”, de Gutiérrez. Esa noche se hará la presentación oficial de la producción discográfica “Benjamín Gutiérrez, su música” en homenaje al Maestro.

También ofrecerá un concierto de estreno de la producción discográfica Desde la tierra que habito, que recoge temas de su autoría, para cuarteto de cuerdas y solistas. “Las piezas están basadas en el discurso musical que tenemos los habitantes de estas tierras centroamericanas y latinoamericanas”, explicó.

De acuerdo con Mora, es un lenguaje estilizado no necesariamente relacionado con ritmos específicos, sino compuestos a partir de “lo que pensamos, nuestras inquietudes e influencias como país y región”.

La última función de marzo que prepara es el II concierto de la temporada 2015 “Música viva”, en la cual el público podrá disfrutar de un programa con piezas suyas, de Georgs Pelecis (Letonia), Manuel Enríquez (México), Eugenio Toussaint (México) y el argentino Ginastera. En este marco también presentará el disco compacto Voces, el cual reúne piezas propias, de Rocío Sanz, Marvin Camacho, Alejandro Cardona y Pablo Chin.

CREADOR Y ACTIVISTA

A Mora no le gusta crear directamente en la computadora porque es limitante, aunque afirma que también es fabulosa como herramienta si se toma como punto de referencia. Por eso concluye, con conocimiento de causa, que si escribe la música con el software Finale “puede distorsionar el sonido real de los instrumentos acústicos, y luego cuando la traduce y pasa a la orquesta esta no suena bien”.

Lo dice sin titubear porque posee 35 años de carrera musical, en la cual ha cosechado frutos consistentemente vinculados con la disciplina que lo apasiona. Así atesora un catálogo de 80 obras de su autoría, así como haber salido airoso de la severa y, a la vez, gratificante estadía por 10 años en Rusia, en donde estudió en el Conservatorio de Moscú.

Se suma a su patrimonio ser Premio Aquileo J. Echeverría de Música en Composición –distinción otorgada por el Ministerio de Cultura y Juventud–, director de la Orquesta Sinfónica de Heredia (OSH) desde el 2002 hasta la fecha y decano por dos periodos de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Costa Rica (función que concluye en marzo). También funge como director residente de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) desde el año pasado.

Josefino de nacimiento, pero proveniente de una familia puriscaleña de músicos y artistas, la vocación le salió de la sangre y las montañas que lo rodeaban.

En quinto grado del Conservatorio Castella, en Barreal de Heredia, se inició como violinista. En las aulas y el escenario del Teatro Castella compartió con músicos de la talla de Fidel Gamboa y recibió sus nacientes herramientas para crear con William Porras, primer graduado de la Cátedra de Composición de la Escuela de Artes Musicales de la Universidad de Costa Rica. “Era como un sitio mágico. Ahí me enamoré del violín pues su forma me cautivaba y me maravillaba que ese instrumento tan pequeño sonara de esa manera”.

Formó parte de la primera fila de violines de la OSN, cuando la institución en los años 70 despidió a los integrantes entrados en años y se renovó con músicos jóvenes. En esa ocasión, Mora, en lugar de conformarse con la comodidad de una plaza oficial, buscó la rigurosidad de las maestras del Conservatorio de Moscú.

“Logré penetrar el blindaje que tienen esas culturas para nosotros, y me enamoré”, agregó. Esta vivencia lo marcó como persona y artista, dando como resultado la mezcla de las texturas rusas y latinoamericanas, en su posterior carrera como compositor musical. “Es un eclecticismo que me tiene sin cuidado, sin ningún problema de conciencia”, afirmó.

De la fría y lejanísima Rusia volvió a la calidez y las lluvias meseteñas, en 1992. “De regreso y graduado, sentí la libertad para tomar mis propias decisiones, sin tener que rendirle cuentas a nadie; entonces me dije: ‘quiero volver a la composición”.

Su ritual de iniciación fue con el opus 1 realizada para el trío Éditus, mientras que la segunda la creó para el percusionista Bismark Fernández para un cuarteto de marimbas. Esa fue la chispa definitiva que encendió el fuego, y a los 30 años, “ya era imposible volver para atrás”, recuerda.

EN LA TIERRA DONDE NACE

A lo largo de estos 20 años, Mora ha trabajado febrilmente. Es compositor, director y académico, en un plano “en el que todas las cosas se tocan, colisionan”, según definió. En la segunda mitad de su vida se le clavó un “deseo inexplicable de expresión” mediante la composición y la dirección.

En el 2003, la Asociación Sinfónica de Heredia de la OSH lo llamó para ocupar el puesto de director durante un año, por recomendación de los músicos Walter Field y Benjamín Gutiérrez; esos 12 meses se convirtieron en 12 años.

“La historia de la OSH es una historia aparte que estamos investigando para sacar a la luz. Es como un hermano menor que empezó a tener una voz propia, al inicio casi sin recursos propios y con apoyos muy puntuales”, expresó.

En el 2009, con la junta directiva de la OSH, logró que el Ministerio de Hacienda destinara un pequeño presupuesto mediante la ley de 1966 de la institución. Esa designación, que en la actualidad ronda los ¢100 millones −de los cuales un 80% sale del Ministerio de Cultura y Juventud y un 20% de la Municipalidad de Heredia−, la orquesta ejecuta 6 programas diferentes a lo largo del año.

“La idea es romper con el paradigma de la orquesta convencional para implementar un proyecto de generación de conocimiento y pensamiento musical, con base en un repertorio de autores contemporáneos nacionales y latinoamericanos que interpreta la orquesta”, detalló Mora.

A la fecha, bajo su gestión, la OSH ha grabado 6 producciones discográficas, registrado videos, generado investigación y conocimiento teórico, comisionado obras como parte del patrimonio cultural costarricense y puesto a funcionar un sitio web que pretende promover un intercambio multimedia con los amantes de la música.

A la vez, desea fundar una editorial propia que publique textos relacionados con el análisis musical, artístico e histórico de la región.

“Es un modelo sinfónico con los pies en la tierra en donde nace, con una definición identitaria importante  y que pretende plantear su discurso en comparación con las orquestas tradicionales sin entrar en conflicto”, adujo.


En código musical, composiciones de Eddie Mora

2015: Monólogo: violín solista y orquesta de cámara.

2014: Plegaria: cuarteto de cuerdas solita, orquesta de cuerdas y percusión.

2014: Homenaje de Rodrigo: guitarra.

2014: Bosque adentro: música incidental.


Los sonidos de nuestra geografía*

Qué: Presentación CD de Benjamín Gutiérrez.

Interpreta: Orquesta Sinfónica Nacional.

Director residente: Eddie Mora.

Programa: Darius Milhaud, Alberto Ginastera (Alberto) y Benjamín Gutiérrez (Costa Rica).

Dónde: Iglesia de Guadalupe.

Cuándo: Viernes 6 de marzo.

Hora: 7 p.m.


Qué: Presentación CD Desde la tierra que habito, de Eddie Mora.

Intérpretes: Josué Castro, Erasmo Solerti, Rosa Matos, Adrián Montero y el Cuarteto Hispano.

Dónde: Sala Vargas Cullell, Escuela de Artes Musicales de la UCR.

Cuándo: Martes 17 de marzo.

Hora: 7 p.m.


Qué: Presentación CD Voces, compilación de obras de los compositores costarricenses Rocío Sanz, Marvin Camacho, Alejandro Cardona, Pablo Chin y Eddie Mora.

Concierto: Música viva, temporada 2015.

Interpreta: Orquesta Sinfónica de Heredia.

Programa: Georgs Pelecis (Letonia), Eddie Mora, Manuel Enríquez (México), Eugenio Toussaint (México), Alberto Ginastera (Argentina).

Dónde y cuándo: Teatro Eugene O’Neill, domingo 17 de marzo; Parroquia de Heredia, martes 19 de marzo.

Hora: 7 p.m.

*Los conciertos son gratuitos. Más información en www.eddiemora.com.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

A pesar de la apariencia de Presupuesto, dos temas son su esencia: exoneración fiscal y evasión/elusión fiscal. Se lee en el texto de la

Los conciertos en el pretil de Estudios Generales son una actividad clásica y muy concurrida de la Semana de Bienvenida. (Foto: Archivo)La comunidad estudiantil

El grupo de salsa Son de Tikizia celebra sus 10 años de música, en el Festival de Verano Transitarte. (Foto: cortesía de Son de

A pesar de que la confianza del consumidor disminuye, cerca de 21% de los encuestados asegura que es un buen momento para comprar carro.

Las máscaras y tallados de los indígenas térrabas reflejan su visión de mundo y retratan su entorno. (Foto: cortesía de Voces Nuestras)Trozos de madera

Si bien, lo ideal es que exista trabajo en abundancia y de manera extendida, con un mismo patrono, dentro del marco de los principios

El cine, como industria cultural, aunque sea una actividad secundaria ante la parafernalia audiovisual que nos bombardea a través de la televisión y de

Ciertamente cuando las sociedades antiguas, como la griega, se cuestionaban sobre los oficios más trascendentes, emergía como una constante el sólido reconocimiento a aquellos
Semanario Universidad