¿Alegoría de Costa Rica?

El puente de Ismael
Tatiana Lobo
Novela
REA edicionesLa historia trata sobre un pueblo, Providencia abajo, enclaustrado en la montaña, su gente y su puente. Estos son

El puente de Ismael

Tatiana Lobo

Novela

REA ediciones

Recuerdo que antes de la publicación de El puente de Ismael, su autora, Tatiana Lobo, me comentó que no era una novela muy compleja ni pretensiosa, sino más bien sencilla. Creí que hacía una referencia modesta de su libro, pero una vez pude leerlo  entendí a qué se refería. No se trata de una narración laberíntica, con abundantes niveles de lectura, simbología encriptada o difusa. Pero tampoco superficial o simplista. Yo la definiría como profunda siendo accesible.

La historia trata sobre un pueblo, Providencia abajo, enclaustrado en la montaña, su gente y su puente. Estos son los ingredientes principales de la receta, acompañados de un paisaje rural hermoso, refrescante, salvaje,  sin estereotipos. Los tres ingredientes principales son inseparables, aunque los personajes se lleven el protagonismo. Nada sobra y hasta la estructura no lineal sienta muy bien. Providencia, endogámico y pacífico –¿alegoría de Costa Rica?–, representa una sociedad y unos individuos encerrados en sí mismos, tanto material como espiritualmente. El puente es la válvula que conserva su aislamiento en ebullición, hasta que con su destrucción se desata el caos, debido a la imposibilidad del ser humano de soportar sin consecuencias condiciones tan nocivas.

Esta novela tiene una calculada sencillez porque incorpora solo los contenidos más esenciales, tanto de los acontecimientos como de los conflictos de sus personajes, lo que permite sacarles mayor provecho. Aunque en ocasiones da la sensación de adeudar más elementos de sustento. Es palpable el esfuerzo de la autora por adentrarse en las profundidades psicológicas de los protagonistas, y contar lo que hay ahí, por más incomodo  que resulte. Como el caso de la autodestructiva relación entre Moto Cross y su posesiva mamá, donde una lo prefiere inválido antes que independiente; y el otro la odia por su amor tirano. O  las peligrosas aventuras  sexuales de la jovencísima Mariposa. Los hechos suceden tal cual, la perturbadora agresión a Sara, tergiversada para conservar la preciada tranquilidad del lugar, ya que fue perpetrada por el Seguetta más importante de Providencia, y el trágico desenlace de Pace and Love, pareja de norteamericanos jubilados que se refugia en Providencia, son clara muestra de ello.

El niño Ismael, Pace and Love, Sara y Farineli (con una ele), un perro castrato, son víctimas del rechazo a lo diferente, uno de los mayores prejuicios de Providencia abajo y de cualquier grupo social e individuo aislado o auto-aislado, satisfecho con aferrarse desesperadamente a unos cuantos dogmas. Por otra parte, los personajes más abiertos, o de otros lugares, -como Samarkanda, una foránea muy culta quien forma pareja con Yobany, muchacho sencillo de Providencia; Ana, la maestra de Ismael, quien frecuenta la casa de Pace and Love para practicar su inglés, además de ser amiga de Samarkanda, y hasta el mismo Farineli- que se niegan a seguir el ensimismamiento de Providencia, aunque también deben lidiar con sus propias cuitas, dan la impresión de ser quienes logran acercarse más a lo que podría llamarse una vida satisfactoria. En síntesis, la alegoría del puente se usa en sus direcciones, como forma de aislamiento espiritual y social, o como vínculo, de ahí  el epígrafe: “Un puente de besos sobre los abismos”.

Evidentemente es una novela con énfasis en lo psicológico, que apunta a la caza mayor –Nietzsche–. Lectura que después de concluida  mantiene al lector  reflexionando en busca de  otras explicaciones y nuevos matices.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Lo importante es decir un día de todos: -¡Al diablo este vestido polvoriento! y agarrarlo con cólera y rasgarlo y quedarse desnudo en medio

Ciertamente cuando las sociedades antiguas, como la griega, se cuestionaban sobre los oficios más trascendentes, emergía como una constante el sólido reconocimiento a aquellos

Camioneros limonenses bloquearon el paso frente a la Asamblea Legislativa presionando por la aprobación del crédito (Foto: Katya Alvarado)Mientras el diputado oficialista disidente Ottón

Después de tres meses de estar casi vacía, la Universidad de Costa Rica (UCR) abrió las puertas a miles de estudiantes en el primer

El cine, como industria cultural, aunque sea una actividad secundaria ante la parafernalia audiovisual que nos bombardea a través de la televisión y de

La inviolabilidad de la vida humana consignada en el artículo 21 de la Constitución de Costa Rica, no es igual al derecho a la

El estudiantado celebrará el próximo 9 de marzo, al iniciar el I ciclo lectivo del año 2015, una nueva conquista para sumar a su

Y un día, ahí por la Corte, creí que un indigente me mataría al acercárseme tanto y tan de repente. Harapiento y cargado de
Semanario Universidad