Electrizarte, una mezcla de ciencia y creación

“Electrizarte” es un proyecto de Acción Social que busca fusionar las herramientas de la ingeniería con la creación artística.

“Electrizarte” es un proyecto de Acción Social que busca fusionar las herramientas de la ingeniería con la creación artística.

El perfil de un profesional en Ingeniería Eléctrica suele estar bien delimitado: para la universidad, suele ser una persona que tiene facilidades con la matemática y la computación; para sus familias, algún aparato desarmó en su niñez y ahora repara bombillos.

De ahí, un grupo de estudiantes de Ingeniería Eléctrica se ha empeñado por romper esos estereotipos y se ha aventurado hasta las propias fronteras del arte, para demostrar cómo los conocimientos en dicha carrera son una herramienta poderosa para la creación.

El proyecto “Electrizarte” nació en agosto del 2010, para dar espacio creativo a las ideas de un grupo de ingenieros eléctricos no tan convencionales: “Yo quería hacer un espectáculo, y un día un amigo, que tiene un doctorado en Láser y Fotónica, me dijo: ‘Lochi, vieras que ahí tengo un láser’. Yo le dije: ‘Cuando usted tenga láser para hacer un show de láser hablamos’. Y así comenzó todo”, recordó Lochi Yu, profesor de Ingeniería y uno de los fundadores.

Uno de los objetivos del grupo es magnificar la percepción del arte con los instrumentales de la ingeniería. El ejemplo más evidente está en unos bongoes modificados, con un sensor de luz que se activa con cada golpe de tambor. Así, la experiencia musical no se limita a lo que se pueda escuchar, sino que se combina con lo que se puede mirar.

Lejos quedan esas ideas donde la técnica se come a la creatividad: “Es imaginar qué queremos hacer creativamente y cómo nos sirve la ingeniería para llegar más cerca de eso”, externó Sergio Valverde, estudiante de Ingeniería Eléctrica y parte del grupo.

Estos creadores buscan generar asombro no con el virtuosismo del intérprete, sino con la magia oculta del conocimiento científico. Son pocos los artistas que conocen la mecánica detrás de los aparatos electrónicos, y esta ventaja lleva a estos científicos a querer llevar la experiencia más allá.

Del arte a la ingeniería

“Si yo llego y digo que voy a hablar de ingeniería, todo mundo va a dar un bostezo. Pero si yo muestro algo artístico, van a querer saber cómo funciona”, afirmó Lochi Yu.

La ingeniería eléctrica posee muchas conexiones con el arte: desde la fabricación de instrumentos musicales como los sintetizadores, las baterías eléctricas y más, hasta el diseño de luces y animaciones digitales que acompañen la experiencia artística. La ciencia se convierte en una caja de herramientas para el creador artístico, en vez de ser su camisa de fuerza.

El grupo Electrizarte se ha propuesto involucrar a estudiantes en una dinámica donde sus conocimientos técnicos se complementan con sus curiosidades artísticas: “Una de las cosas que observamos es que ese proceso de tratar de hacer un instrumento, de descubrir cómo se puede modificar, es didáctico. A fin de cuentas, el objetivo nuestro no es que sea el mejor instrumento. Nos interesa más el proceso de crearlo, de experimentar artísticamente, porque eso es lo que tiene valor para los estudiantes”, sostiene Teodoro Willnik, director de Electrizarte.

Este proyecto suele andar de gira por todo el país. Montan un espectáculo especial en colegios, en donde llevan a cabo un concierto para mostrar las últimas creaciones del grupo: frutas que suenan al contacto, cubos led con efectos visuales, espectáculos de láseres. Cuando la presentación termina, se invita a los estudiantes a participar.

“Es un buen gancho, no solo para que estudien ingeniería eléctrica, sino para que se interesen en entrar a la U”, dijo Jesúa Gutiérrez, estudiante recién ingresado de Ingeniería Eléctrica.

Bajo este principio, han visitado colegios rurales en Bagaces, Pérez Zeledón y Orosi, entre otros, hasta donde han llevado la semilla de la curiosidad a jóvenes que por otros medios no se hubieran interesado por la ingeniería.

Electrizarte busca proponer que la creatividad no se vea como una tarea, sino como un descanso. A la vez, permite aprender la parte de ingeniería bajo de la piel del arte.

 

Para llegar a la Electropía

Lochi Yu ha hecho estudios en ingeniería eléctrica, medicina, cirugía y computación. Su carrera académica ha pasado por universidades como Stanford, UC Irvine y más. Él es uno de los miembros fundadores y uno de los directores creativos del grupo.

Para conocer más su visión, UNIVERSIDAD conversó con él sobre el proyecto Electropía, un espectáculo que en años anteriores ha impactado mucho en el marco de las Expo UCR.

“A final de año hacemos un show, como tradición. Ya hemos decidido que no vamos a soltar el control artístico. Electropía es eso, que si nos equivocamos, que sean nuestros errores. A veces nos hemos sentido como el soporte técnico de otros procesos artísticos.

Electropía es la oportunidad de mostrarle a todo el mundo nuestra propia línea. Puede ser volada, pero es nuestra. Es una oportunidad para invitar a toda la comunidad y a estudiantes a que entiendan la ingeniería; que cada estudiante invite a sus familias y les diga: “Ustedes no saben lo que hago, creen que solo cambio bombillos, vean lo que podemos hacer”, comentó.

“Todos somos ingenieros. No estamos trayendo gente de otras disciplinas, aunque nos estamos aventurando en otras disciplinas. Hacemos animaciones digitales, otros compañeros componen música, a veces jugamos de carpinteros. Nos aventuramos. Técnicamente, cualquiera puede hacer arte”, aseguró.

Esta caja es un pequeño computador que sintetiza los sonidos de la batería eléctrica.
Esta caja es un pequeño computador que sintetiza los sonidos de la batería eléctrica.

¿Cómo funciona una batería electrónica?

El director de Electrizarte, Teodoro Willink, explicó rápidamente cómo es que funciona una batería electrónica.

“Debajo de cada uno de estos parches hay un sensor eléctrico. Si usted percute, esto genera un pequeño voltaje. Estamos trabajando en la sensibilidad, porque es más fácil percibir algo que percibir proporcional al golpe. El golpe viaja por cada uno de estos cables a este pequeño computador, que lo procesa como el “crash ” y lo manda a este, que tiene un sintetizador de audio, y por una salida se conecta a los parlantes. Cualquier estudiante de cuarto año de Ingeniería puede poner a funcionar una batería electrónica básica”, agregó.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

La filosofía enfrenta en cada época las incertidumbres de los hombres para provocar sus soluciones. Es pensamiento de un espíritu erguido

Guy Standing, sociólogo de la universalidad británica de Bath en Reino Unido ha publicado en 2013 un libro con el título de El precariado,

¿No puede dormir? Pues yo le gano. Como yo no puedo dormir cuanto quisiera me puse a leer investigaciones sobre el sueño y dormir.

Si el grafiti proviene de revelar un aspecto de insatisfacción interior, lo mismo que con el desarrollo social de la época se desarrolla
Semanario Universidad