Cómo sobrevivir al fin de semestre en la UCR

Redes sociales pueden ser un gran distractor y por eso es mejor que los estudiantes se alejen de ellas para terminar con éxito el semestre.

Los trabajos se acumulan, las horas de dormir son cada vez menos y la presión de cumplir en todos los cursos es cada vez mayor. Ese es el “tétrico” escenario que enfrenta cada fin de semestre buena parte del estudiantado de la Universidad de Costa Rica (UCR).

¿Cómo terminar bien el semestre y no morir en el intento? La orientadora Adriana Rodríguez, del Centro de Asesoría Estudiantil (CASE) de Ciencias Sociales, asegura que la priorización es la clave.

Organizar los días en función de las actividades que se deben ir cumpliendo, reducir la vida social (incluyendo redes sociales), dormir adecuadamente y una buena alimentación son otros de sus consejos.

La orientadora aseguró que cada estudiante debe aprender a utilizar las redes sociales de la mejor manera posible; ya que, si bien muchos estudiantes y profesores forman grupos de trabajo en estas plataformas digitales, en general son una fuente de mucha distracción.

Para ayudar a los estudiantes con el caos de fin de semestre, el CASE brinda el servicio de préstamo de exámenes antiguos y da asesorías en temas como la organización del tiempo, técnicas de estudio y todo lo relacionado con lo vocacional, tanto en grupos como de forma individual.

Asimismo, para quienes viven en las Residencias Estudiantiles existen grupos de trabajo profesional que los ayudan; mientras estudiantes que alquilan apartamentos deben aprender a organizarse aún más, principalmente en la parte de autocuidado.

Rodríguez comentó que la idea es que estudiantes de primero y segundo año desarrollen la autonomía suficiente para acomodarse a los requerimientos de la Universidad, vivan o no en el hogar de sus familias.

Hora de estudiar

De acuerdo con las recomendaciones, se puede elaborar un horario de estudio y de cumplimiento de tareas para saber qué día de la semana se va a trabajar en determinada materia. Esto sirve también como una lista de quehaceres, para no olvidar ningún trabajo, a la vez que se identifica en cuáles horas del día se tiene un mejor desempeño.

Por otra parte, establecer espacios de estudio sin distractores, y de acuerdo con los gustos de cada estudiante y su comodidad, ayuda a la concentración y relajación a la hora de estudiar. Asimismo, el ser humano no puede concentrarse de igual manera durante extensas horas de estudio, por lo que se recomienda establecer periodos de descanso de cinco minutos de duración cada cierto tiempo, para despejar la mente.

En adición, para mantenerse concentrado y motivado, es bueno fijarse metas de trabajo que, al cumplirlas, representen premios o recompensas, como bocadillos saludables o tiempo de descanso extra.

De esta manera, es más fácil avanzar en los quehaceres, ya que es menos cansado ejecutar, por ejemplo, un trabajo de 12 páginas de tres en tres, que las 12 de una vez.

Para evitar la procrastinación o aplazar las tareas por dedicar el tiempo a otras distracciones, existen aplicaciones en la computadora que bloquean temporalmente las páginas que tienden a ser distractoras y evita que se acceda a ellas mientras se está estudiando.

Autocuidado en tiempos de caos

En estos tiempos de trabajos acumulados, los horarios de comida se desordenan y algunas personas presentan problemas gástricos, ya sea porque comen más o menos de lo debido o, bien, de forma inadecuada.

La nutricionista Yalile Marchena proporcionó una serie de consejos para el autocuidado, que de paso contrarrestan los altos grados de estrés.

“Se deben evitar alimentos altos en grasa (comida rápida, frituras, reposterías tipo hojaldre, natillas, alimentos tostados), alimentos altos en azúcar (gaseosas azucaradas, golosinas, helados) y hacer tiempos de comida incompletos, que no satisfagan las demandas diarias de nutrientes como, por ejemplo, no incluir vegetales en el almuerzo o sustituir el almuerzo por un bocadillo y una gaseosa”, indicó Marchena.

Además, se recomienda incluir leche o yogurt al desayuno y en una merienda, fruta en el desayuno y en las meriendas, incluir ensalada o vegetal no harinoso cocido en el almuerzo y en la cena, así como el grupo de las carnes al desayuno, almuerzo y cena.

La experta dijo que se debe desarrollar el hábito de hacer cinco tiempos de comida diarios, con intervalos de 3 horas entre cada uno. Estos son: desayuno, merienda de la mañana, almuerzo, merienda de la tarde y cena.

Si no se dispone de un lugar dónde comprarlo o el presupuesto no lo permite, es más saludable preparar los alimentos en casa y transportarlos en recipientes adecuados, para evitar que se dañen.

También se puede elaborar un menú con los alimentos que usualmente se tienen en casa, esto para organizar las compras sin exceder el presupuesto. Además, se puede elegir un día para hacer todas las compras, con el propósito de ahorrar tiempo y dinero.

Otra recomendación es mantener alimentos listos para servir, en empaques que impidan que se dañen; por ejemplo, fruta picada, vegetales limpios, carnes marinadas, salsa de tomate natural, entre otros.

Rotular los empaques con el nombre del alimento y la fecha de preparación ayuda a emplear los alimentos sin que pierdan sus propiedades, así como se evita la acumulación de productos prontos a vencer.

Vencer el fin de semestre

UNIVERSIDAD consultó a cuatro estudiantes sobre su experiencia con el fin de semestre y cada uno brindó un consejo para tratar de terminar “sano y salvo” este periodo.

Daniel Hernández, estudiante de Dirección de Empresas

U93-Nutrición-Daniel“No me he enfermado, pero sí hubo un par de semanas en las que pasé con demasiado estrés. Consumo el triple de comida rápida y no puedo alimentarme bien. Últimamente sí he dormido bien, pero antes dormía cuatro horas diarias aproximadamente”.

Consejo: Organizar el tiempo, ser más estructurado y aprovechar los ratos libres en la U para hacer trabajos.

Viviana Wittmann, estudiante de Tecnologías de Alimentos

U93-Nutrición-Viviana“Ha sido más duro de lo que me imaginé. Es todo un proceso de acostumbrarse, más cuando uno es muy exigente con uno mismo, porque se pretende en todo sacar 90 y la vida no es así, porque a veces el cuerpo no da”.

Consejo: Planificar todo y balancear el estudio con amigos, y mínimo cuatro horas de ejercicio.

María José Barquero, estudiante de Ingeniería Eléctrica

U93-Nutrición-María José“No me da hambre para nada por el estrés. Trato de estudiar en las tardes, me voy a entrenar y cuando regreso hago las tareas. Me gusta mucho hacer actividad física y cuando lo hago no pienso en la U, entonces me olvido de todo eso un ratito y ya luego hago las tareas con más ganas”.

Consejo: Hacer actividad física o hacer alguna actividad que les guste.

Daniela Herrera, estudiante de Sociología

Nutrición-Daniela“Tengo exámenes y entrega de trabajos para el mismo día y siempre en los grupos de trabajo hay compañeros que no hacen nada, entonces el trabajo se acumula. Cuando ya voy a dormir sigo pensando en todo lo que tengo que hacer, entonces no duermo o duermo un poquito, pero no descanso. No saco tiempo para liberar estrés”.

Consejo: Sacar tiempo para comer y tratar de tener un sueño que sea reparador.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

La filosofía enfrenta en cada época las incertidumbres de los hombres para provocar sus soluciones. Es pensamiento de un espíritu erguido

En un debate sobre nuevo proyecto de sociedad, convocado por la Cátedra “Víctor Sanabria” de la Universidad Nacional, en 1992, el profesor

En la primera sambumbia agregamos a esta mezcla crítica del quehacer costarricense, el verano toreado, las corridas a la tica, la inoperancia

No se trata solamente de insuficiente número de médicos especialistas; de hecho, en muchas áreas no existe tal déficit en el país.
Semanario Universidad