Skenê hará reír y pensar con “Kamasutra”

El vestuario y la escenografía se enmarcan en esa línea de la “farsa” y lo caricaturesco, por lo cual destaca por su colorido y

El vestuario y la escenografía se enmarcan en esa línea de la “farsa” y lo caricaturesco, por lo cual destaca por su colorido y excentricidad. (Foto: cortesía de teatro Skené)

Con un escenario caricaturesco, personajes lustrosos de fábula y risas, el Teatro Skenê, con su obra “Kamasutra”, hace una reflexión crítica acerca de un tema que ha causado polémica en el país: la sexualidad.

La obra estará en escena hasta el 8 de diciembre en el Teatro Skené, localizado detrás de la iglesia católica de San Pedro de Montes de Oca.

Esta comedia satírica, escrita por el dramaturgo Diego Soto y dirigida por Amaral Sánchez, está en clave de “farsa teatral”, que consiste en una obra de teatro donde la extravagancia de los personajes es lo principal. Se muestra hechos exagerados de la realidad para hacerla notar ante el espectador y por eso son ideales para criticar situaciones sociales.

 

“Decidimos tomar la clave de farsa porque estas cosas que pasan en nuestra realidad son bien ridículas, y quisimos resaltarlo, señalar conductas de ciertas clases políticas de este país”, explicó Amaral Sánchez, director de la obra, parte del elenco y fundador de Skenê.

 

En el argumento de la obra, la sexóloga Savina Martínez emigra de la ciudad a un pueblo, San Miguel El Chico. Allí intentará divulgar sus conocimientos a los habitantes por medio de un libro sobre el arte hindú del placer y conocimientos científicos de la sexualidad. Pero la doctora encontrará una resistencia por una parte del pueblo y, en especial, de un personaje.

No es extraño que el espectador se sienta identificado con la realidad nacional y con algunos de los personajes, pues la obra busca ser crítica ante este panorama.

“Es una responsabilidad del artista hablar sobre las problemáticas vigentes y aportar un grano de arena”. Además, el director considera que el público no solo va a divertirse, sino que puede meditar sobre el contenido de la obra.

Asimismo, el elenco destacó la importancia de trabajar esta temática mediante una mirada crítica.

“Muchas de las entidades represoras funcionan controlando la sexualidad de las personas”, detalló Yanuri Villalobos, actriz. Mientras tanto, otro miembro del elenco, Juan Carlos Castillo, comentó que “la obra toca muchos puntos importantes que está viviendo la sociedad. No se pueden perder de esto, porque se van a sentir muy identificados”, agregó.

Aclararon que la intención no es descalificar ninguna religión, pues según Sánchez y Villalobos, “la obra no está en contra de las creencias religiosas; estamos en contra de la manipulación en cuestiones tan naturales como el sexo y de la gente que se aprovecha y manipula por medio de la religión”.

SIN SEXO EXPLÍCITO

Destacaron que no se trata de una comedia chabacana y que no hay ninguna escena sexualmente explícita, e incluso es recomendable para adolescentes mayores de 16 años.

El hilo argumentativo lo tejen ochos personajes interpretados por cuatro actores: Yanuri Villalobos, Juan Carlos Castillo, Amaral Sánchez y Olga Esterilla.

Villalobos es la protagonista de la puesta en escena y Sánchez el antagonista. Esterilla y Castillo interpretan tres personajes cada uno, lo que ha significado para ellos un reto satisfactorio.

“Es todo un reto, es bonito. Estás activo todo el tiempo, con una energía que no se puede perder en ningún momento, ni aunque no estés actuando”, puntualizó Esterilla

La estructura de la obra no es lineal, pues hay algunas rupturas, donde el personaje principal se dirigirá al público.

El vestuario y la escenografía se enmarcan en esa línea de la “farsa” y lo caricaturesco, por lo que se destaca por su colorido y excentricidad. El vestuario de cada personaje es particular y hay un uso de pelucas que refuerzan esa imagen de fábula de los personajes.

Por otro lado, la escenografía −a cargo de Óscar Vélez− es movible, para representar los espacios interiores y exteriores de las casas del pueblo. La música es una colaboración del grupo Rialengo Neocumbia.

La entrada para el público en general es de ¢ 4000 y Amaral Sánchez propuso que aquellos que lleven un recorte de esta nota tendrán una rebaja en el precio, para que dos personas paguen ¢ 6000, en lugar de ¢ 8000.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Para el astronauta Franklin Chang, “somos un país, hasta cierto punto, víctimas de nuestra propia democracia”. Construyó su primer cohete de pólvora en el

El expresidente colombiano Álvaro Uribe rechazó lo dicho por el israelí Yair Klein, de que estaba vinculado con los grupos paramilitares. (Foto: tomada de

 Seis docentes de la Universidad de Costa Rica disputan cuatro puestos ante el Consejo Universitario, cuya elección se llevará a cabo el próximo 6

Además de la oferta de libros de editoriales extranjeras, los libreros nacionales también pusieron a disposición del público una amplia oferta de autores costarricenses.La

Los Partidos Frente Amplio (FA) y Patria Nueva (PN) solicitaron a los magistrados del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) dar marcha atrás en la

Cuatro médicos y el diputado del PAC, Manrique Oviedo, presentaron este martes sus objeciones al proyecto de la Ley Reguladora de Investigaciones Biomédicas.En una

China, comunista férrea y capitalista insigne, entre el año 2000 y 2013 d.C. es la mayor fábrica del mundo. Ahí se hace casi de

Si bien es cierto se han gastado ríos de tinta para  esclarecer qué es la “dignidad” y cómo se distingue de otras cualidades humanas,
Semanario Universidad