Una casa nueva para nuestro jade precolombino

El nuevo Museo de Jade y Arte Precolombino abrirá sus puertas el próximo 26 de mayo.Con seis salas de exhibición permanente y una para

El nuevo Museo de Jade y Arte Precolombino abrirá sus puertas el próximo 26 de mayo.

Con seis salas de exhibición permanente y una para muestras temporales, un auditorio totalmente equipado, espacios didácticos e innovadores recursos tecnológicos, la nueva sede del Museo del Jade y Arte Precolombino del Instituto Nacional de Seguros (INS) abrirá sus puertas al público a partir del próximo lunes 26 de mayo.

El museo, que estaba ubicado en el primer piso de la sede central del INS, cuenta ahora con su propio edificio: una obra arquitectónica de cinco pisos (6970 m2) que simula una piedra de jade en bruto. Las nuevas instalaciones están ubicadas al costado oeste de la Plaza de la Democracia, en el centro de San José.

A partir de la apertura oficial, el público podrá, por primera vez, observar la totalidad de la colección con que cuenta la institución pues, por razones de espacio, la mayor parte de estas obras permaneció guardada en bodegas por años.

Cabe señalar que, según datos del Ministerio de Cultura, la entidad cuenta actualmente con 6881 piezas precolombinas de jade, piedra y cerámica, 40 objetos de colección etnográfica y 388 obras artísticas que en su mayoría datan de 500 a.C. a 1500 d.C.; de las cuales solamente 1355 han estado en exhibición.

La encargada del Museo de Jade y Arte Precolombino, Laura Rodríguez, indicó que además de que el nuevo espacio permite la exposición de toda la colección, inserta al museo en el conjunto museístico de San José, pues en las cercanías se encuentran: el Museo Nacional, los Museos del Banco Central, la Plaza de la Cultura y la Plaza de la Democracia.

LA HISTORIA QUE CUENTA EL MUSEO

Más que facilitar la simple apreciación de objetos precolombinos, el nuevo Museo de Jade pretende contarle a los visitantes −extranjeros y nacionales− la historia del pueblo que habitó el territorio costarricense antes de la llegada de los españoles.

“No queremos una colección de piezas sueltas, queremos contarle al público la historia de los seres humanos detrás de las piezas”, dijo la encargada del Museo.

Así, distintos aspectos de la vida de nuestros ancestros, desde sus costumbres cotidianas hasta los rituales religiosos y sexuales, son abordados en las cinco salas temáticas, por medio de la exposición de piezas y el uso de diversos recursos tecnológicos.

La primera sala, ubicada en la primera planta del edificio es el “Umbral” y será de acceso gratuito. Este es un espacio que le da al visitante una “probadita” de lo que verá al ingresar por completo al Museo: en el centro de la habitación, en una vitrina se observan los más diversos tipos, colores, texturas y figuras talladas en jade, así como informaciones generales sobre el trabajo en este material.

En el segundo nivel se encuentra la sala de “Tecnología del jade”, que aborda la forma en que se trabajaba y el contexto en que se hacía, allí se tratan temas como el chamanismo.

En el tercer piso están las salas de “El Día y la Noche”, que retratan las costumbres de los aborígenes: la pesca, la caza, la molienda, la cestería, la agricultura, las relaciones sociales y de familia. Asimismo, en estas salas se tratan aspectos sobre la biodiversidad del territorio costarricense y las amenazas al medio ambiente, siempre en relación con la vida precolombina.

La exhibición temática cierra en el cuarto piso, con la “Sala de la Memoria”, que proyecta la cosmovisión de quienes habitaron el país: sus ritos religiosos, su danza, su música, sus roles de género y de familia, y hasta la forma en que entendían la sexualidad.

En el último piso se encuentra la “Sala de Acopio”, parte de la exhibición permanente. En este espacio se encuentran exhibidas las casi 4000 piezas que no están en la exposición temática.

La visitación de la muestra está apoyada en cada espacio por herramientas tecnológicas que, de acuerdo con Laura Rodríguez, no se han usado nunca antes en Centroamérica. En cada sala, diversas pantallas táctiles ofrecen información detallada de las piezas en exhibición o explican −a manera de cuento infantil− el tema respectivo. También cuentan con dioramas, juegos interactivos y la simulación de un sitio de excavación arqueológica para que los niños puedan “descubrir” piezas enterradas.

Adicionalmente, el edificio cuenta con una sala de exhibiciones temporales, auditorio completamente equipado, aulas para actividades académicas, cafetería, tienda y guardarropa.

Rodríguez detalló que el Museo no sólo cumple con todos los requisitos de la Ley 7600, sino que realmente está conceptualizado como “incluyente”. Así, se cuenta con mapas en braille, campanas unidireccionales para guiar a la población no vidente, demarcación para tránsito en silla de ruedas, rampas, etc.

El Museo de Jade y Arte Precolombino fue inaugurado el pasado 5 de mayo pero podrá ser visitado hasta el próximo lunes 26. Rodríguez explicó que la inauguración se realizó antes que la apertura, pues el proyecto corresponde a las dos administraciones anteriores (Óscar Arias y Laura Chinchilla) y “era justo que se inaugurara con la administración que le dio toda la fuerza y todo el apoyo”.

Tras la apertura, el Museo estará abierto de lunes a domingo de 10 a.m. a 5 p.m. La entrada para nacionales tiene un valor de ¢2500 y para extranjeros $15 (los estudiantes con carné o uniforme pueden ingresar de forma gratuita).


Un jade en bruto

El edificio del nuevo Museo de Jade y Arte Precolombino fue diseñado por el arquitecto Diego van der Laat −del estudio “sanjosereves”−, construido por la empresa Edica y diseñado museográficamente por la empresa mexicana Margen Rojo. La inversión total asciende a $21 millones.

“Le estamos dando al país un museo de primer mundo”, destacó Laura Rodríguez, encargada del dicho museo.

El edificio, cuyo diseño fue seleccionado entre 47 propuestas, está compuesto por dos grandes secciones divididas por una grieta (cerrada con vidrio), emulando una piedra de jade resquebrajada.

Diego van der Laat explicó que el proyecto pretende que el edificio sea una pieza más en la colección del museo, a la vez que rescata −con la veta central− el valor que da la luz a una piedra cuando la ilumina.

El joven arquitecto detalló que aunque −por aspectos técnicos− al diseño inicial se le realizaron algunos cambios, se mantiene el concepto básico: “Las cuatro caras de una piedra que se ilumina por dentro a través de un atrio, una veta central”.

La administración del Museo calcula unas 80 000 visitas anuales, por lo que cada sala está preparada para recibir simultáneamente a unas 30 personas.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Costa Rica en Guatemala, señor Javier Díaz Carmona, junto al Viceministro de Relaciones Exteriores, embajador Iván Espinoza Farfán.En

En Donetsk, una de las regiones en donde el separatismo ucraniano tiene mayor apoyo, las milicias antagonistas de Moscú patrullan armadas calles y caminos.

Me permito saludarle de la manera más respetuosa.Yo soy uno más de lo cientos de miles de costarricenses que decidió realizar un cambio en

Vinieron más guerras: Corea, Vietnam, Afganistán…: ello vitaliza la economía y da fuerza al comercio, dicen: cómo no. Por eso es que a los

A partir de la firma de los Acuerdos de Paz en enero de 1992 y su puesta en práctica, comenzó a desarrollarse una nueva

Conocer los sitios en donde hay más accidentes de tránsito con personas muertas o heridas y pérdidas materiales permite a los ingenieros

El público del traspaso reflejó la diversidad del pueblo costarricense, en común tenían la admiración por el presidente electo. (Foto: David Bolaños)Las graderías se

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. El problema es mundial y está
Semanario Universidad