“El machismo no me roba el sueño”

Es menuda, tiene estatura media y voz suave. Si usted la ve, no aparenta ser una mujer que lucha con 25 hombres por obtener

Es menuda, tiene estatura media y voz suave. Si usted la ve, no aparenta ser una mujer que lucha con 25 hombres por obtener el triunfo en cada partido de Primera División masculina.

 

Ella dice que quiere romper el molde, que se siente fascinada de ser pionera en lo que hace: asistente técnica en un equipo de la máxima categoría del fútbol costarricense de hombres.

Jimena Rojas Cordero está concentrada en lo suyo, colaborar para que el plantel de la Universidad de Costa Rica supere el bache del Torneo de Verano 2015, en el que fue penúltimo, y trascienda en el de Invierno 2015.

Fue nombrada en ese cargo para sustituir al colombiano Omar Royero, quien asume como entrenador en sustitución de José Giacone, pues el argentino pasó a ser asistente técnico en el Deportivo Saprissa.

Este hecho no es un simple dato, ya que se trata del segundo caso en el que una mujer ocupa este puesto en fútbol de la Primera División masculina de Costa Rica.

De acuerdo con la Comisión de Historia y Estadísticas del Fútbol de Costa Rica, desde 1921, cuando se creó la Federación Costarricense de Fútbol, solo registra un precedente: Delia Villalobos –exdirectora del Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación y presidenta ejecutiva de la Junta de Protección Social– fue inscrita en la temporada 1996-1997 como asistente técnica del entrenador y exjugador Carlos Santana, en el equipo Belén.

A Jimena no le preocupa ser la única mujer inscrita como actor principal en el Torneo de Verano, pues afirma tener conocimientos y estudios en fútbol que la capacitan para hablar de “tú a tú” de ese deporte, aunque esté rodeada de solo hombres.

Cuando se le consultó, en entrevista con UNIVERSIDAD, si abriga algún temor por ir a un estadio con hinchas rivales y ser blanco de ofensas por ser mujer en un ambiente de hombres, con seguridad dijo no sentir ningún temor. “El machismo no me roba el sueño”, afirmó.

Jimena, ¿qué representa para usted, como mujer, ingresar a un mundo de hombres?

−Lo tomo como un reto, porque es el fruto de los años que me ha tomado especializarme. Lo asumo con alegría y profesionalismo. Esta no es la primera vez que he enfrentado esta situación, pues desde que decidí incursionar en deportes, en especial, en el fútbol, siempre se ve el tabú de que la mujer no debe estar pisando esos caminos. Pero siempre he trabajo con mucho esfuerzo y empeño. Eso es lo que valoraron en la UCR.

¿Es difícil romper este tabú?

−El reto empieza desde que uno ingresa a un lugar donde solo hay hombres, pues se nota cierta reserva hacia una, pero con el pasar de los tiempos he mostrado que sé de fútbol y que puedo ser parte esencial de su desarrollo.

¿Es esta la primera vez que trabaja solo con hombres?

−No, ya lo había hecho en ligas menores, con niños y adolescentes y con varones de universidades de Estados Unidos que vienen a realizar la pretemporada en Costa Rica.

¿Ha pensado en un escenario donde un jugador no la acepte por ser mujer?

−Se puede dar, pero la UCR es una institución seria. En el equipo de Primera División hay una jerarquía establecida, en la que yo soy parte del cuerpo técnico, y si lo jugadores quieren ser protagonistas deben aceptarla y luchar por ganarse un puesto.

¿Qué pasa si la ofenden en el estadio?

−Desde que fui jugadora he estado expuesta a esa agresión verbal, pues siempre ha sido mal visto que la mujer practique el fútbol, dado que la califican de “machorra” o de lesbiana, y otros improperios que gritan los aficionados. Es una situación con la que hay que lidiar. Esas expresiones machistas no me roban el sueño, máxime que tengo todo el apoyo del técnico Omar Royero, de los demás integrantes del cuerpo técnico, de la directiva y de los jugadores de la UCR.

¿Qué la impulsó a aceptar el puesto?

−Siempre he estado sedienta de retos. Cuando di el paso para ser entrenadora, empecé a romper paradigmas; cuando Omar (Royero) me llamó, me llenó de mucha alegría y ansiedad ante una decisión tan seria, que cambia mi vida en procura de seguir creciendo. No lo hubiera hecho con cualquier técnico, pues a Royero lo conocía y sé que es un profesional, que le ha dado seguimiento a mi carrera desde hace varios años y sabe que tengo la capacidad de ser su asistente.

Usted ha trabajo con hombres y con mujeres, ¿cuál es más difícil?

−Hay que ver la perspectiva de los hombres, pues no es fácil para ellos ser dirigidos por una mujer; pero, la mujer es más complicada, porque es más emocional, más emotiva. Se debe tener más tacto con ellas, sobre todo cuando anda en su ciclo menstrual, en el que son más sensibles.

Jimena en breve

-Jimena María Rojas Cordero (31 años).

-Educadora física de la Universidad de Costa Rica (2010).

-Entrenadora de fútbol con licencia A de la Universidad de Leipzig (Alemania) y la Federación Alemana de Fútbol (2011).

-Licencia A en preparación física de la Fedefútbol y la Universidad Nacional (2013).

-Becaria en el curso de Ciencias aplicadas al entrenamiento deportivo de élite, en el Centro de Alto rendimiento de Barcelona, España (2013).

-Técnica en Gestión Física del Centro Internacional de Estudios del Deporte (CIES) y la FIFA en Suiza (2013).

-Entrenadora y preparadora física del equipo Arenal de Coronado, de Primera División en el fútbol femenino.

-Miembro del equipo del departamento de capacitación de la Fedefútbol (2015).

-Embajadora en Costa Rica del Programa Experts in Global Sport, Universidad de Leipzig, Alemania.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

El sistema educativo y la propaganda oficial de la clase feudalo-burguesa (burguesía subdesarrollada: dependiente y enajenada

Según la Administración de la Cruz Roja, un déficit de 2000 millones en el presupuesto del 2014 amenaza con cerrar varios Comités locales

Este mundo es ya otro. Su dinámica relega tan pronto al hombre que no lo percibe sino hasta el momento en el que no sabe
Semanario Universidad