UCR arrolló en fase clasificatoria de la segunda división

Los integrantes de la UCR entrenan fuerte en el Estadio Ecológico bajo la supervisión del técnico, José Antonio Giácone, para los compromisos de cuartos

Los integrantes de la UCR entrenan fuerte en el Estadio Ecológico bajo la supervisión del técnico, José Antonio Giácone, para los compromisos de cuartos de final del campeonato.

De la mano del director técnico argentino, José Antonio Giácone Garita, el equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica (UCR) terminó el pasado domingo la fase de clasificación del campeonato nacional de la segunda división, al empatar 2-2 de visita en Jacó, resultado que lo reafirmó como el mejor equipo del Grupo B del torneo, con una actuación brillante solo superada por el líder del Grupo A, Guanacasteca.

Los celestes jugaron 16 partidos; ganaron 11, empataron 3 y sufrieron 2 derrotas, la primera en la fecha siete del torneo ante Turrialba (1-0) y luego tropezaron en Coto Brus (3-2). A este último equipo, los estudiantes no le pudieron ganar, porque en la segunda vuelta empataron en el Ecológico. La UCR igualó de visita con Pumas (2-2) y el tercer empate fue el del domingo anterior en Jacó, donde se jugó bajo una temperatura de 40 grados.

La UCR sumó 36 unidades y fue primera de un grupo donde también se clasificaron por su orden: Pumas Generaleña, Turrialba y Coto Brus. En el otro sector Guanacasteca fue primera con 40 unidades, seguida de Juventud Escazuceña, Alajuela Junior y Barrio México.

Los emparejamientos de cuartos de final quedaron así: Coto Brus contra Guanacasteca; Barrio México, Universidad; Turrialba contra Alajuela Junior; y Juventud Escazuceña, Pumas.

Los juegos de ida serán el 18 de noviembre en casa de los primeros. Juegos de ida y vuelta. Los cuatro sobrevivientes pasarán a las semifinales.

Es necesario mencionar que el Comité de Competición de la segunda división tiene que resolver una apelación del equipo de Liberia. Si falla en favor de los pamperos, estos serían los rivales de la UCR en lugar del Barrio México.

EXCELENTE MEZCLA

Para el técnico Giácone, el éxito de los estudiantes se inicia desde temprano, porque desde que fue fichado por los dirigentes universitarios, tuvo el tiempo suficiente para armar un equipo competitivo.

“Siempre me interesó entrenar a la Universidad; después de trabajar 9 años con el Deportivo Saprissa, desde ser scout, visor, técnico de Saprissa de Corazón en la misma segunda división y asistente de Roy Myers y Marco Herrera en la primera categoría, cuando se logró un título, hablé con el exdirigente universitario Guillermo Bermúdez y nos pusimos de acuerdo para entrenar al equipo”, señaló.

El equipo pudo mantener el 75 % de la nómina anterior y se ficharon nuevas figuras como Andrés Núñez, Jameson Scott, Erick Araya, Mauricio Montero, Jonathan Sibaja, Brandon Poltronieri, que venía de jugar en Portugal, Erick Jiménez, Kendall Prado, el portero Daniel Zamora y se ascendió del alto rendimiento a Herbert Pérez, quien suma cinco anotaciones.

“El excapitán celeste, Omar Royero, pasó a ser mi asistente técnico y mantuvimos figuras como el portero Neighel Drummond, Owen Solís, José Vargas, Víctor Gutiérrez, Joel Hall, Leonardo Madrigal y otros que fueron la base de un equipo que se fue construyendo en los dos meses y medio de pretemporada (ocho partidos amistosos). Además, el equipo cuenta con la infraestructura de la Universidad, donde se pudieron hacer pruebas físicas, médicas y todo lo que requiere un futbolista profesional antes de entrar en competencia”, manifestó el estratega al Semanario.

“Pudimos armar un equipo que no solo jugara bonito, como ha sido usual en la UCR, sino que fuera consistente, equilibrado y convincente en cada una de sus líneas. Quizá por eso anotamos 37 goles y solo permitimos 9 en los 16 compromisos”, agregó el entrenador, que considera que Guanacasteca es el equipo a vencer en las rondas semifinales, al ser poderosos y tener mucho tiempo de jugar juntos.

“Estamos quizá un peldaño abajo de Guanacasteca, pero un peldaño arriba de los otros seis equipos”, expresó este hombre que nació el 5 de enero de 1971 en Buenos Aires, jugó al fútbol como mediocampista durante 12 años, en clubes como Platense, Deportivo Italiano, Defensores Belgrano, y viajó a Costa Rica en el año 2001 para aportar sus conocimientos en la institución morada.

MATERIAL PARA CLASIFICAR

Amplio conocedor del juego del fútbol, tácticas y fundamentos, no en vano es graduado de la Academia de Educación Física de Buenos Aires y sacó licencia de técnico en la Universidad de San José, además de llevar muchos cursos de entrenador en sus casi diez años en el Saprissa, según Giácone, Costa Rica cuenta con material humano para lograr la clasificación al Mundial en Brasil, siempre y cuando Jorge Luis Pinto y sus discípulos tengan claro “cómo se debe jugar”.

“Técnicamente, Costa Rica es superior a Honduras, Panamá y Jamaica. Estados Unidos ha bajado su nivel. De manera que será asunto de actitud. No se puede jugar con la desidia que se hizo ante El Salvador en casa. Hay que mostrar carácter”.

“Pinto tiene que mantener la convicción en su trabajo y con los jugadores en los que crea. Últimamente se ha vuelto muy complaciente y parece que llama jugadores por presión de prensa y afición, y eso no debe ser. Me gustaba más el Pinto de antes, con la Liga y la misma selección”, dice el técnico celeste.

José también piensa que su Argentina puede ser campeón mundial en Brasil si sigue jugando como un equipo y no basado en individualidades. “Me gusta mucho el trabajo de Sabella (técnico argentino). Con Maradona en el último Mundial, Argentina jugó a base de motivación y así no se gana”, agregó Giácone.

De Maradona afirmó que llegar tan joven a la fama, con apenas 15 años fue un asunto personal que nunca supo manejar. “Dentro de la cancha, Diego fue el mejor. Ninguno como él, porque se echó un equipo al hombro. Ganó un Mundial sin estrellas a su lado. Lo que hizo fuera de las canchas, queda para otro análisis”, señala Giácone del astro argentino.

Fanático del Independiente de Avellaneda, el entrenador celeste admiró el fútbol de Ricardo Bochini, Sergio Batista, René Houseman, Claudio Marangoni y Burruchaga.

Casado y con un hijo, Giácone gusta del fútbol del Barcelona, del Inter de Milán; es un apasionado del rugby, una disciplina en la que Argentina es potencia; admira a Juan Martín Del Potro y Roger Federer, y en la NBA va con los Spurs de San Antonio, donde es estrella su compatriota Emanuel Manú Ginóbili.

Opina que el Alajuelense es el equipo menos “efectivista” y el más eficiente, todo un elogio para Óscar Ramírez; considera que el Herediano cuenta con muy buenos jugadores, pero no desarrolla una estructura táctica; y del Saprissa afirma que es muy irregular y juega al ritmo de sus aficionados.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

¿Lesionar al pueblo con proyectos o megaproyectos en contra del medio ambiente, no será esto un acto TERRORISTA en contra de las y los

Nuestros escritores y nuestros librosTreinta y dos años en la literatura costarricenseMyriam Bustos ArratiaArtículos literariosEditorial Tecnociencias4 volúmenes Esta serie titulada +Nuestro escritores y nuestros libros.

Diputados de oposición denuncian que el presupuesto nacional para el próximo año —dictaminado positivamente por la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa—

Origen y Evolución de laBibliotecología en Costa RicaPérez G., ÁlvaroensayoColegio de Bibliotecarios de Costa Rica2012. Y es de esa misma forma silenciosa, que el pasado

“El poder real es económico, entonces… no tiene sentido hablar de democracia.” SaramagoLo triste es que los sin cuenta que pretenden un cambio, se

Muy interesante y educativo el artículo de Alejandro Jenkins “Noticias del mundo subatómico”, publicado en  página 15 de La Nación el 12/7/12; mas queda

El presidente electo de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR), Juan Camilo Saldarriaga, en entrevista con este Semanario afirmó

La catedrática y exrectora de la Universidad de Costa Rica (UCR), Dra. Yamileth González García, será reconocida en las próximas semanas como profesora emérita
Semanario Universidad