Banano móvil prepago

Los fallecimientos por accidentes de tránsito representan en Costa Rica la primera causa de muerte violenta; ninguno de los otros cuatro tipos de muertes

Si un mono se lleva un banano al oído, es probable que nos esté embromando con el celular. Qué otra cosa puede hacer un mono si nos ve dundos por la calle con el aparatito como fuente de vida, de energía, de enchufe para el próximo paso, en la próxima esquina, para allí, para allá, los ojitos (sí) disueltos, invisibilizando el destino. Lo mismo en una acera que en una plaza, en la habitación (víspera del acto amoroso), en un parque, el restaurante, en auto, en el autobús, el taxi que se pasó de la raya porque no fuimos capaces de avisar a tiempo. Si no llega otro auto, o el tren y nos deja el celular como plexo solar tecnológico, hechos la tortilla que salva a los noticiarios.

Los fallecimientos por accidentes de tránsito representan en Costa Rica la primera causa de muerte violenta; ninguno de los otros cuatro tipos de muertes violentas  (homicidio doloso, culposo, suicida y accidental) registran o han registrado históricamente una cifra igual o superior a las contabilizadas en las carreteras del territorio nacional: autos, buses, tráileres, bicicletas, motos, trenes (Sección estadística. Poder Judicial). Pero los transeúntes víctima se invisibilizan en las estadísticas. Muchos de ellos son ojos maniatados a las autopistas de la información, por donde corren llamadas, correos, avisos, imágenes, servicios on line, cobros, fotos de viejas y viejos chingos (algunos de trascendencia política y otras… a las que el barullo de la fama ha dejado en el camino). El mundo embutido en ese aparato llamado celular.

Tal la ansiedad mundial, que incluso, la burda caída de un Iphone 6 en Australia, donde amanece más temprano, el 19 de setiembre 2014, día de su salida al mercado, se convirtió en noticia mundial; las pantallas del mundo entero fueron testigo de la torpeza. Al primer comprador, nervioso por enseñarlo a una periodista  (también había pasado la noche en vela para pescar la primicia) se le fue al suelo, le temblaban las manos, copioso el sudor. Las emociones a merced de la tecnología.

Dentro de las innovaciones tecnológicas, los medios muestran también la gran variedad de robots, simpáticos, antipáticos, funcionales, decorativos, que hacen esto y lo otro y nos asombran (diseños guerra de las galaxias, sensuales, compañeros posibles de aventuras eróticas, los que rascan, los que soban, y los que van a dar a las empresas, acrisolando las fuentes del desempleo).

Pero si la tecnología es capaz de generar robots (sustitutos del ser humano), también ha sido capaz de convertir en robot al generador. No más dese un recreo de media hora por la calle, aguce la mirada y entenderá al mono. Sin dejar de reconocer, claro está, su funcionalidad en la vida moderna, la versatilidad para estar en todo, las distancias que se derrumban, los controles exhaustivos, el ojo que nos delata, y… y… y…

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La violencia se manifiesta de diferentes formas; una de ellas es el abuso de autoridad ejercido por directores y directoras de instituciones educativas, como

Por primera vez en la historia reciente los representantes del gobierno y de las FARC parecen a punto de llegar a un acuerdo duradero

Baloncesto masculino se estrena con triunfo El equipo de baloncesto masculino de la UCR se impuso con marcador de 77 puntos a 60 al

Londres, Reino Unido- Un tribunal de apelación de Irán retiró los cargos a Goncheh Ghavami, que posee doble nacionalidad británica e iraní, condenada a un

México, México- Un hombre buscado por la masacre de 72 migrantes de Centro y Suramérica perpetrada en 2010 en el estado mexicano de Tamaulipas (noreste)

El presidente Luis Guillermo Solís anunció anoche en el Colegio de Periodistas que su Gobierno impulsará un conjunto de “reformas normativas” para fortalecer la

¿Vivimos en el país más feliz del mundo? Según el Índice Happy Planet de la Fundación Nueva Economía publicado cada dos años, pareciera que

El director de la Escuela de Geología, Rolando Mora, no quiso dar declaraciones a UNIVERSIDAD sobre el conflicto, ni sobre las denuncia de acoso
Semanario Universidad