Contra toda “profilaxis ideológica”

Aunque hoy en algunos países hay jueces defensores  del uso de la toga  como símbolo de  “honor” y “dignidad”, me temo que con dicho

Aunque hoy en algunos países hay jueces defensores  del uso de la toga  como símbolo de  “honor” y “dignidad”, me temo que con dicho alegato esconden el auténtico significado de poder que esta prenda tuvo entre los césares y emperadores de la antigua Roma. De esta forma, juez y toga equivalían a una sentencia sacralizadas por el poder frente a los “rasos romanos”, algunos de ellos tan dignos y honorables como los jueces, solo que carecían de toga.

No pretendo criticar ese pedazo de tela que a veces utiliza la magistratura; allá ellos si embutidos en ella aguantan su infernal calor; lo que trato de decir es  que el juez y sus sentencias no tienen nada de divinos, nada de “profilaxis ideológica”, aunque a veces dichos veredictos sean de difícil comprensión para “los rasos” de la calle.

Recuerdo los primeros años en mi querida Facultad de Derecho, cuando una interminable lista de autores italianos nos hacían creer que bajo el modelo del que hablamos, hay solución para todos los casos y que el juez, cual mago de la nueva era, solamente ve el asunto, lo encuadra en la norma y ¡albricias! venga la sentencia.

Si mal no recuerdo, es el exmagistrado de la Corte Constitucional italiana Gustavo Zagrebelsky, quien asegura que esta actuación del juez reduce la tarea de la magistratura a un mero servicio a la ley, con las nefastas consecuencias para el libre juego de las ideas, el debate franco y la humanización del mismo derecho. Entiendo que cada juez ocupa un lugar en la sociedad, pues todos comen, respiran, tienen su propia historia, sus aciertos, sus tropiezos, incluso algunos de mis excompañeros de facultad que hoy ocupan nobles cargos  en la magistratura en aquellos años, hasta eructaban de lo lindo cuando nos dábamos las buenas comilonas en la soda de Derecho; pero no se vale que bajo la sombra de una supuesta “neutralidad ideológica”, recientemente dos de cinco jueces vean, por ejemplo,  distintas las pruebas documentales, testimoniales y el mismo cuadro fáctico bajo la égida de dicha “neutralidad”. Supongo que muchos colegas saben de qué hablo.

Conociendo que sus fallos no tienen más allá, estos dos miembros de la magistratura casi acaban con 30 años de función impecable de un funcionario, solamente porque uno de esos que se creen dueño del puesto, vio ocho años atrás amenazadas sus aspiraciones como “jefe” en el Seguro Social.

Jefe, ese que llega y dice que recibió una llamada anónima y mandó  a investigar a su subalterno (investigación espuria y con un operativo cual OIJ), para determinar luego del gasto hecho que el trabajador no laboraba, estando incapacitado.

Los mismos testigos de la demandada se enredaron en sus propios mecates durante el debate y nadie pudo acreditar que el trabajador rompiera su reposo médico, pero como la ley tiene solución para  todo problema y lo que un magistrado diga en esta instancia es “santa palabra”, los indicios caen de perlas para atribuirle conductas inexistentes al  pobre trabajador.

No desconozco que haya jueces que se creen “neutrales ideológicamente”; comprendo eso y lo respeto profundamente, aunque no lo comparto; lo que cuestiono es el posicionamiento ideológico que hacen sobre valores pertenecientes a  todos los ciudadanos y que con la expectativa de hacer justicia, pueden imponer desde una pensión alimentaria (sabiendo que estando en la cárcel los hijos del sujeto sufrirán económicamente más), hasta decidir sobre el patrimonio, por ejemplo, de un desgraciado deudor de una letra de cambio, que se debate entre la vida y la muerte con un cáncer terminal.

Por el contrario, creo que en una democracia como la nuestra, si bien es cierto los jueces  tienen facultades especiales, son −aunque muchos no quieran aceptarlo− abogados, esposos, padres de familia, hijos, abuelos, etc., que en ningún caso se vale se posesionen del pensamiento como si fuera el único en la sociedad. De eso no me enseñó nada como persona ni como abogado  la Universidad de Costa Rica; por el contrario,  estas posturas llevan al autoritarismo nefasto. Ante la más mínima sospecha de esos extremos, corresponde a todos denunciarlos, pues soy un creyente más −entre una mayoría creciente−  de que la llamada “profilaxis ideológica” no solo es una enorme mentira, sino una tragedia, una desgracia para todos.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El sociólogo francés, Jean-Claude Kaufmann, especialista en relaciones de pareja y vida contemporánea, analiza en su libro +Sex@mor, de la editorial Pasos Perdidos, la

Esta es la propuesta de la OEPI para la remodelación del edificio de la Facultad de Derecho. (Imagen cortesía OEPI)Del actual edificio de la

El cerrado hermetismo de los políticos chinos ante la prensa independiente será la tónica y eje del protocolo durante la visita del presidente Xi

La asamblea nacional del PAC se reunirá nuevamente para zanjar disputas en torno a la organización de la convención para elegir candidato. (Foto: Jorge

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) invitó a Costa Rica para que inicie su proceso de adhesión de cara a

Algunos de los trabajos surgen a partir de la combinación de la fotografía digital y analógica, como en esta obra de Mariela González.Colores, luz,

El presidente Xi, quien llega al país al frente de una delegación de 11 altos funcionarios y con una cartera de proyectos valorados en

Víctor “Mambo” Núñez se convirtió en el máximo anotador del campeonato, después de meterle dos goles al Cartaginés en la final. (Fotos: www.herediano.com)Con todo
Semanario Universidad