Efemérides de un humanista

Coincidentemente el 31 de enero, además del nacimiento del poeta Jorge Debravo y por ello Día Nacional de la Poesía, también celebramos un aniversario

Coincidentemente el 31 de enero, además del nacimiento del poeta Jorge Debravo y por ello Día Nacional de la Poesía, también celebramos un aniversario más del natalicio de uno de los últimos humanistas centroamericanos: Luis Ferrero Acosta (1930-2005).

Dado que en el Centro Académico del TEC, en barrio Amón, San José, hemos creado la Cátedra de Estudios Culturales que lleva el nombre del insigne intelectual costarricense,  recordamos  la obra y vida de don Luis este último día del primer mes del 2012.

A 7 años de su muerte, en un lluvioso mes de octubre, conviene hacer el recuento de un ser humano que hizo suyo el magisterio martiano avalado y enriquecido por nuestro Joaquín García Monge: “lo que se sabe y se entrega (o se enseña), se gana; lo que se sabe y se guarda, se pierde”. Y así, a partir de una sólida formación autodidacta (fue expulsado del Liceo de Costa Rica porque no estuvo de acuerdo con un “profesor” que aseguraba que la literatura costarricense no existía), guiada por maestros de la talla del mismo García Monge, el historiador Ricardo Fernández Guardia y el polígrafo mexicano Alfonso Reyes, entre otros, se dedicó al estudio y a la investigación de por vida.

Escribió más de 100 libros convirtiéndose en pionero nacional en disciplinas como la arqueología, la etnología, la antropología y la historia cultural. Además, se convirtió en un gran conocedor del arte costarricense y por tanto en uno de sus máximos propulsores,  apoyando la creación de instituciones como la Casa del Artista. Pero, fundamentalmente, se trazó una órbita como maestro de cientos de estudiantes e investigadores que hicieron de su humilde casita, sitio de peregrinación para consultarle y escuchar sus siempre oportunas y enjundiosas respuestas. Igual visitó gran cantidad de centros educativos en múltiples rincones del país, ofreciendo sus múltiples conocimientos a partir de animadas charlas y conferencias.

A pesar de algunos reconocimientos que recibió en vida, como el Premio Nacional de Cultura Magón (cuando no tenía la dotación económica de hoy) el Doctorado Honoris Causa de la UNED, o el premio Hokusai en Japón (1962), don Luis siempre manifestó asombro y desconsuelo al notar que muchos extranjeros seguían atentamente su obra, mientras que sus connacionales, especialmente en la academia, mostraban escaso o ningún interés. Por ello hubo de vivir casi en la pobreza debido a que no recibía salario o pensión alguna, o si la recibía era pírrica, aunque en algunas etapas de su vida fuese funcionario público y hasta docente en la Escuela de Diseño del Instituto Tecnológico de Costa Rica.

Por eso, durante sus últimos años de vida sufrió serias penurias económicas, al punto de que muchos artistas y amigos recolectaban dinero o productos para asignarle un “diario”. Incluso algunos diputados llegaron a calificar el asunto como una «injusticia» y una «vergüenza nacional», pero, como suele suceder en la retórica política criolla y sus amañadas prácticas, nunca llegaron a modificar alguna ley o a asignarle una pensión digna.

Así, don Luis, con su profunda humildad y conciencia humanística, y en un ejemplo de morigeración vital, no se preocupó tanto del asunto y continuó haciendo lo que bien sabía hacer: leer, investigar, escribir y enseñar.

Sirva este breve artículo como un homenaje al maestro de tantas generaciones y al creador costarricense por excelencia en el día de su cumpleaños. Y como preámbulo al homenaje que la Cátedra que lleva su nombre realizará durante el mes de abril en el Centro Académico de San José del TECnológico.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Varios de los humedales más importantes del país poseen recursos y personal muy limitados para su protección, y la mayoría aún no cuenta con

El Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) propone construir dos nuevas carreteras que rodeen el borde norte y sur de la Gran Área

Nadie sabe cuántos costarricenses han emigrado y emigran anualmente fuera de nuestras fronteras, cuyo destino principal son los Estados Unidos de Norteamérica. Según la

El historiador Iván Molina Jiménez publicó en los días finales de diciembre un texto denominado “Militantes de la memoria” (La Nación, 27-12-2011). Su lectura

Antonio Corrales, Hazel González y Gustavo Hernández consideran que el Premio Nacional a Mejor Coreografía 2011, que se les otorgó por el montaje de

II parteLa posibilidad de que estudiantes puedan combinar formación provista por dos escuelas es una variante que requiere de reflexión institucional. Además de las

Entre las razones del abogado Emilio Arias para su renuncia como miembro de la junta directiva de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (ARESEP),

El río Madeira, uno de los principales afluentes del Amazonas, es imponente y poderoso. En esta estación lluviosa alcanza su nivel máximo y, desde
Semanario Universidad