Grafiti virtual

El quinto grafiti –el de la alquimia siglo XXI, podemos encadenarlo con lo que es y lo que no es, pero que a la vez existe, sin que tenga ninguna condición especial como grafiti, pues pretende ser pero no se puede calificar como tal. Virtual, virtud cuya fuerza produce un efecto, pero sin estar presente, […]

El quinto grafiti –el de la alquimia siglo XXI, podemos encadenarlo con lo que es y lo que

no es, pero que a la vez existe, sin que tenga ninguna condición especial como grafiti, pues

pretende ser pero no se puede calificar como tal.

Virtual, virtud cuya fuerza produce un efecto, pero sin estar presente, porque su existencia

es lo que se considera opuesto a lo real, a lo tangible inmediato, por ello no existe en el

espacio físico, sino en otro de contraste identitario a lo real real, que sería lo real simbólico

matemático.
Nos referimos a la realidad virtual, y en su sistema informático, a la manifestación de

imagen grafiti que se lleva a cabo, se promociona y quiere asumir un rol que no le pertenece,

justamente por no ser anónimo, sino un acto viciado de agentes culturales que cargan las redes

sociales con la sublimación que busca reconocimiento de quien lo ejecuta.

El dueño transnacional de la virtualidad gobierna, controla y conoce los datos del emisario

grafitero, puede localizarlo y anularlo cuando quiere, pues su espacio de realidad virtual le

pertenece al cien por ciento.

Condición esencial del grafiti es ser anónimo, nadie conoce quien lo hace, además que por

su carácter transgresor proviene de una protesta distinta que buscar el exhibicionismo. Sin

embargo, en el ciberespacio ocupa carriles de moda porque tiene un gancho de masa crítica

cerebral, se quiere ser alguien aunque sea a costa de colgar los calzoncillos.

El dueño de las carreteras impone su ley y su orden en contratos de aceptación obligatoria, es

un sí acepta, afirmativo, o si no acepta no existe y no funciona, está muerto.

La virtualidad como concepto es lo que nos ofrece la “representación” de determinadas

cosas, situaciones creadas de antemano y perfectamente manipulables a través de los medios

electrónicos que son propios de su naturaleza mecánica, comunicativa, e ideológica, además

de gozar de una estética y una fuente social al infinito humano, siempre un producto del

ingenio humano cuyo poder de decisión final está a cargo de una superestructura ideológica,

económica, política y militar cuya matriz decisoria se encarga de decir qué se permite y qué

no, y en el caso de los llamados grafitis virtuales, qué grafitero puede operar en la red y qué

otra red de grafiteros no se incluye en su sistema de representaciones como espejo de la

sociedad cotidiana, que se siente poderosa al estimularle el álter ego, cuando lo único real es

que todos los usuarios son peones, tributarios y personas enajenadas del sistema.

¿Dónde queda el papel del creador anónimo, del irreverente ser social que constituye el ser

del grafitero y lo humano de su propuesta?

En un software, totalmente vigilado, domesticado y domesticador al servicio del poder que él

mismo no tiene, más que la ilusión de rebeldía y descarga de su rabia, porque su grafiti virtual

se convierte en producto del sistema que le da las facilidades de software y las visitaciones

para ser explorado como objeto de consumo y publicidad de algún producto. Con ello, el

grafitero virtual se presta y es usado para acrecentar el dominio de la superestructura de poder

transnacional.

El grafitero virtual no tendría soporte emocional porque su razón de ser vive y concentra

su acción en un logos diferido, en una realidad pseudoalternativa que puede ser anulada a

voluntad inmediata de otro, no de la ciudad como el gratiti urbano, o de la pared privada

donde comete su vejamen público, sino de la nada que supone tener el alma caliente en el

cuerpo ajeno y frío de una máquina. En síntesis, el sujeto grafitero es objeto de utilidad para

el sistema

El grafiti virtual sería el mismo sistema de realidad virtual, con la diferencia de que no se

rebela contra sí mismo en ninguna de sus fases, no es crítico, no pretende cambiarse ni que

lo cambien, porque es un yo en espiral que concentra los yoes de una necesidad humana

elemental, expresarse, tener voz, aunque no sea la propia.

Está en evolución.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

¢45 728 millones es la deuda que acumulan 13.463 personas físicas y jurídicas a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), según informó este

Pese a los cuestionamientos de distintos sectores, el presidente Luis Guillermo Solís sostuvo en el cargo a su Ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez

Cada profesión cuenta con cierto marco metodológico para producir conocimiento y, hasta cierto punto, para tomar decisiones dentro de su ámbito de acción. Las profesiones ...

Quizás a usted no le haya llamado la atención que la Selección Nacional Mayor de Fútbol haya jugado un partido amistoso en un sultanato de ...

 A propósito de la sempiterna invisibilización delfeminismo revolucionario.“La era está pariendo un corazón”.La Revolución Francesa que se desencadena en laúltima década del siglo XVIII tiene ...

La tercera edición terminó con una gala de clausura en la que se premió a filmes nacionales e internacionales. Muchos de los premios quedaron

Una de las variables que los productores deben controlar es la temperatura del agua. Aquí Gonzalo Céspedes recibe instrucción de la investigadora Ruth Vargas

Ante las “inexactitudes transgénicas” con que Valdezet al. intentan fundamentar la ponencia de“Creación de una Comisión Institucional de Biotecnologíay Bioseguridad Agropecuaria” (VUS-14,goo.gl/JadNX5), me encuentro
Semanario Universidad