Invitación a cenar

El tiempo era propicio. Había dinero y si no, quedaban las tarjetas. Ambos se gustaban y entendían. Él la invitó a cenar. Quedaron para

El tiempo era propicio. Había dinero y si no, quedaban las tarjetas. Ambos se gustaban y entendían. Él la invitó a cenar. Quedaron para un lugar, un día y una hora. No sé si llegaron en automóviles distintos, o en uno solo. Ingresaron al local. Yo estaba ahí, en una de esas mesas solas, excepto por mi figura. Pese a la relativa soledad gozaba de una vista estupenda, con cierta visibilidad a mi favor podía observar lo que en general sucedía.

La camarera se les acercó y brindó los menús. Ella ordenó con corte alambicadamente artificial. Él hizo igual, pero sin ni siquiera mirar a la receptiva camarera. A los doce minutos los platos estaban servidos.  Ella miró el filete, lomito término medio, y disertó más consigo misma que con la camarera que así como se le ofrecía la carne no existía nadie en TODO el mundo que fuese capaz de comerse semejante cosa a medio cocer. –“Si lo cocina de verdad veré si me lo como, así crudo ni loca”.

Repentinamente sonó un teléfono y luego otro. Llegaron los reformados platos. Esta vez no hubo observaciones ni disputas de ninguna especie. Cada miembro de la pareja se encontraba enganchado en una conversación telefónica vía móvil, celular. Ella hablaba con un tono risueño y administrativo; él con una voz propia de un galán de telenovela mexicana. Terminó la llamada de él y luego la de ella. Pero el sonido y la escena descrita cobraron vida de nuevo. Los teléfonos empezaron a chillar de nuevo. Ella contestó. Luego lo hizo él.

Era obvio que la cena estaba servida. Sin embargo, aquella pareja estaba más atenta al servicio telefónico que a su propia y personal alimentación. Y mucho menos atenta, naturalmente, a lo que aquella cena debía convencionalmente representar para ambos.

La situación se repitió unas cinco veces. Nunca la mirada de la pareja dio rastros o vislumbres de mirarse uno al otro. La comida se enfriaba. El tiempo transcurría. Las conversaciones de teléfono se mantenían. Repentinamente ambos dijeron a una: −“¡Pidamos la cuenta!”. Pagaron a la alemana, cada quien lo suyo. Se esfumaron en la noche, en la singular noche en que consiste y tiene lugar una invitación a cenar.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

“Juan Varela” ya se puede adquirir por ¢ 1500 en la Editorial Costa Rica en formato “epub”, lo que supone una nueva alternativa para

Sindicalistas, ambientalistas y vecinos culparon a la Secretaría Técnica Ambiental (Setena) por la suspensión, este sábado en Limón, de la audiencia pública para discutir

José Miguel Corrales, del Partido Patria Nueva, considera necesarario evitar el acaparamiento de los medios por parte de la empresa privada y la creación

Revisando algunos documentos históricos sobre cómo se originó el Sistema de Estudios de Posgrado de nuestra Universidad, y siempre dentro de la discusión sobre

Este viernes concluye  la Segunda Semana de Diversidad Lingüística, organizada por la Facultad de Letras de la Universidad de Costa Rica (UCR),  con actividades

La ISEF es una iniciativa potenciada por Intel. En ella, cientos de estudiantes de todo el mundo muestran sus hallazgos científicos, en una

Un exdirector de Tributación que renunció cuando se descubrió que estaba moroso, un exgerente de Bicsa despedido por falta de confianza, un exconsultor del

He leído textos misóginos en cantidad, obviamente, pero como la piecita agria de Roy Alfaro titulada “La maternidad del hembrismo” ninguna, mucho menos en
Semanario Universidad