“King sabe”

El triunfo de la sociedad de consumo y otras manifestaciones de nuestra sociedad moderna, nos han metido en la obligada reflexión.

El triunfo de la sociedad de consumo y otras manifestaciones de nuestra sociedad moderna, nos han metido en la obligada reflexión. Urge de adecuación y sobre todo claridad conceptual. En medio del marasmo urge definir: ¿qué es humanismo?

Todos los días escuchamos que nuestra alma máter goza de una profunda vocación humanista. ¿Será cierto? ¿Cuáles son los requisitos, no para ser docente de humanidades, sino para ser un profesor humanista? ¿Se puede ser profesor de humanidades sin ser necesariamente humanista? ¿Será el título garantía suficiente? ¿Es más humanista un licenciado graduado en la Unión Soviética que un doctor graduado aquí, en la Universidad Estatal a Distancia?

Por otro lado tenemos las disciplinas. ¿Será saber dibujar sinónimo de formación humanista, o pintar, cantar, actuar, escribir, leer, hacer películas, bailar, conocer un poco de historia, saberse los nombres de los filósofos que han sido, conocer de sociología, biología, física o astronomía?

¿Cómo despreciamos al mendigo que a nuestra puerta toca, que le insultemos mandándolo a trabajar, porque para muchos eso es humanitarismo, pero después nos ganamos el adjetivo de humanistas porque escribimos en una revista indexada sobre la pobreza en el mundo? Ya lo decía Chaplin en Monsieur Verdoux: “cuando se mata una persona, uno se convierte en asesino, pero cuando se mata un millón, se convierte en héroe”.

Metámonos de lleno con otros aspectos de la vida social. ¿Será garantía de humanismo pertenecer a un partido comunista, liberal, socialcristiano, religioso, amplio, estrecho o ciudadano? Algunos dicen que se trata de principios. Ya lo decía un estimado prócer, que los fines de la docencia eran los fines de semana, los fines de mes y los fines de año. Por dicha muy pocos aplican esta regla. Una estimable colega iniciaba una clase haciendo un pacto con sus alumnos: “Estimados alumnos, vamos a hacer un trato, de ahora en adelante yo voy a hacer que les enseño y ustedes van a hacer que aprenden. Nos vamos a llevar muy bien”.

Definitivamente vivimos una enorme crisis de humanismo. Hoy, con solo un mandato de voz en el celular las nuevas tecnologías ponen a la mano toda la información que se requiere. ¿Cómo aceptamos o rechazamos todo lo que se nos informa por Facebook, televisión, radio, Internet? Hacemos como el avestruz y ocultamos la cabeza en la tierra o enfrentamos la compleja realidad de nuestros días emulando la famosa frase de Albert Einstein: “Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”. Es imperioso replantearse la pregunta: ¿Estamos ofreciendo una educación con profunda vocación humanista? Tal vez si o tal vez no… Lo más seguro es que… King sabe.

Bienvenidos los aportes sobre humanismo contemporáneo. Favor limitarse a 3000 caracteres, espacios incluidos, y enviarlos a [email protected]

 

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Repasamos algunas fechorías de los actores y factores que propician la crisis actual, no sin antes mencionar el autogolpe técnico o golpe de Estado,

Desde inicios de año, se ha venido suscitando una guerra por parte del señor diputado Otto Guevara contra la UCR, discusión que en los últimos
Semanario Universidad