La forma de la espada

Hay quienes afirman que se trata de un tejido de ideas que la sociedad   (aparatos ideológicos o instituciones: la familia, la escuela, los medios

Más allá de ese conjunto de ideas, la ideología es una maraña entreverada, un laberinto de puertas que ven hacia todas partes y no miran a ninguna.

Hay quienes afirman que se trata de un tejido de ideas que la sociedad   (aparatos ideológicos o instituciones: la familia, la escuela, los medios de comunicación…) impone y que uno va despejando poco a poco y aprende a discernir entre el demagogo de oficio, el especulador de conciencias o el acróbata de la política, como se desprende de las elecciones recientes.
    
“El soberano ha sido escuchado”, dice el guardián de la casta elección en tono circunspecto y ante la sonrisa de aprobación de los observadores internacionales, aunque para la cofradía de los Arias solo sean caracoles, tortugas y en un tono más agresivo, el plumífero oficial sentencia y alude  al “soberano” en vísperas de navidad: “Luego la plebeyización total de la cultura: los Festejos Populares, los de Zapote, sí, los más estrepitosos, malolientes, abigarrados y hacinadores del mundo. Un enorme burdel bañándolo todo en sus macabras luces rojas…” (J. Sagot: LN 21/11/09). Ahora resulta que el pueblo pertenece a la monarquía en el delirio de grandeza electoral.

    
Mientras tanto, la secta de los ídem consolidan el poder (concesiones de infraestructura vial y aérea, puertos, playas, minas…) y sitian las pocas instituciones democráticas: la Defensoría de los Habitantes, la Sala Constitucional, El Tribunal Supremo de Elecciones… Y si algún aventurero pretende cuestionar o bien hostigar los valores de la patria: ahí está la DIS de don Rodrigo Arias, libre, soberana, sin rendirle cuentas al Ministerio Público ni a ningún juez de pacotilla (summun jus, summa injuria: “el supremo derecho, la suprema injusticia).
    
Pero, volvamos a las profundas contradicciones ideológicas que son expresiones inequívocas de las verdades relativas, ello significa que el imperativo categórico está en convertirse: el hijo pródigo regresa con la caída del muro de Berlín y, después de veinte años,  reniega de su heroico pasado revolucionario, y con verdadera hilaridad afirma que él también derribó el muro dogmático, exorciza sus demonios y se flagela para expiar quién sabe qué culpas: “A partir de ese momento, unos más pronto y otros más tarde, comenzamos a revisar nuestras vidas, nuestras bases filosóficas, nuestras escalas de valores, principios, credos y hojas de ruta” (Jaime Gamboa LN 8/11/09).
      
Y ¿Yamileth, Carlos, Gonzalo…fueron sacrificios inútiles o una excusa para disfrutar con los elegidos? ¿Quién es el que se pierde en la bifurcación de los caminos múltiples: el que imagina la realidad de una manera fantasiosa y sigue el sistema de representaciones mentales o el canijo que hace alarde de su arrogancia?
    
En fin, Borges lo vivió o lo soñó: “Le cruzaba la cara una cicatriz rencorosa: un arco ceniciento y casi perfecto que de un lado ajaba la sien y del otro el pómulo. Su nombre verdadero no importa…” (Artificios: 19).  

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Como usted también recordará ya tengo más de un año en esto y he sido burlado por las autoridades universitarias de la Vicerrectoría que

Hay quienes afirman que se trata de un tejido de ideas que la sociedad   (aparatos ideológicos o instituciones: la familia, la escuela, los medios

“Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto». (Mc 1,7-11)Esta acomodaticia salida eclesiástica de calificar un acto de irrespeto como “no respetuoso”, nos obligaría a

La fumigación aérea por medio de una avioneta sobre plantaciones de banano tiene preocupados a los vecinos de Playón Sur de Parrita, en el

El hecho de que una gran mayoría de la población, de todos los sexos, edades, niveles educativos, condición económica e incluso filiación partidaria, diera su ...

Una encuesta telefónica postelectoral efectuada por  el Centro de Investigaciones y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica (UCR) reveló que la presidenta

Juan José Sobrado no vacila en tildar el gobierno de Óscar y Rodrigo Arias como una “dictadura en democracia”, para lo cual se vale

Amenazado por una violencia imparable en la fronteriza Ciudad Juárez, el presidente de México, Felipe Calderón, anunció la semana pasada nuevas medidas para combatir
Semanario Universidad