Pólvora en gallinazos

Frente a mis críticas a la matriz programático-discursiva del FA, Molina ha optado por echar mano del “anticomunismo” como especie de circular y cerrado

Discutir con Iván Molina parece empresa imposible. Una tras otra, sus respuestas han sido un compendio de pereza y falta de creatividad. Sorprendentemente, Molina demuestra estar casi al mismo nivel del excandidato del Frente Amplio, quien nos aturdió toda la pasada campaña con frases como “larga noche del neoliberalismo” o “los mismos de siempre”. La demagogia resulta excusable y hasta de recibo en un político, pero definitivamente no en un académico a quien se supone se le paga por pensar.

Frente a mis críticas a la matriz programático-discursiva del FA, Molina ha optado por echar mano del “anticomunismo” como especie de circular y cerrado recurso omniexplicativo. La construcción de instancias trascendentales y referentes axiomáticos de este tipo no llega ni a lo que Popper llamaba hipótesis ad hoc; resultan pura y llana ideología que blindan contra la crítica. ¿Será que hay que recordarle a Iván Molina que la historia pa’ tanto no da? ¿Es preciso insistir en que el estudio del pasado no releva de pensar? Da la impresión de que el historiador de marras cree poder saldar a su favor cualquier discusión sin argumento alguno, simplemente echando mano a particulares interpretaciones del pasado. Peor aún, cuando la historia se utiliza con este objetivo, se convierte en una peligrosa arma al servicio de las ideologías de moda.

Recientemente, Molina salió incluso de oficioso en el diario La Nación (21/06/2014) a censurar y dar consejos de política exterior a los diputados frenteamplistas que viajaron a Nicaragua a la celebración del triunfo de la Revolución Sandinista. Parece que Molina aspira no sólo a ostentar el título de “celador de la objetividad” de los estudios históricos – posición que suele asumir gustoso en su campo – sino además de consejero diplomático de esa “nueva izquierda” con la que alucina (por lo demás, es de suponer que la opinión de Molina tenga perfectamente sin cuidado a la fracción del FA).

Pero sin duda, lo más gracioso del último comentario de nuestro historiador (UNIVERSIDAD 2048) es acusarme de no considerar evidencia contraria a mis críticas, sin proporcionar él mismo demostración alguna. Dado que Molina parece creerse el juez último en materia de hechos, lo reto entonces públicamente a que contradiga en estas páginas, para ilustración de todos, mis puntos de vista sobre el FA. En aras de no perder el hilo de la discusión, resumo así mis críticas: fascinación y total falta de criticidad de sus partidarios y representantes frente a los líderes y regímenes autoritarios de la región, simplismos económicos y retórica anti-mercado, defensa a priori de sindicatos y, finalmente, un discurso estatista de principio, incapaz de pensar mediaciones adecuadas, realistas y modernas entre lo público y privado.

Quedamos a la espera de respuesta, aunque soy consciente de que quizá sea sólo malgastar pólvora en zopilotes.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En una entrega anterior explicamos la naturaleza esencialmente fascista del sionismo que anima al Estado de Israel desde su constitución y su despojo sistemático

El hombre  que  sacó a Costa Rica del anonimato   se fue,  y nadie  lo despidió  en la Fuente de la Hispanidad,  donde hasta hace

La publicación periodística tergiversó el contenido de la nota que referencia nada más como “una nota enviada al Jefe de la División de Banda

¿Qué es la denominada celda 7? –Yo no sé dónde salió el cuento de una ampliación de la celda 7, como si el

La Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) ha publicado hoy en su página web el informe final de gestión 2013-2014, firmado por el presidente ejecutivo

A la FILCR 2014 serán invitados 2 000 escolares de escuelas públicas para experimentar el placer de la lectura y el arte. (Foto: Luis

Durante una tregua de 72 horas, un palestino revisa casas destruidas por bombardeos israelíes y la zona donde solía estar el hospital Al Wafaa

Así estas líneas no se ocupan de la salvación de Julio Rodríguez (o sea del sentido último de su existencia para los creyentes religiosos),
Semanario Universidad