Tregua deja a la vista destrucción y trauma de la guerra en Gaza

Gaza (dpa) – Desde la mañana del 5 de agosto no se escuchan más los disparos en Gaza, tras casi un mes de guerra. La gente se atreve a salir nuevamente de sus casas o de los refugios. Los mercados con fruta fresca, las estaciones de servicio que venden nafta o las calles colmadas de […]

Gaza (dpa) – Desde la mañana del 5 de agosto no se escuchan más los disparos en Gaza, tras casi un mes de guerra. La gente se atreve a salir nuevamente de sus casas o de los refugios. Los mercados con fruta fresca, las estaciones de servicio que venden nafta o las calles colmadas de autos dan la sensación de que todo hubiera vuelto a la normalidad.

Pero la imagen es engañosa. Si se habla con las personas que sufrieron esta guerra surge el shock, la traumatización, la rabia. «Las últimas dos semanas y media, desde que comenzó la ofensiva terrestre israelí, no dormí ninguna noche», dice Ahmed, el taxista que transporta a un periodista de dpa desde el paso fronterizo del norte del enclave palestino a la ciudad de Gaza.
Los ojos enrojecidos de Ahmed denotan las noches en vela por los bombardeos. En su localidad natal, Beit Hanun, ve cómo las casas fueron destruidas por bombas o granadas. Cerca de la frontera con Israel la ofensiva terrestre dejó además una gran devastación.

El más afectado fue el vecindario de Shujaiya, en el este de la ciudad de Gaza. La zona prácticamente se alcanza a ver desde la frontera israelí. Allí, calles enteras quedaron reducidas a escombros y cenizas.

Ahsraf Dueima, de 28 años, volvió este martes por primera vez a su casa, como tantos otros habitantes de Shujaiya. Tras el inicio de la ofensiva terrestre israelí el 17 de julio su familia se refugió en una de las escuelas de la ONU. En espacios estrechos se estableció el alojamiento provisional para más de 250.000 refugiados de guerra.

Del edificio de tres pisos en la calle Bagdad no quedó más que un montón de escombros. Con ayuda de dos parientes, Dueima buscó entre los restos de la vivienda para encontrar algo que se pueda aprovechar. En su combi guardó un par de colchones, mantas, ollas y una heladera que milagrosamente aún funciona.

El vendedor de relojes y padre de cuatro niños mira una y otra vez a la pila de escombros que hasta hace poco fue su hogar. «¿Qué debo pensar de una tregua? Esto lo hizo Israel ¿Cómo puedo confiar en Israel?». Dueima cree que los palestinos están condenados a morir de a poco. «Sin luz, sin agua, sin hogar, sin vida digna», asegura, amargado.

En el centro de Gaza, a pesar de que volvió a haber movimiento, el ánimo de la gente no es el mejor. Ali Bassem, de 37 años, tiene una tienda de implementos para el hogar que está llena de mercadería, no porque Israel haya levantado de pronto las limitaciones al tránsito de mercancías, sino porque en estos tiempos nadie compra este tipo de cosas.

«La gente gasta su dinero sólo en los alimentos más necesarios. Yo sólo tengo egresos y ningún ingreso», se queja Bassem. «Esta guerra me costó 15.000 dólares».

La maestra Rim Attala pasa junto al negocio, pero tampoco compra nada allí. «Esta fue la etapa más horrenda de mi vida», dice sobre las semanas en constante miedo por las bombas y granadas. Esta madre de cinco niños espera que la tregua de 72 horas se convierta en algo permanente. «Lo que vivimos hasta ahora es suficiente».

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

A pocos metros de distancia, coinciden los camiones que acondicionan la celda 7 con la maquinaria que extrae el material del tajo. (Foto: Katya

El precio que el Viceministerio de Paz pagaba por el alquiler de sus oficinas se multiplicó por ocho luego de adjudicar contrato

Durante su visita a San José, Ban Ki-moon aprovechó para participar en un breve recorrido en bicicleta por el costado este del Parque España.

Como hombre, jamás sabré que será que crezca un ser humano en mi vientre, ni mucho menos experimentaré "el famoso y angustiante dolor de

En 2011, la periodista italiana Constanza Miriano publicó un libro titulado Sposati e sii sottomessa. Pratica estrema per donne senza paura (Cásate y sé

La inversión en ciencia y tecnología en Costa Rica aún tiene como principal soporte el trabajo de las universidades públicas, según un informe del

Precio internacional bajó casi $10 por barrilLa Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) solicitó hoy una rebaja de ¢37 en el precio de la gasolina

Sería innecesario recordar esto si no fuera porque en los últimos años, en algún sector del medio historiográfico costarricense, se ha difundido un enfoque
Semanario Universidad