Sapientium octavo…

Con respecto a “Moratorias municipales y transgénicos” de Jorge Cabrera (La Nación, 3/ 10/2014), cabe aclarar algunos aspectos. Las municipalidades efectivamente tienen la obligación de regular actividades peligrosas para los habitantes. Sin embargo, se ha dicho que los cultivos genéticamente modificados (OGM), al no necesitar tantos agroquímicos, ahorran dinero, benefician el medio ambiente y aumentan […]

Con respecto a “Moratorias municipales y transgénicos” de Jorge Cabrera (La Nación, 3/

10/2014), cabe aclarar algunos aspectos.

Las municipalidades efectivamente tienen la obligación de regular actividades peligrosas

para los habitantes. Sin embargo, se ha dicho que los cultivos genéticamente modificados

(OGM), al no necesitar tantos agroquímicos, ahorran dinero, benefician el medio ambiente

y aumentan el rendimiento. No obstante, investigaciones demuestran que dañan naturaleza,

salud y agricultura. En los cultivos transgénicos, se presenta aumento de herbicidas, bajo

rendimiento y poca ganancia, según un estudio norteamericano (Gurian Sherman, 2009).
En Argentina, el glifosato enfermó a la gente, dañó mantos acuíferos y suelos, y

generó pérdida de biodiversidad. En Polonia, han prohibido la siembra de maíz con Bt

incorporado, por extinguir abejas y otros polinizadores (Polish Journal Environmental

Studies, 2008, Vol. 17).También, en Alemania los OGM han transferido bacterias y

levaduras a las abejas (Katz, Hans-Heinrich, 2000).

El interés económico no puede superar al ser humano y el ambiente; de otra parte, no

tiene sentido comparar, en legislación, cultivos de piña con transgénicos, como lo hizo

el Lic. Cabrera. La degradación generada por la siembra de piña no es comparable con la

liberación de OGM en el campo; la piña contamina el agua y los suelos por agroquímicos.

Los desechos generan plagas como la de la mosca Stomosys calcitrans, que afecta a la

actividad ganadera. Este cultivo podría manejarse de forma más sostenible.

Hay asuntos más importantes, no solo el tecnicismo de la ley, en el caso del maíz

transgénico; su polinización contaminará variedades ya existentes. Este no es un tema de

daño al ambiente por agroquímicos, como el de la piña; es una contaminación genética,

causada por un organismo alterado y no se tiene control sobre él. Liberado al ambiente,

hombre, animales, viento e insectos reparten el polen y es difícil impedir el cruce.

También está la propiedad intelectual y las patentes; si hay características del maíz

transgénico en parcelas aledañas, la compañía podría demandar al agricultor y cobrarle.

Este guarda las mejores semillas; si son transgénicas, no puede hacerlo, pues no son

viables. Hay monopolio sobre ellas, lo que repercute en una frágil seguridad alimentaria.

Las intenciones no son buenas: hay contaminación, pérdida de biodiversidad, comida poco

sana y degradación social.

La Ley de Biodiversidad es correcta y las municipalidades deben aplicar la moratoria

en estos casos, por estudios del impacto de los OGM sobre la salud y el ambiente.

Las compañías que los venden y promueven tienen que aportar la prueba de no ser

perjudiciales.

Aunque haya moratoria y no prohibición, el 90% de los cantones están ya libres de

transgénicos. Si una acción humana pone en peligro ambiente, salud y un tejido social

importante como el agrícola, debe regularse por el bien común.

Científicos de 82 países firmaron una petición para prohibir los OGM y evitar su liberación

en suelo, aire y agua: “Ellos impiden el cambio hacia una agricultura sostenible que

garantice la seguridad alimentaria y la salud (Gubin, 2014)”.

Según el Programa de Alimentos de la ONU, la cantidad de alimentos per cápita ha

aumentado en un 25%; sin embargo, mil millones pasan hambre. Un informe de la FAO

(2014) dice que hay alimento para satisfacer la demanda global, sin tomar en cuenta la

mejora que pudieran dar los OGM, hasta el 2030.

La Asociación Médica Británica (mayo, 1999) pidió moratoria indefinida al uso de OGM

esperando más investigaciones sobre alergias, resistencia a antibióticos y efectos del ADN

transgénico. Semillas, células madre y genes son descubrimientos; al no ser inventos, no

son patentables. Las técnicas actuales son incontrolables, impredecibles y no confiables.

La tecnología avanza más rápido que su normativa y hoy se tienen nuevos retos en materia

jurídica con respecto a OGM, ambiente y salud. Lo más recomendable es la prudencia.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Pese a los cuestionamientos de distintos sectores, el presidente Luis Guillermo Solís sostuvo en el cargo a su Ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez

Llegó desde San Salvador hasta Tres Ríos de La Unión cuando apenas era una niña de 10 años. De ahí, al Colegio Saint Claire

Un grupo de jóvenes indígenas Bri-bri se manifestaron ayer en la Fiscalía de Asuntos Indígenas para pedir la liberación del dirigente comunal Sergio Rojas,

Los nombres de varias especies vegetales proceden de lenguas africanas, como el kimbundu, el kikoro y el lingala (fotos con fines ilustrativos, tomada de

Ante las “inexactitudes transgénicas” con que Valdezet al. intentan fundamentar la ponencia de“Creación de una Comisión Institucional de Biotecnologíay Bioseguridad Agropecuaria” (VUS-14,goo.gl/JadNX5), me encuentro

El ex presidente Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002), volverá a los estrados judiciales luego de que los magistrados de la Sala Tercera dispusieran que la

El proyecto del Laboratorio Portátil permite a estudiantes de colegio utilizar equipo de laboratorio de alta tecnología, para analizar –por ejemplo− muestras de ADN.

La segunda vuelta comprometió las aspiraciones del equipo de la UCR, que podría llegar a la última fecha eliminada, dependiendo de los resultados en
Semanario Universidad