Tetrodotoxinas y raspaduras de calavera

Me refiero a una   investigación realizada hace  unos treinta años por el doctor en etnobotánica Wade Davis, graduado de la Universidad de Harvard, cuyos

Estimados lectores, estimadas lectoras: si el título de este artículo les ha llamado la atención por inusitado, se cumplió el objetivo que tuve al escogerlo: quería que ustedes se aprestaran a reflexionar conmigo sobre un tema  sorprendente, que se escapa entre los intersticios de la ciencia natural y la ciencia social.

Me refiero a una   investigación realizada hace  unos treinta años por el doctor en etnobotánica Wade Davis, graduado de la Universidad de Harvard, cuyos resultados fueron publicados principalmente en dos libros polémicos: La Serpiente y el Arcoíris  (The Serpent and the Rainbow, 1985) y Paso de Oscuridad (Passage of Darkness, 1988).

Esas obras contienen estudios rigurosos sobre vudú y zombis en Haití; la primera de las cuales me fue facilitada por John Hunt, un amigo de Trinidad y Tobago, a raíz de una conversación que sostuvimos sobre acontecimientos recientes en ese país.

El libro me causó una profunda impresión, porque creía que esos temas se referían a meras supersticiones y fantasías primitivas, sin bases racionales ni evidencias empíricas. Pero Wade Davis planteó una hipótesis opuesta, que generó serios cuestionamientos y gran polémica, como ha ocurrido con todos los descubrimientos importantes y teorías novedosas en ciencia.

Ese científico y popularizador de la ciencia, en antropología y biología, es original de Canadá y ha trabajado en conservación ambiental, como guarda forestal y explorador de plantas; ha preparado alrededor de 6.000 colecciones botánicas, producto de viajes a las Amazonas, los Andes, Perú, Borneo, Tíbet, el delta del Orinoco, el Ártico y África; ha escrito varios libros y numerosos artículos, ha preparado documentales y ha dirigido programas de televisión. Pero, su fama mundial se derivó de sus estudios sobre Haití,  cuyos principales aspectos resumo a continuación:

•  En 1974 comenzaron los contactos que lo llevarían –después de casi  diez años- a encargarse del llamado Proyecto Zombi, en los cuales participaron cuatro distinguidos  académicos, todos vinculados con la Universidad de Harvard; ellos fueron  Richard Shultes, David Merrick, Heinz Lehman y Nathan Kline.

•  Esos experimentados científicos tenían importantes dudas sobre la muerte. En el curso de  muchas observaciones y reflexiones llegaron a la conclusión de que los indicadores de muerte conocidos, con la sola excepción de la putrefacción, no eran definitivos.

• Entre varios casos, había uno especial: el de un haitiano de nombre Clairvius Narcisse,  sobre el cual había un certificado oficial de muerte y había sido enterrado, pero apareció con vida, se sabía dónde localizarlo y se encontraba en el estado llamado “zombi”. Entonces, los objetivos del proyecto eran: documentar ese y otros casos; verificar o desmentir su existencia; y, en caso de haber ocurrido, obtener la explicación correspondiente.

• Wade dedicó más de tres años al proyecto, incluyendo permanencias en Haití,  visitando numerosas comunidades y personas, incluyendo a Narcisse y otros en su estado. Averiguó lo siguiente: había personas que sabían cómo inducir un estado catatónico y eliminarlo; esto se lograba mediante una combinación de sustancias venenosas, restos de animales y seres humanos, que incluía  tetrodotoxinas y raspaduras de calavera; se enterraba la “víctima” y, después de un tiempo, se desenterraba; la hacían volver a la vida física, pero carente –en alguna medida- de memoria, voluntad y  conciencia (todo lo que se asocia con “alma”).

•  Se aplicaba ese tratamiento a personas que cometían graves infracciones de normas comunales, siguiendo rigurosos procedimientos y ritos, bajo supervisión de  autoridades designadas al efecto mediante procesos tradicionales. El “cuerpo”, que quedaba sin “alma”, se solía disponer para trabajos en la comunidad o propiedades de quienes habían sido perjudicadas por la infracción.

¿Podríamos  aprender algo de Haití?

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El 26 de marzo de 1950, el Deportivo Femenino Costa Rica, dividida su nómina en dos equipos: rojas y azules, se presentó por primera

El dictamen de la Sala Constitucional donde prohíbe las investigaciones en seres humanos en el país y creo que no solo en la CCSS,

El sustento de miles de familias de la Zona Sur que dependen del cultivo del frijol está en riesgo, pues desde mediados de febrero

La Planificación Urbana en el país, no ha cumplido con los propósitos de la Ley 4240, cual es de crear un modelo urbano equilibrado,

Un viaje a lo largo de la muerte, los sueños y la angustia es lo que propone Los Niños Muertos, una colección de microrrelatos

El ser humano se sensibiliza ante los miles de  millones de seres humanos que se mueren de hambre, por el simple hecho de carecer

La posibilidad de que en el futuro gobierno de Laura Chinchilla nazca un Ministerio de la Familia alertó a grupos de mujeres, que consideran

A un siglo del desastre que arrasó gran parte de la ciudad de Cartago, las creencias sobre las causas del sismo siguen predominando.  De
Semanario Universidad