Enviado de exjerarca del MOPT niega en comisión legislativa relación con dádivas por trocha

Manuel Abarca (izquierda) negó al diputado Manrique Oviedo (de anteojos) que hubiera cobrado comisiones para Francisco Jiménez. (Foto: Katya Alvarado)Al comparecer ante los diputados

Manuel Abarca (izquierda) negó al diputado Manrique Oviedo (de anteojos) que hubiera cobrado comisiones para Francisco Jiménez. (Foto: Katya Alvarado)

Al comparecer ante los diputados de la comisión de ingreso y gasto público, el ingeniero Manuel Abarca −hombre de confianza del exministro de Obras Públicas y Transportes (MOPT) Francisco Jiménez y presunto personaje clave entre las bambalinas de la llamada  trocha fronteriza−, se aferró a su versión de que desconocía de presuntas irregularidades e incluso contradijo al mismo Jiménez y a otros comparecientes, respecto al papel que jugó en el proyecto.

Abarca afirmó no haber tenido conocimiento de que se cobraran dádivas en el proyecto de la trocha (construcción de una vía de 154 km paralela al fronterizo río San Juan), y tachó como “totalmente falso” que él fuera el encargado de cobrar para Jiménez. Esto, ante preguntas del diputado Manrique Oviedo (Partido Acción Ciudadana) y Walter Céspedes  (Partido Unidad Social Cristiana).

También negó que hubiera participado dando órdenes sobre cuáles obras hacer en la trocha, o en la facturación de trabajos, como aseguraron en su oportunidad ante la comisión funcionarios y empresarios relacionados con dicha vía.

En su comparecencia ante los diputados, a fines del año pasado, el exministro Jiménez negó que Abarca fuera su representante en la trocha. Era asesor del despacho, dijo (ver recuadro “Declaraciones contradictorias”).

Abarca rechazó que fuera asesor de Jiménez y recordó que en diciembre del 2011 −siendo funcionario del Consejo Nacional de Concesiones (CNC) y gerente de la carretera San José-Caldera, concesionada a Autopistas del Sol− fue enviado por Jiménez a buscar fuentes de materiales (tajos) para el proyecto de la trocha. Era su única misión y le daba recomendaciones de manera verbal al ministro, sostuvo una y otras vez, aconsejado de previo por el abogado que lo acompañó durante el  interrogatorio a que lo sometieron Oviedo, Céspedes y Patricia Pérez (Movimiento Libertario), presidenta de la comisión.

No obstante, cuando le preguntaron solo supo mencionar tres tajos, mientras que Oviedo −conocedor de la zona− le mencionó casi una decena. Uno de los tres lugares mencionados −río Toro− Abarca lo ubicó en Tambor de Sarapiquí, y el diputado le corrigió, pues el material del río Toro para la trocha se extrajo en otro lugar: Pital de San Carlos.

Esa fue una de las inconsistencias anotadas por los legisladores. En otra, al preguntársele sobre el accidente de un vehículo cuando viajaba en la zona del proyecto, él dijo que el carro derrapó en una superficie de lastre, fue a dar a una zanja y sufrió daño en un costado, versión contraria a lo consignado en el parte del tránsito que le citó Oviedo, según el cual el auto cayó en un río y hubo pérdida total.

Llamó la atención que se trataba de un vehículo de CACISA-CANO,  empresa supervisora de la concesión San José-Caldera, asignado al CNC. Oviedo le preguntó si no sabía que es ilegal que un vehículo asignado a una concesión se utilice en otro proyecto.

Para la diputada Pérez, tras lo dicho por Abarca cabía preguntarse ¿qué hacía un funcionario del CNC en un proyecto del CONAVI, y si Jiménez no era su jefe directo, por qué le hacía caso? (ver recuadro “Que den la cara”).

 “Nadie le va a aceptar a usted que no conocía cómo se facturaba. Usted ha sido buen amigo de él (Jiménez); donde está Chico está usted; usted es de toda la confianza de Francisco y eso no se lo puede quitar nadie”, lo fustigó Céspedes en una más de las alusiones que han rondado en los interrogatorios,  acerca del presunto reparto de comisiones y regalos entre los encargados de la trocha.

ALGO MÁS

Para Manrique Oviedo, el encasillarse en una respuesta hace ver que Abarca hacía algo más de lo que reconoce haber hecho. “Dice que iba a dar a asesoría y eran criterios técnicos en el tema de los tajos, pero cuando le preguntamos puntualmente por esa labor ya no responde, o nos habla de tres tajos únicamente”, señaló.

“Es una opinión de ellos”, sostuvo Abarca cuando se le cuestionó su contradicción con anteriores comparecientes −entre ellos Manuel Serrano y Miguel Ramírez, director y supervisor de la trocha por parte de CONAVI−, y que  han señalado a Abarca como la persona que llegó a dar órdenes a la trocha y con el que surgieron conflictos por asuntos de facturación.

Los dos fueron denunciados por Jiménez en mayo pasado ante la Fiscalía General –horas antes de ser destituido el ministro por la presidenta Laura Chinchilla−, debido a la presunta recepción de dádivas de empresarios contratados para la trocha. Los dos son los únicos que guardan prisión preventiva, en el marco de la investigación penal iniciada a varios funcionarios del CONAVI y a empresarios, por presuntos hechos de corrupción en el proyecto.

A medio construir, la carretera ha costando alrededor de ¢24.000 millones, según datos del CONAVI y la Contraloría General de la República, que también realiza una investigación para sentar posibles responsabilidades administrativas y civiles.


Que den la cara

La diputada Patricia Pérez comentó que se pudo ver cómo Manuel Abarca en sus declaraciones “se distanció” del exministro Francisco Jiménez y de todo el mundo, igual que han llegado a hacer otros comparecientes. Cada quien “va por su parte”, lo que  favorece que la Fiscalía pueda hacer mejor la investigación, lo mismo que la Contraloría, acotó la legisladora.

De lo dicho por Abarca cabe preguntarse qué hacía un funcionario del CNC (Abarca) en un proyecto del CONAVI, y cómo es que Jiménez lo enviaba los viernes a la trocha si no era su jefe directo, y aun así le hacía caso.

El viernes es día de pago y uno piensa que es un día particular para viajar a la zona del proyecto. Finalmente dice que el trabajo que le encargaron era ver los tajos y el acarreo de material, pero con sus respuestas demostró que no conocía mucho de eso. Y cuando se le preguntó cuáles eran las recomendaciones verbales que daba al ministro, no aportó ninguna que fuera interesante para un ingeniero civil, cuestionó la diputada.

¿Dan pie esas declaraciones para que se tenga que llamar a nuevos comparecientes? No, porque el interés ahora es llamar a los actores políticos responsables de la trocha (que faltan de comparecer), y no seguir llamando a los que estuvieron directamente vinculados a la violación de las leyes, porque eso podría ensuciarle la cancha a la Fiscalía en su investigación, detalló Pérez.

Ellos tendrán que hacerle frente a la violación de la ley de administración pública y el precio es la cárcel, pero los actores políticos, “lo tengo claro, no van a ir a la cárcel, pero por lo menos que el precio sea la exposición, que den la cara y que la población sepa qué clase de decisiones toman y que cuando vayan a votar por lo menos sepan por quiénes están votando”,  reclamó la diputada.


Declaraciones contradictorias*

Manuel Abarca: La misión que yo tenía y lo que me pidió don Francisco fue única y exclusivamente ver fuentes de materiales (…); yo iba de vez en cuando al proyecto y le informaba a don Francisco en forma verbal en aspectos estrictamente técnicos, de fuentes de materiales.

Francisco Jiménez (exministro del MOPT): su tarea (de Abarca) fue asesorar al despacho y a la viceministra María Lorena López, conversaciones que teníamos fundamentalmente con la viceministra y con él, porque trabajaban conjuntamente.

María Lorena López (exviceministra del MOPT): En el caso de la trocha don Francisco le solicita a don Manuel que le vigile, le vea y le fiscalice. 

Carlos Acosta (exdirector ejecutivo del CONAVI):  A partir de este año (2012) prácticamente tomó el control del proyecto la señora viceministra de MOPT, a tal punto que en la reunión de seguimiento que hacía CACISA (empresa supervisora), semanalmente la hacía con la viceministra (…); en la reunión estaban algunos representantes de CACISA, la señora viceministra y Manuel Abarca.

Manuel Serrano (director del proyecto de la trocha): Él (Abarca) fue uno de los evaluadores de tantos que llegaron.

Se dieron situaciones de criterio (…); él nos decía que lo que él dijera (se hacía) porque él venía como representante del señor ministro. De hecho hubo unos problemas con una facturación.

*Fuente: actas de la comisión legislativa de ingreso y gasto público.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Los presidentes y representantes de México y Centroamérica se reunieron en San José la semana pasada, en la Cumbre Extraordinaria del SICA. (Foto: Javier

El biógrafo de Benedicto Spinoza, Cornelius (siglo XVII), dice sobre el filósofo:“Le gustaba observar, en las horas de descanso del trabajo científico,cómo se comportaba

La profesora de la Universidad de Costa Rica, Ana Guzmán, está fuera de peligro, luego de ser herida de bala el 28 de febrero

La inflación en Costa Rica durante los dos primeros meses del año alcanzó el 2,34%, según el informe revelado hoy por el Instituto Nacional

El otro. Si no hay Dios, no hay diablo. ¿Quién fue primero? Dios, Creador Universal y Cósmico, Huevo de Sí mismo, extensión de su

El conflicto que sostienen los choferes de carga pesada internacional de Costa Rica y las autoridades migratorias de Panamá, ya provocó pérdidas por $280

Rafael Correa revalidó en las urnas, el pasado 17 de febrero, su cargo como presidente de Ecuador por otros cuatro años, en unos comicios

De la oscuridad y la luz emanan los seres de “Vidrio de la tormenta”. (Foto: cortesía de Victoria Montero)Una tempestad sensorial es lo que
Semanario Universidad