Incertidumbre y contradicciones rodean situación de RECOPE

El posible cierre de la institución fue insinuado por Arias debido a que la Contraloría General de la República no refrendó un contrato suscrito

Incertidumbre. Esta es la palabra que mejor define la situación de la Refinadora Costarricense de Petróleo (RECOPE), cuyo eventual cierre fue anunciado por el Ministro de la Presidencia, Rodrigo Arias, pero ahora es rechazado por el presidente ejecutivo de la entidad, José León Desanti.

El posible cierre de la institución fue insinuado por Arias debido a que la Contraloría General de la República no refrendó un contrato suscrito en el marco de un Acuerdo Marco de Cooperación entre RECOPE y la compañía estatal china CNPC (China Nacional Petroleum Corporation) para constituir una empresa mixta (50% de China y 50% de Costa Rica) que permita al país ampliar la actual refinería en Moín (Limón) para refinar 60.000 barriles diarios.

Esta cifra implica 12.000 barriles más de lo que en promedio consume el país cada día (48.000 barriles diarios).
A finales de marzo, la Contraloría General de la República emitió un informe en el que frenó el acuerdo entre RECOPE y China para la ampliación y modernización de la Refinería, el cual asciende a más de $1.000 millones.

Según la Contraloría, el contrato con la petrolera china atenta contra el monopolio que tiene RECOPE por la Ley No. 7356 de agosto de 1993 para importar, refinar y distribuir combustibles.

Según un dictamen de 1999 de la Procuraduría General de la República la creación o participación por parte de RECOPE en cualquier sociedad comercial distinta a ella, implica la participación de esa sociedad en la administración del monopolio.
Con base en ese dictamen, la División de Contratación Administrativa de la Contraloría declaró inviable el acuerdo firmado el 28 de octubre y dijo que solamente si los diputados reforman la ley podría llevarse a cabo el contrato.
Tras conocer la decision de la Contraloría, luego del Consejo de Gobierno del pasado 1 de abril, el ministro Rodrigo Arias advirtió que, ante la desaprobación del contrato RECOPE, tendría que cerrar.

Estas palabras fueron recibidas con malos ojos por varios diputados en el Congreso, quienes interpretaron las declaraciones del ministro Arias como una forma de presión pues la decisión del cierre de una institución como RECOPE, sólo puede ser tomada por el Poder Legislativo.

Cabe destacar que las declaraciones de Rodrigo Arias se dan luego de que éste funcionario acudiera ante la Sala Constitucional a presentar un recurso contra la Contraloría, en el que cuestionó el procedimiento administrativo que le abrió esa entidad por los manejos de las consultorías donadas por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Luego de sus declaraciones tras el Consejo de Gobierno, Rodrigo Arias dijo a Radio Monumental el pasado 3 de abril que, en su criterio, “la presentación que se hizo a la Contraloría no fue lo suficientemente clara para explicar que esta asociación o esta empresa que se estaba creando con esta empresa china era para modernizar la Refinería” pero no afecta las tres áreas del monopolio (importación, refinación y distribución).

Por esa razón, el ministro aseguró que “tomamos un acuerdo del Consejo de Gobierno de pedir colaboración a la Procuraduría, a la Ministra de Justicia (Viviana Martín) para valorar todos los elementos legales y volverle a hacer una presentación al ente contralor”.

Esta situación se da en momentos en los que China ha anunciado su interés en el petróleo de otros países americanos como Cuba y Venezuela (Ver recuadro “Petróleo de Cuba llama la atención de China”).

¿Cierra o no cierra?

Tras conocer la posición de Rodrigo Arias, el presidente ejecutivo de RECOPE, José León Desanti, dijo a los medios de comunicación que insistirían en el proyecto ante la Contraloría”.

Aunque no desmintió exactamente el eventual cierre de la institución pública, Desanti dijo a los medios de comunicación que “lo que él (Arias) dijo es algo que yo también dije, tal vez no supimos explicarnos”.

Menos de dos semanas después, el pasado 13 de abril, Desanti publicó un artículo de opinión en el diario La Nación ante noticias “imprecisas e inexactas” que, según él, los medios de comunicación han publicado en torno al tema.
José León Desanti aseguró que “dichas noticias obedecen a una mala interpretación de las manifestaciones del Gobierno en torno al Proyecto de Modernización y Ampliación de la Refineria de Moín”.

El presidente ejecutivo aclaró que “no se está pensando precisamente en cerrar RECOPE, lo que hemos explicado es que, conforme vamos cerrando los espacios para acceder a diferentes tipos de crudo, que optimicen la actividad de refinación, la canasta se va limitando y se van encareciendo cada vez más los procesos hasta llegar a un punto en que no se alcance la rentabilidad necesaria para operarla”.

“No obstante, de ninguna manera hemos dicho, como se ha querido dar a entender, que, de no aprobar la Contraloría el acuerdo, ello significaría que el Gobierno cerraría la empresa”, insistió Desanti.
Según el presidente ejecutivo, sin el millonario aporte de capital por parte de China es difícil que la refinería de RECOPE siga operando dadas las exigencias actuales de la industria, por lo cual, de darse un cierre, sería de la Refinería, no de toda la institución, precisó.

¿Un negocio?

El diputado Óscar López, del Partido Accesibilidad sin Exclusión (PASE), dijo a UNIVERSIDAD que  las palabras del ministro Arias cuando anunció un eventual cierre de RECOPE fueron “manipuladoras” y, en su criterio, podría existir un negocio que se esconde detrás de este río revuelto.

Consultado sobre las declaraciones contradictorias en torno a un eventual cierre, López aseguró que “José León Desanti y Rodrigo Arias deberían ponerse de acuerdo para encontrar las mejores palabras con las que quieren seguir manipulando a la opinión pública”.

“Rodrigo Arias fue enfático en su intención de cerrar RECOPE si no se le entregaba a un consorcio chino. A mí en lo personal me preocupa mucho que los Arias estén entregando este país a los chinos”, aseguró el diputado.
López recordó que el Gobierno costarricense negoció con el de China la venta de $300 millones en bonos de deuda costarricense y que recientemente el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) adjudicó 950.000 líneas celulares de tercera generación a la empresa china Huawei Techonologies.

“Ahora esto (lo de RECOPE) me hace pensar que algún negocio chino se traen entre manos los hermanos Arias”, declaró el diputado, en alusión al Ministro de la Presidencia y al Presidente de la República, Óscar Arias.
López recordó que RECOPE genera ¢79.000 millones en utilidades anuales “o sea que es un gran negocio” y “por eso están haciendo todo para desprestigiar esa entidad ante la opinión pública, para que el pueblo mire con buenos ojos una eventual entrega de la institución  a una empresa china”.

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros Químicos y Afines (SITRAPEQUIA), Gilbert Brown, dijo que los asociados están de acuerdo con la empresa mixta entre RECOPE y China “porque resultó ser la más viable en cuanto a la factibilidad de financiamiento, no viola el monopolio de RECOPE y garantiza el abastecimiento a más largo plazo”.

“Vamos a apoyar las gestiones de RECOPE y el Poder Ejecutivo, para que la Contraloría General de la República refrende el contrato”, anunció Brown, quien detalló que la refinería es necesaria para satisfacer la demanda de productos terminados a precios más bajos de los del mercado internacional y generará empleo en la zona de Limón.


Petróleo de Cuba llama la atención de China

El cónsul de Cuba en Costa Rica, Antonio Pardo, confirmó a UNIVERSIDAD que la isla emprendió negociaciones con una empresa china para exploración petrolera junto a otras empresas transnacionales en Cuba.

“Hay varias cosas que estamos haciendo con los chinos, incluso perforaciones”, declaró Pardo.

Según informó recientemente la agencia de noticias France Presse (AFP), Cuba negocia con Rusia, China y Angola contratos petroleros en el Golfo de México, una posibilidad que La Habana mantiene abierta a las compañías estadounidenses con el fin de poner fin a la dependencia energética, que ahora tiene de Venezuela,
“La salida a las aguas profundas del sector cubano en el Golfo de México es una probabilidad real para el aumento de la producción de petróleo”, afirmó a la AFP el asesor del Ministerio de la Industria Básica, Manuel Marrero, tras anunciar que la estatal Cubapetróleo (Cupet) pacta con Rusia, China y Angola 23 bloques en esa zona.

Según las declaraciones del experto a la agencia noticiosa, Rusia estudia explorar 15 bloques, que abarcan 25.000 kilómetros cuadrados, lo que convertiría a Moscú en el principal socio de este negocio.

Los restantes ocho bloques se negocian con China National Petroleum Corporation y con la empresa estatal de petróleo de Angola (Sonangol).

Cuba dividió en el año 2000 su zona exclusiva en 59 bloques, 21 de los cuales están pactados en contrato de riesgo con Repsol, asociada con Hydro y OVL, en seis bloques; OVL sola en otros dos, Pdvsa, PetroVietnam y Petrona, en cuatro cada una y Petrobras en uno.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Jorge Torres,  subdirector de la DIS, manifestó en un oficio del 27 de marzo, que “se desconocen los parámetros utilizados anteriormente” para que esa

El posible cierre de la institución fue insinuado por Arias debido a que la Contraloría General de la República no refrendó un contrato suscrito

La investigación evaluó si los plaguicidas utilizados en banano y plátano afectan el desarrollo y la salud de los niños y los resultados mostraron

El avión de la economía latinoamericana despegó en los últimos años pero se quedó sin gasolina y ahora no se sabe si podrá planear

La crisis económica ha despertado a los movimientos sociales que se están organizando para tener un encuentro el próximo 18 de abril, con el

La agenda parece no cambiar, a pesar de que las tintas están ahora mucho más cargadas que las del escenario de 1994. Ya entonces

La vida del Teatro Popular Melico Salazar ha estado marcada por los desastres, el abandono, la reconstrucción y tres inauguraciones.  Pero ahora el tiempo

Como un “monumento narrativo épico” define el escultor Mario Parra el mural de 65 metros de largo y cuatro de alto que construyó en
Semanario Universidad