Partidos políticos rehúyen proponer impuestos “en paquete”

Las propuestas de cinco partidos políticos para la reactivación económica que necesita el país evitan del todo proponer algún tipo de “paquete de impuestos”,

Las propuestas de cinco partidos políticos para la reactivación económica que necesita el país evitan del todo proponer algún tipo de “paquete de impuestos”, pese a que algunos impulsarían reformas parciales, progresivas o, del todo, desechan la posibilidad de nuevos impuestos.

Este es uno de los puntos en el que los economistas del Partido Acción Ciudadana (PAC), Frente Amplio (FA), Partido Liberación Nacional (PLN) y Movimiento Libertario (ML) coinciden para sortear los obstáculos que tiene hoy la economía costarricense.

Aunque también es posible encontrar otras coincidencias generales en los planteamientos de estos partidos, como el apoyo al sector agropecuario y las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), existen profundas diferencias en los medios que se utilizarían para alcanzar estos objetivos.

UNIVERSIDAD consultó a asesores económicos de los mencionados partidos políticos sobre sus propuestas para mejorar el crecimiento económico, bajar el desempleo y atacar problemas como el déficit fiscal.

Por el PAC, respondió su candidato a vicepresidente Helio Fallas, mientras que por el ML también lo hizo su aspirante a la vicepresidencia Thelmo Vargas. El economista Leiner Vargas respondió por el PLN y el también economista Jonathan Acuña, por el Frente Amplio.

Se solicitó al PUSC y a su candidato, Rodolfo Piza, designar a alguno de sus asesores económicos para tratar estos temas, pero al cierre de esta edición no se recibió la propuesta de ninguna persona para realizar la entrevista.

 

ENCIMA DEL 5%

 

Un factor común, al tratar el tema económico en estos partidos políticos, se relaciona con la necesidad de tener niveles de crecimiento anuales por encima del 5%, meta que en el caso de ML es más alta y la han fijado en un 7%.

Para lograr crecimientos de este tipo, en momentos en que la economía nacional se acerca tímidamente al 4%, los partidos ponen su mirada en la reactivación de sectores de la “economía tradicional” que se han quedado relegados, como lo son la agricultura y la industria local. Aquí las estrategias son diversas, con algunas coincidencias.

Por el PAC, Helio Fallas asegura que la economía costarricense tiene “dos motores”: el sector externo al que están vinculadas las exportaciones, y el mercado interno que lucha con problemas de costos para producir, acceso al crédito y competitividad.

Si bien reconoce que el sector externo es importante para la economía, apuntó que sectores como los de alta tecnología no son “intensivos” en la generación de empleo, como sí lo son las Mipymes, que están más orientadas al mercado interno.

Para el PAC, el país debe apostar por una fuerte inversión en obras de infraestructura en sectores estratégicos, para lo cual se puede recurrir aún al “espacio” que tiene el fisco para endeudamiento, mientras se trata de resolver el tema fiscal.

Fallas cree que se debe mejorar el acceso al crédito para sectores productivos, con reformas al Sistema de Banca para el Desarrollo, además de impulsar una política en materia de seguridad alimentaria.

“Queremos que el país pueda decidir qué productos deberíamos producir y cuáles no. Que sea una política agrícola que vuelva la producción más eficiente. No queremos tampoco que haya “dumping social”, es decir comprar productos en otros países a cualquier precio sabiendo que se producen en lugares donde no se pagan salarios mínimos o se daña el medio ambiente”, afirmó Fallas.

Por su parte, Leiner Vargas, economista del PLN, explicó que su partido propone la creación de una Agencia Nacional Productiva y de Innovación, así como programas para promover el emprendimiento y la mejora de la banca para el desarrollo.

El PLN procuraría crear cuatro “polos de desarrollo” que sigan el modelo de la Zona Económica Especial de San Carlos, para replicarlas en Limón, Puntarenas y la Zona Sur, con énfasis en apoyo a las pequeñas empresas y a los productores agrícolas.

Vargas también mencionó un “intensivo programa de infraestructura”, cuya lista de obras se incluye en el programa de gobierno, que sería financiado con los préstamos internacionales que ya tiene el país, y otros mediante la figura de la concesión de obra pública.

“Vamos a apoyar a las regiones de menor desarrollo, apoyar a la agricultura, sobre todo en el tema de transferencia tecnológica. Hicimos muy buenas instituciones para el sector exportador pero desmantelamos el Ministerio de Agricultura. Hay que ayudar a los que no están bien para que suban”, indicó Vargas.

Mientras tanto, el Frente Amplio pondrá énfasis en las empresas autogestionadas, cooperativas, asociaciones de trabajadores y empresas comunitarias, sobre todo en lo que se refiere a mejorar las condiciones de acceso al crédito para este tipo emprendimientos.

Jonathan Acuña comentó que su Partido buscará un fortalecimiento del Banco Popular y la promoción de mayores encadenamientos productivos entre las empresas locales y extranjeras, pues se ha hecho evidente una “fractura” entre estos dos sectores.

El FA también apostaría por programas de capacitación y transferencia tecnológica para las Mipymes, con el fin de que adquieran la capacidad de exportar sus productos, así como por apoyo estatal para que estas pequeñas empresas puedan atender debidamente las garantías laborales para sus trabajadores, ya que considera que “nadie se beneficia” con el cierre de empresas que no pueden pagar, pero tampoco con las que operan en irrespeto a las leyes laborales.

“Importa la cantidad de empleo que se genere si es empleo de calidad. Lo que nos importa es que sea un empleo responsable, con la calidad suficiente para generar vidas dignas”, enfatizó Acuña.

Agregó que el FA también apostaría por un “agresivo” plan de inversiones en obra pública, que, en su mayoría, sería llevada a cabo por el Estado.

Entretanto, Thelmo Vargas, del Movimiento Libertario, piensa que se debe generar empleo en sectores que son intensivos en mano de obra, como es el caso del turismo y la construcción, “de manera que podamos acercarnos al ideal de que ningún costarricense esté sin trabajo”.

El ML considera que la mejor forma de reactivar la economía es “quitarle las amarras” administrativas a las empresas, así como mejorar su acceso al crédito y una mayor apertura de la economía costarricense en su vinculación con el resto del mundo.

“Si estimulamos la apertura para que el resto del mundo pueda comprar productos costarricenses, les podemos vender servicios; los jóvenes que manejan las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) van a tener gran salida, con posibilidad de buenos empleos”, afirmó Vargas.

El ML también apuesta por la mejora en la infraestructura del país mediante esquemas de concesión de obra pública, con el fin de que el costo se cargue directamente a los usuarios y no al fisco.

 

IMPUESTOS SIN PAQUETE

 

Uno de los obstáculos que deberá superar el próximo gobierno será el creciente déficit fiscal, que podría convertirse en la principal traba a la hora de emprender proyectos de inversión en obra pública.

Aquí los partidos consultados, salvo el Movimiento Libertario que no propondría nuevos impuestos, apuestan por reformas al esquema tributario, que se vayan aprobando “poco a poco” y no mediante un “paquete de impuestos” o “plan fiscal”.

Fallas, Vargas y Acuña reconocen que existe una enorme dificultad para aprobar cambios en materia tributaria cuando se pretende realizar en forma de “paquete”, ya que esto hace que las medidas que sí tienen consenso no lleguen a aprobarse por estar junto a otras que generan rechazo de algunos sectores.

Acuña comentó que el Frente Amplio pretende atacar el déficit fiscal aumentando la carga tributaria, para que alcance al menos el 18% del Producto Interno Bruto (PIB), pues asegura que otros países con índices de desarrollo similares a los de Costa Rica manejan una cifra como esa y no el 13% que tiene el país.

El FA buscará reformar el impuesto sobre la renta y convertir el impuesto de ventas en un impuesto al valor agregado, sin aumentar el porcentaje ni la base gravable pero sí manteniendo exentos los productos de la canasta básica y servicios como salud y educación.

“Queremos una reforma fiscal abiertamente discutida con los sectores sociales y productivos. Esta reforma tiene que ser al menos en dos terceras partes de impuestos progresivos. También proponemos la aplicación de la renta global y la renta mundial”, declaró Acuña.

Entre los impuestos que el FA propone está un aumento al 35% de las rentas generadas por grandes emprendimientos inmobiliarios, un 20% para remesas e intereses generados por títulos de valor que sean generados por los bancos comerciales, y una tasa del 0,05% aplicado sobre el intercambio de acciones, bonos, derivados financieros, operaciones en divisas y materias primas, entre otros.

Para el Frente Amplio, este aumento en los ingresos debe servir para mejorar la capacidad e inversión del Estado en la reactivación de la economía y el empleo, dejando el déficit en niveles del 1% o 2%.

El PLN también apunta al establecimiento del IVA, dejando por fuera la educación y la salud, así como la creación de un impuesto a las ganancias de capital y la aplicación de la renta global.

Leiner Vargas manifestó que también se tomarán medidas para mejorar la recaudación de los impuestos, mediante la creación de una Agencia Nacional Tributaria que ayudaría a profesionalizar y darle mayor eficiencia a la tarea de recoger los tributos.

El partido oficialista promovería revisar los gastos y transferencias del gobierno, apostaría a que el crecimiento económico −que se pretende alcanzar con otras medidas− ayude también a reducir el hueco fiscal.

Vargas estima manejable un déficit que se mantenga entre un 1% y 2%, y acota que las medidas en materia tributaria se deben tomar progresivamente y a largo plazo.

Similar criterio manejan Helio Fallas y el PAC, partido que pretende implementar en los dos primeros años de un eventual gobierno un “plan de emergencia fiscal” que buscaría la mejora en la recaudación, y una revisión en procura de mejorar la eficiencia del gasto público.

El PAC propone hacer una revisión exhaustiva de las exoneraciones y que estas queden consignadas en el Presupuesto Nacional, para una mayor transparencia.

Fallas hizo ver que también consideran necesario realizar reformas en el Impuesto sobre la Renta y convertir el Impuesto de Ventas en un IVA, pero esto no se presentaría en un solo paquete sino que buscarían la aprobación de cada medida por separado, para llevar el déficit a niveles del 2%.

Para estos tres partidos, presentar progresivamente las reformas y apostar por el crecimiento económico permitiría “atenuar” los efectos recesivos que señalan los economistas a la hora de aplicar nuevos impuestos.

El libertario Thelmo Vargas considera que el déficit fiscal se debe atacar “desde su origen”, limitando el crecimiento del gasto y eliminando instituciones que tienen duplicidad de funciones, así como trasladar a funcionarios “que están en áreas que no producen, a otras donde sí puedan producir”.

Asimismo, propicia incrementar el uso de sistemas de compra electrónicos para estimular la competencia entre los proveedores del Estado, así como recaudar mejor los impuestos existentes, especialmente entre los profesionales liberales que tienen una alta tasa de evasión.

“Otra medida debe hacer que la economía crezca; cuando crece, crecen los ingresos fiscales porque hay más utilidades. Si la economía decae se pierde esa posibilidad; hay que atender el déficit por su origen, que es el gasto”, advirtió.

Vargas tampoco considera que la meta deba ser eliminar el déficit del todo, pues a niveles de 1% o 2% lo ve manejable.

 

TIPO DE CAMBIO

 

El reclamo de sectores como el turismo y los exportadores, sobre el tipo de cambio que hace casi cinco años se mantiene en alrededor de los ¢500 por dólar, también sería atendido de manera distinta por los partidos consultados.

Thelmo Vargas aclaró que, para el Movimiento Libertario, el precio del dólar es “un precio más”, que debe mantenerse según las leyes de la oferta y la demanda, por lo que su partido no tocaría el tipo de cambio.

De acuerdo con Vargas, en un eventual gobierno del ML se daría una intervención “limpia” (anunciada de previo) y solo cuando existan variaciones abruptas del tipo de cambio, en periodos cortos que ameriten una estabilización.

“Por ahora, el mundo toma acciones. Estados Unidos va a dejar de inyectar dinero y eso va a subir el tipo cambio. Pero, ahora que está a menos de ¢500, el país no puede regalar ¢50 a estos sectores; tienen que aguantar el aguacero. No puede haber subsidio ni nada por el estilo”, advirtió el economista.

Leiner Vargas indicó que, en el caso del PLN, no se plantea cambiar el sistema de bandas que rige actualmente, pero sí buscaría un manejo cambiario “más acorde con el balance productivo” y con un efecto más neutro sobre las exportaciones.

“No creemos que esa política deba mantenerse tal cual, por lo que no creemos en la liberalización cambiaria total, ni creemos que el tipo de cambio deba flotar en una banda tan ancha como la que tenemos hoy”, aseveró.

Este economista considera que las actuales bandas cambiarias deberían “estrecharse” para mantenerlas entre los ¢700 y ¢550, al tiempo que aclaró que la inflación no puede convertirse en el principal objetivo de la política del Banco Central.

Helio Fallas expuso que el PAC también mantendría las bandas cambiarias, pero dándoles un manejo que aleje el tipo de cambio de los ¢500, dado que existe un desbalance cercano al 30% entre el actual precio del dólar y su valor real.

“Como concebimos la política monetaria y crediticia, ajustada a los objetivos de crecimiento y empleo −aunque aquí se ha hecho énfasis en la parte de precios−, nosotros buscaríamos un equilibro entre precios y crecimiento, pues no nos parece que haya una tasa de desempleo tan alta para mantener la inflación baja”, puntualizó.

Para el Frente Amplio, se debe mantener el sistema actual de las bandas cambiarias con la posibilidad de ajustarlas según se requiera, aunque Acuña espera que el precio del dólar aumente en los próximos meses con el aumento de las tasas de interés en el exterior.

“Es posible que tengamos depreciación del colón en los próximos meses, que se separe un poco de la banda. Hay que evitar las fluctuaciones extremas. El resto de fluctuaciones son generadas por el mercado”, añadió Acuña.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

(Foto: David Bolaños)Encarando la recta final de una elección marcada por la figura de un electorado indeciso, luego de atravesar una semana en la

Verónica Aragón vive en esta vivienda desde hace más de un año, pues también fue víctima en varias ocasiones de la destrucción de su

Mapy y la monja que vuelaA partir de las memorias de Mapy, una niña que asiste a su primer año de una escuela primaria

Las propuestas de cinco partidos políticos para la reactivación económica que necesita el país evitan del todo proponer algún tipo de “paquete de impuestos”,

Otto Guevara, José María Villalta, Luis Guillermo Solís y Rodolfo Piza firmaron un compromiso con Transparencia Internacional para combatir la corrupción. (Foto: Javier Córdoba)La

El despliegue del proceso electoral costarricense que culminará en febrero ha presentado novedades respecto de los que han marcado la transición entre siglos. Asimismo,

Los “muchachos” -por aquello de los Chicago Boys- del equipo económico de don Otto Guevara, reclaman por medio de un artículo firmado por Thelmo

El montaje “Línea infinita”, de Proyectos Marenkos, fue uno de los seleccionados por Iberescena 2012. (Foto: Proartes)Una nutrida y gran diversidad de propuestas artísticas
Semanario Universidad