Román Macaya: “El PAC ha hecho una oposición débil”

La primera de ellas correspondió a Román Macaya, empresario y bioquímico de 42 años quien se dio a conocer por su posición en contra

A partir de esta edición y hasta antes del cierre de afiliaciones para la convención del Partido Acción Ciudadana (PAC), UNIVERSIDAD ofrecerá una serie de entrevistas con las cuatro personas que aspiran a la candidatura presidencial en esta agrupación.

La primera de ellas correspondió a Román Macaya, empresario y bioquímico de 42 años quien se dio a conocer por su posición en contra del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, sobre todo en materia de propiedad intelectual.

En la siguiente conversación, Macaya se definió como una persona pragmática y aseguró que este modo de actuar es el que lo diferencia de los demás aspirantes del PAC.

¿Por qué postularse como precandidato del PAC?

-Decidí incursionar en la vida política porque veo un país en una situación muy compleja, que enfrenta una crisis económica que está desembocando en una crisis social. Hay una polarización en la sociedad y un enorme deseo de conciliar por parte de ambos lados de esta división.  Pienso que puedo ejercer un papel en eso. Tenemos un gobierno que ha demostrado ser ineficaz e incompetente y ha sido acusado de actos de corrupción; también vemos cómo las instituciones tienen superávit de fondos y no los ejecutan.

Cuando se habló de la precandidatura de Epsy Campbell se abrió la opción de una convención en el PAC . ¿Se hubiese postulado usted aunque ella no lo hubiera hecho?

– Mi postulación no tuvo nada que ver con la de Epsy. Creo que el país va por mal camino con un gobierno que no hace el más mínimo esfuerzo por conciliar. Este es el momento de jugar un papel clave para que gente nueva cambie los partidos, y también la forma de hacer política.

¿Cuáles son las diferencias que le impiden acompañar en una candidatura a otras figuras del PAC? ¿Por qué tomar un camino propio?

– Es un tema más de enfoque, no es tanto de la visión final de país, de cuáles son las acciones para llegar a ese fin. Tengo un enfoque práctico, de realizar acciones. Por ejemplo en el manejo de campañas estoy en contra de que se limite la deuda política, porque no es gastar por gastar, es que simplemente si el país está mal, y realmente hay que pegar un golpe de timón, entonces hay que gobernar, y ganar las elecciones del 2010. Si usar más la deuda política va a hacer esa diferencia, pues bueno, hay que hacerlo, porque el costo de cuatro años más de lo mismo, es demasiado alto comparado a un gasto mayor en la deuda política, que es algo transparente y legítimo.
También estoy de acuerdo en que hay que negociar. En el PAC hay  un rechazo a la negociación con otros partidos políticos, con otros sectores de la sociedad, para lograr acuerdos y acciones que lleven a beneficiar a la sociedad.

¿Cuáles son los ejes de la propuesta de Román Macaya al país?

-Uno es el tema económico, acerca de cómo paliar esta crisis. También el tema de la seguridad ciudadana que es parte de esa crisis, es un síntoma, pero eso por sí solo ya es un problema.
La educación hay que fortalecerla, es un movilizador social, pues está más que demostrado que la mejor inversión que hace un país es en educación y eso debe abarcar la primaria, la secundaria y la universitaria.
Este gobierno ha tomado algunas medidas positivas, como el programa Avancemos, que ha reducido la deserción colegial, pero hay que potenciarlo y asegurarse de que los dineros no se usan para fines políticos, sino que lleguen realmente a la gente que los requiere. Ha tenido inconsistencias, como mantener a la gente en el colegio, pero luego proponen cortar los fondos a las universidades públicas. 
También está el fomento a la agricultura nacional como un “seguro” alimentario y como una manera de paliar la crisis. La idea no es que vamos a producir todo lo que comemos, pero sí que comamos todo lo que producimos.
Debemos fortalecer la Caja del Seguro Social y su modelo de acceso universal, es un modelo de lujo que hay que fortalecer, y eso se debe hacer mediante la recentralización de muchos servicios que ahora son privados y que se descentralizaron.
La ciencia y la tecnología es otro eje, yo soy científico y quiero que el fomento de la investigación y el desarrollo sea uno de los fuertes para impulsar la innovación en el nivel nacional.

¿Cómo analiza el papel del PAC como oposición durante este gobierno?

– Me parece que la oposición ha sido débil. Un partido con la mayor cantidad de diputados en la oposición debe hacerse sentir y obligar al Poder Ejecutivo a que no lo pueda ignorar, como ha pasado en los últimos tres años.
Cuando uno ve que no se han aprobar leyes que empezaron con la fracción, o que no se han podido frenar leyes que se querían detener, entonces algo hay que revisar y cambiar en ese esquema.
Es necesario tener dos líneas que no sean necesariamente divergentes. Una es la firme oposición desde los ideales en que se cree, y la otra es estar siempre abierto a la negociación.

En la Asamblea Legislativa anterior el PAC perdió varios diputados, en esta perdió una diputada. ¿A que se debe esto?

– Me parece que por un lado está el Código de Ética que se firma, y eso ha sido el punto de rompimiento de esas relaciones, y creo que ese tipo de excesiva firmeza en un código de comportamiento, no de ética, hay que revisarlo.
Hay que llegar a gobernar con ética, pero también hay que incidir en resolver los problemas nacionales. Si en esa acción se requiere usar un carro para hacer una gira y observar un problema de primera mano, yo no lo veo como una falta de ética. Eso no justifica el despilfarro, siempre hay que ser eficientes y actuar, porque la ética por sí sola  no soluciona ningún problema.

¿Que será del Tratado de Libre Comercio (TLC) en un eventual gobierno de Román Macaya?

– Cuando estamos en ese gran debate del TLC nosotros teníamos al Iniciativa de la Cuenca del Caribe (ICC) en vigencia y sin plazo de vencimiento, eso nos daba acceso casi total al mercado de Estados Unidos, casi el mismo acceso que hoy tenemos con el TLC. Hoy existe la posibilidad de mejorar el TLC, mediante una renegociación vía el protocolo de enmienda. Si eso es viable nosotros la seguiremos, impulsaremos esas mejoras; pero no será con el riesgo de perder el TLC pues no nos van a devolver la ICC y ahora hay muchos sectores que están guindados del TLC, que antes dependían de la ICC.

Después de la lucha del TLC muchos sectores hablaron de una coalición electoral. ¿Usted qué piensa de esta posibilidad?

– Tenemos que dejar que las aguas corran para que se consoliden los líderes de todos los partidos y luego ver qué opciones existen de acercamiento a diferentes grupos, debe haber apertura al diálogo y se tienen que compartir visiones de cómo gobernar. Este no es el momento de discutirlo.

¿Hay una tendencia en el continente a elegir gobiernos progresistas o de izquierda. ¿Calzaría el PAC y Román Macaya en ese perfil?
– Yo soy un costarricense que quiere lo mejor para el país, dicho eso no me caracterizo por ser ni de izquierda ni de derecha.
Tendría que gobernar con ambas manos, e implementar lo que considero mejor para el país. Costa Rica nunca se ha ido por las “modas” de lo que le rodea, se ha ido por lo que le conviene y tenemos que volver a esa filosofía. La población costarricense puede estar tranquila en que el modelo de país planteado es el tradicional costarricense en el que hay un balance en el aspecto social, económico y político.

¿Cómo analiza el Plan Escudo?
– Tiene aspectos positivos, pero deja a varios sectores fuera de esos beneficios. Beneficia a unos más que a otros. Por ejemplo, se está pidiendo una gran cantidad de dinero para invertir en infraestructura, en carreteras, puentes; uno de los fines es la creación de mano de obra, y ésta es principalmente masculina por la naturaleza de los proyectos. Entonces le falta un enfoque de género para abarcar el empleo femenino. Muchas mujeres cuidan a los hijos o a los adultos mayores en la casa, y si son solteras van a tener más dificultad para incursionar en el mercado laboral sin guarderías públicas para niños o ancianos. Por ello el Estado debe ofrecer servicios que permitan potenciar a la mujer en el mercado laboral.

El Ministro de Comercio Exterior ha dicho que usted se opone a las leyes de propiedad intelectual porque es de un sector interesado y que esto es incompatible con la precandidatura.

– Presenté un recurso porque es una barbaridad lo que hace este gobierno. Primero dijeron que eran 12 leyes, luego 13 y ahora vamos por la 14. Ya implementado el TLC se quiere cambiar el fondo del TLC para llevarlo mucho más lejos, siempre a favor de las multinacionales, en contra de los agricultores y las empresas nacionales.
Vengo de un sector productor de agroquímicos y nosotros defendemos las definiciones que nos vendieron en el TLC, defendemos que eso se mantenga.

¿Es esto el inicio de una carrera política para Ud?

– Vamos con todo a ganar la convención, si eso no sucede, ya cruzaremos ese puente; pero de momento todo está enfocado en ganar la elección.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La investigación evaluó si los plaguicidas utilizados en banano y plátano afectan el desarrollo y la salud de los niños y los resultados mostraron

El posible cierre de la institución fue insinuado por Arias debido a que la Contraloría General de la República no refrendó un contrato suscrito

Al igual que ella, decenas de personas se encuentran en la misma situación y a la espera de que el Gobierno les concrete una

La empresa privada, uno de los pilares del capitalismo, depende mucho de dicha herramienta para modificar y adaptar sus estrategias a los cambios constantes

Y he tardado tanto, porque el señor Arias basó sus argumentaciones en la existencia del “Acuerdo Parlamentario No. 39 de marzo de 1991”, y

Jorge Torres,  subdirector de la DIS, manifestó en un oficio del 27 de marzo, que “se desconocen los parámetros utilizados anteriormente” para que esa

Dos proyectos de la Universidad de Costa Rica (UCR) ganaron el primer concurso “Programa Universidad-Empresa para el Desarrollo Sostenible, PUEDES”. Se trata del proyecto

La agenda parece no cambiar, a pesar de que las tintas están ahora mucho más cargadas que las del escenario de 1994. Ya entonces
Semanario Universidad