Una contraposición de las historias expuestas ante el Congreso. El caso Soley: dos versiones, tres semanas y ¿una historia?

El exviceministro Daniel Soley compareció ante los diputados de la Comisión de Control del Ingreso y Gasto Público. (Foto: Katya Alvarado).Tras las comparecencias legislativas,

El exviceministro Daniel Soley compareció ante los diputados de la Comisión de Control del Ingreso y Gasto Público. (Foto: Katya Alvarado).

Tras las comparecencias legislativas, el primer escándalo político del 2015 se esconde entre sus protagonistas.

Hasta aquí estamos seguros: la tarde del martes 6 de enero, la Procuradora General de la República, Ana Lorena Brenes, se reunió con el entonces viceministro de la Presidencia, Daniel Soley, primero en la oficina de ella y luego en una cafetería en Los Yoses.

Allí tomaron café y hablaron. A partir de aquí, la historia depende de la versión.

Tras conversar, regresaron a la Procuraduría y cada quien tomó por su lado. Una semana después, La Nación publicó que durante esa charla, Soley le ofreció a Brenes que dejara su puesto a cambio de una embajada.

En la quincena siguiente renunció el viceministro, perdió su puesto la embajadora designada en Bolivia y Soley, Brenes y el ministro Melvin Jiménez tuvieron que comparecer ante una comisión legislativa, donde también hubo una moción (finalmente desechada) para citar a comparecer al Presidente Solís.

Sin embargo, es complicado determinar qué pasó realmente entre la Procuraduría y Casa Presidencial. A partir de las comparecencias ante los diputados y piezas que aparecieron en otros medios de comunicación se va armando una historia con dos versiones: la del exviceministro Soley y la de la Procuradora Brenes, ambos bajo juramento.

El café.

Pasadas las 3 p. m. del martes 6 de enero, Daniel Soley informó al ministro Jiménez que iría a visitar a la Procuradora General de la República con intención de «estrechar lazos» entre las instituciones.

La Procuradora Brenes recibió una llamada del viceministro y acordaron encontrarse en la Procuraduría. Ella incluso manda a comprar repostería y un café.

Tanto Soley como Brenes coinciden en que conversaron sobre el tema de la elección del nuevo Procurador de la Ética, pero sus historias difieren. (Vea versiones)

Tras conversar de la Procuraduría de la Ética y de la familia de ambos, terminaron el café en la oficina de Brenes y decidieron trasladarse a la cafetería Giacomín, en Los Yoses, para seguir conversando. Dice Soley que era un ambiente más distendido.

En cierto momento, llegaron a comentar sobre el futuro de ambos. Daniel Soley asegura que la Procuradora le comentó que ella no quería someterse de nuevo a un proceso de aprobación legislativa, que ambos habían experimentado (ella en 2004 y 2010; él en 2005). Ella no comentó eso en su comparecencia.

Finalmente, arribaron al tema de qué haría ella cuando dejara su puesto, aunque cada uno asegura que por caminos diferentes. (Vea versiones)

Según la Procuradora, Soley le comentó sobre la posibilidad de salir del país  y le dijo: “En este momento hay embajadas que no se han nombrado. Por ejemplo Noruega o Suiza (…) Pero hay una que sí te va a gustar: Italia”. Luego le ofreció también el puesto en Panamá y Dominicana, además de un espacio en alguna Junta Directiva, aseguró Brenes.

El exviceministro, por su parte, mantiene que nunca ofreció ningún puesto a la Procuradora. “Yo no le ofrecía una embajada. Uno, porque no me compete. Dos, no tengo la autoridad. Tres, no es mi forma”, dijo ante la Comisión.

Luego de la declaración introductoria que cada uno hizo ante la Comisión de Control del Ingreso y Gasto Público, cada uno fue cuestionado por los diputados. Esta parte –la conversación sobre las embajadas– fue la que recibió mayor atención por parte de los congresistas cuando los interpelaron a ambos.

Ante una pregunta del libertario Otto Guevara (“¿Le pidió el exviceministro que renunciara para tomar uno de esos puestos?”), la Procuradora Brenes dijo que así fue, pero confirmó que solo le consta que fuera Soley quien le ofreciera el puesto, no otros funcionarios.

Luego de la conversación en Giacomín, Soley y Brenes regresaron a la Procuraduría junto con el conductor de Presidencia –se despidieron con un “nos hablamos”, aseguró él– y cada quien tomó por su lado.

Una vez en Casa Presidencial, Soley reportó al ministro Melvin Jiménez que la conversación había ido bien y que tenían un buen ambiente para mejorar los lazos con la Procuraduría. «Me dijo que hablaron de muchos temas y no me dio detalles», dijo Melvin Jiménez ante los diputados.

Brenes asegura haber tenido otra reacción. Se fue confundida a casa, según contó, y durante la noche empezó a procesar lo sucedido.

«La conversación me sorprende. ¿Que pasó? ¿Me pidieron la renuncia?», dijo la Procuradora en la comparecencia. «Mi decisión cuando proceso lo que pasó es: no voy a aceptar nada», de acuerdo con ella, para defender la institucionalidad de la Procuraduría.

El día siguiente, ocho minutos antes de las 8 a. m., la Procuradora Adjunta, Magda Rojas, recibió un breve correo electrónico de Brenes: “Buenos días. Por una cuestión personal necesito tomar el día de hoy de vacaciones. Como no estoy en la oficina no podría pedirlo por el sistema. Saludos”.

En Casa Presidencial.

Durante los próximos seis días, la conversación pareció ser otra de muchas entre funcionarios públicos. Ana Lorena Brenes le contó del tema a familiares y amigos, tanto ella como Soley retomaron las funciones propias de su cargo y en algún momento antes del lunes 12 de enero, un reportero de La Nación se entera de la conversación.

Ese lunes regresó el presidente Luis Guillermo Solís a Casa Presidencial y la Procuradora le solicitó una audiencia de urgencia. Ella llegó por la tarde al despacho presidencial y, cerca de las 3 p. m., Daniel Soley concedió una entrevista a un reportero de La Nación.

En la conversación con el Presidente, Brenes le explicó que durante la charla con Soley este le había ofrecido un puesto como embajadora y solicitó su intercesión.

«Aún sin que terminara de hablar, el Presidente me aseguró que él no sabía nada y no había dado ninguna orden», explicó Procuradora a la Comisión.

Al mismo tiempo, el entonces viceministro hablaba con el reportero. A partir de esa entrevista salió la primera publicación sobre el #casoSoley.

“En ese momento el periodista me preguntó. Éramos dos personas en la conversación (él y Brenes) y si yo no lo comenté, lo comentó ella”, dijo ante los diputados el exviceministro.

En su comparecencia ante los diputados, el ministro Melvin Jiménez sostuvo que esa entrevista era la prueba de que Soley no había solicito a la Procuradora que dejara su cargo.

«En esa entrevista (con La Nación) don Daniel negó una y otra vez que hubiera pedido la renuncia a la Procuradora», dijo Melvin Jiménez a la Comisión. Aunque Soley sí asegura esto en el texto de la entrevista transcrita, nunca descartó haber mencionado las embajadas.

  

LA PROCURADURÍA DE LA ÉTICA

Ana Lorena Brenes asegura que Soley explícitamente pidió evitar nombrar a incómodo procurador de la ética.

«Él me indica que si podemos hablar del nombramiento del Procurador de la Ética. Me hace la indicación que no se quiere que se nombre a un Procurador de la Procuraduría que resulta muy incómodo. Yo le digo que procede hacer un ascenso».

Daniel Soley asegura que preguntó por el procedimiento y luego siguieron  otros temas.

«Le pregunté que si dentro del procedimiento legal existente si ella visualizaba a corto o mediano plazo el concurso, que es un concurso abierto. Me dice: ‘no, estoy pensando en un ascenso’. «.

CONVERSACIÓN SOBRE EMBAJADAS

Ana Lorena Brenes asegura que Soley fue quien sacó el tema de las embajadas y le ofreció puestos fuera del país.

«(Le dijo Daniel): ‘Mirá, estaba pensando con la carrera que vos has tenido hay embajadas que no te han nombrado. Una opción es que podés tener es salir a una embajada’. (…) Yo le dije: ‘¿Qué pasa si no me voy?’ y él me dijo: ‘De mi parte, nada’.».

Daniel Soley dice que la Procuradora dijo querer «irse afuera» y él le comentó sobre su experiencia personal fuera del país.

«Ella me dice: ‘ahí yo no vuelvo (a plaza de procuradora). Yo me iría afuera’. Entonces le pregunto en un ámbito coloquial: ‘¿en el servicio exterior o consultorías?’ (…) Me dice: ‘yo no hablo inglés’ y es cuando uno comparte la experiencia».

Respecto a la fábula, si fue el periódico que inventó la fábula, ¿por qué no pidió derecho de respuesta?«

MAUREEN CLARKE,

DIPUTADA DEL PLN, A DANIEL SOLEY

¿Qué tiene que hacer un funcionario público cuando le hacen ofertas que faltan a la ética? ¿Ir al presidente?«

GONZALO RAMÍREZ,

DIPUTADA DEL RC, A ANA L. BRENES

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

¿Cuál es su opinión acerca del sistema de incentivos a la productividad que aplican el BCR, BNCR y el Banco Popular? -Es una situación

El “retiro” o encuentro privado que iban a sostener los presidentes y delegados que asistieron a la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos

En la tradición marxista, repudiamos los métodos terroristas, las acciones aventureras y ultraizquierdistas, pues se convierten objetivamente en provocaciones, que tienden a confundir y

Informe de la Contraloría revela que BCR infló monto de pagos incluyendo utilidades de sus subsidiarias.Gerentes generales de tres bancos públicos cobran salarios de

Plantillas como esta en Arc GIS Online permiten mostrar textos, fotografías y videos en la web junto a un mapa interactivo y navegable.El sistema

Sólo un 30% de los cánceres son posibles de tratar eficazmente, o sea, una de cada tres personas. Sólo una de cada tres es

FOTO: Los cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), iniciaron la mañana del martes la etapa de diálogo político, con la

En las últimas décadas, hemos sido espectadores de grandes movimientos en pro de los Derechos Humanos, acciones traídas a nosotros a través de los
Semanario Universidad