La vigencia del regreso

Es posible que, hoy, alguien considere una carta como una genuina antigualla, un verdadero anacronismo.  Nada sería más falso, pues donde late lo humano,

Es posible que, hoy, alguien considere una carta como una genuina antigualla, un verdadero anacronismo.  Nada sería más falso, pues donde late lo humano, se palpa la urgencia de la comunicación.  Ello se revela en el libro de Adriano de San Martín, intitulado Cartas.  Pero, ¿cuál es el sentido de las cartas de Adriano?

A primera vista, se trata de visibles homenajes, tanto literarios como del círculo más cercano del autor.  Por un lado, están José Coronel Urtecho, César Vallejo, Federico García Lorca, Jorge Luis Borges, todos ellos parte de esa gran tradición literaria iberoamericana que se cimentó en el siglo pasado.  Por otro lado, figuran la madre, la esposa, el hijo, la hija, como parte de un mundo íntimo unido por los lazos de familia.  Hay un poema, el último, que está dedicado a los indígenas de nuestro continente, como una forma de desagravio, que busca resaltar la continuidad del regreso a nuestra propia identidad.

Se trata más que de epístolas de sentidos poemas, la mayor parte de las veces con un destinatario que podemos identificar, donde el anhelo es el mismo: comunicar las vibraciones de los tambores y los atabales, nacer con la primera palabra dicha en la búsqueda del nombre exacto, de la emoción primigenia que, probablemente, el lenguaje nunca podrá expresar.

El primer poema se intitula “Canto por la Madre”.  Su primer verso lo dice casi todo: “Cae la lluvia tras la ventana del recuerdo”, para más adelante decir: “Porque el poema es la lluvia Mamá/y se escribe con el coraje del enigma y la exactitud del gesto”.  El poeta asume el paisaje, cuando era selvático, del cantón de San Carlos y su visión del tiempo corresponde a la de la circularidad.  No extraña, entonces, que los versos finales de este poema aludan a una noción del tiempo que gira sobre la imagen del regreso: “Y como peregrinos andariegos y lluviosos/también regresaremos”.

El regreso es un destino, un volver a saciarse en las sendas ya caminadas que, sin embargo, vistas desde el momento actual, son diferentes y diversas.  Los años han seguido su ruta inescrutable, pero el poeta se siente en compañía de otros que plantearon su alianza con la tierra, con el paisaje que vio desde niño.  No es mi interés hacer una disección de todos los poemas del libro.  Expreso mi opinión a partir de palabras significativas.  En ese sentido, me interesa extenderme en ese notable poema río que se llama “El tigre está en tus ojos”, dedicado a don José Coronel Urtecho.

Integrado por doce secciones, al finalizar la sétima parte, en su larga plática con el poeta nicaragüense, Adriano atestigua: “Pero la muerte no interrumpe nada”, para más tarde decir, en la décima sección: “…todo tiene fin/pero no tienen fin/las cosas del corazón”.  Esa dimensión asumida del corazón, con sus múltiples significaciones en nuestra lengua, no conoce término ni final.  He aquí una de las claves para comprender los poemas agrupados en Cartas.  Eso hace posible el regreso, mantener en nuestra sensibilidad e inteligencia el vasto curso de las emociones y de los afectos, aun cuando el paisaje, la naturaleza, ya no existan o hayan cambiado.

Sin embargo, al escribir esto, soy consciente de que señalo uno de los posibles caminos para acceder a la poesía de Cartas.  Aliada a la riqueza metafórica, Adriano mantiene una postura ante los sucesos contemporáneos.  Sólo así se comprende que escriba: “El mundo/hay que saberlo/es piedra rodante y destello dividido/sobre algo más que la simple apuesta del Gran Casino”.  La apariencia se observa desde el interior de una sociedad enajenada y delirante, donde solo cuenta lo que se transa, lo que se comercia.  Por eso, el poeta anota: “Ellos marcan la cancha y cobran la entrada/nosotros hacemos que jugamos con el balón del delirio”.  No hay falacia más ignominiosa que la de “imaginarnos ganadores”, como apunta Adriano, cuando solo somos marionetas en un sistema de acumulación despiadado y excluyente.

La poesía de Adriano de San Martín tiene un claro destinatario: nosotros mismos.  Adopta el tiempo circular porque en ella es posible encontrar las cosas del corazón, la renovación que supone todo regreso, el desenmascaramiento de la nada colectiva a la que nos conduce la preeminencia de lo aparente y la transacción.  He allí su valor.  He allí su vigencia.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Siete pequeños metates de cerámica con cabeza de jaguar adornan ahora la vitrina de Puerto Padre, un filme escrito y dirigido por el costarricense

El candidato presidencial del Partido Unidad Social Cristiana, Rodolfo Piza (al centro), escogió a la exministra de Justicia Patricia Vega

Desde que hace muchos siglos un pastor nómada del Medio Oriente diera con los efectos del café es probable que se estableció una peculiar

Elecciones federativas, dónde y cómo votar.Los cuatro partidos candidatos al directorio de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) respondieron

Estos corazones caminan a diario por las calles del mundo, pero muy por dentro deambulan en el limbo del amor insatisfecho. Tienen la mirada

Panamá-- La Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno pasará de ser anual a bienal, a partir de la edición del encuentro

Carlos Collado en la Facultad de Anatomía de la Universidad de Bolonia. (Foto: cortesía de la familia Collado)El día en que murió el doctor

Renovación Costarricense reclamó ¢808 millones y solo pudo demostrar gastos por ¢31 millones. Libertarios reclamaron ¢3.922 millones y les rechazaron ¢1.248 millones.Si los partidos
Semanario Universidad