Centro de Investigación en Nutrición Animal

CINA aplica sistema que reutiliza el agua en su laboratorio

El proyecto ahorra 2.100 litros diarios de agua potable, equivalente a unos ¢3 millones por año.

El laboratorio del Centro de Investigación en Nutrición Animal (CINA) de la Universidad de Costa Rica (UCR) desarrolló un sistema de recirculación de agua que aplica en sus labores diarias.

Dicho procedimiento permite el ahorro de 2.100 litros de agua potable cada día, lo cual traducido a una cifra monetaria representa cerca de ¢3 millones por año.

El CINA está adscrito a la Vicerrectoría de Investigación de la UCR y fue creado en 1983 con el propósito de controlar la calidad de los alimentos para consumo animal en el país y apoyar, así, al Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Todo alimento animal que se quiera comercializar en Costa Rica debe pasar por los laboratorios del CINA para un control de calidad, pues posee el único laboratorio oficial en esta materia. Los productos −desde pastos hasta concentrados− que comen pollos, vacas, perros, cerdos, peces, pasan por su revisión previa.

La importancia de este centro radica en una sana alimentación para los animales y, además, garantiza la calidad de los productos que consumen las personas.

El sistema

“¿Cómo hago para no abrir más llaves?”, fue la pregunta inicial que se hizo Alexánder Jiménez, técnico especializado de laboratorio químico y principal propulsor del proyecto de recirculación de aguas.

Esta interrogación surgió debido a que en la mayoría de laboratorios químicos, los procesos de condensación requieren la circulación constante de agua para el enfriamiento; Jiménez detalló que se abría la llave durante 6 horas seguidas todos los días. Esto sumaba alrededor de 2.100 litros de agua potable utilizados por día.

“Estábamos botando agua limpia, potable, que podía ser reutilizada; ahora hay mucha necesidad de recurso hídrico en el país”, comentó.

Por lo anterior, Jiménez contactó a varios ingenieros del Acueductos y Alcantarillado y de Hidrotica para definir los parámetros que llevarían a cabo en el proyecto. Necesitaban conocer la bomba de agua que funcionaría y que la repetición de los parámetros de presión y temperatura fuera igual a los del agua que salía de la llave. Con las dos primeras pruebas se dieron cuenta de que lo habían logrado.

Se habilitó un tanque subterráneo de tres metros cúbicos de agua con el que ya contaba el CINA, pero que no se utilizó por más de 20 años. Se colocó una tubería paralela al sistema que utiliza agua potable y se adquirió una bomba hidropática, cuyo costo fue de ¢165.000.

Se estimó una pérdida mínima de uno a dos centímetros cúbicos de agua por evaporación, por lo que Jiménez añadió un sistema de campana con un recipiente reciclado del mismo laboratorio, que recoge y filtra agua de lluvia; e incluso recoge el rocío en la noche, que equilibra automáticamente el nivel de agua del tanque, regulado por una boya.

De esta manera, el agua del tanque es bombeada a la tubería, enfría los condensadores de los equipos y vuelve al tanque por la misma tubería.

Actualmente, el 90% de los equipos del CINA se abastecen por medio del sistema de recirculación de aguas. El 10% restante no incluido en el proyecto son los equipos automáticos que cumplen la tarea de determinar la proteína cruda. Jiménez asegura que existe una posible ampliación del proyecto en estas máquinas, para cubrir el 100% del equipo.

De acuerdo con el funcionario, este sistema de recirculación de aguas es aplicable en muchos de los laboratorios de la UCR y del país, lo cual significaría una acción ambiental importante, además de un ahorro millonario.

“Tengo 20 años de trabajar en laboratorios, doy fe de que hay muchas de las tareas que se podrían hacer con circuitos mejorados de ahorro. Hay muchos laboratorios donde se hacen procesos, como destilaciones o digestiones por condensación, que podrían estar conectados a un circuito que no use el agua potable”, agregó.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Algunas “academias” de Ciencias Médicas son actualmente la sutileza más "académica" para confundir al público y atraer clientes

La Universidad de Costa Rica, como universidad pública de sólido liderazgo e institución de cultura superior, tiene la misión central de servir a

Danza Universitaria, compañía profesional de la Universidad de Costa Rica (UCR)

Cuando nos escogieron para hacer el Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), en el Centro Científico Tropical
Semanario Universidad