Exposición convoca a clásicos y “vanguardistas”

El minotauro, grabado de Picasso, es una de las 158 obras que se podrán observar en la exposición.Herencia del arte, con entrada gratuita, presenta

El minotauro, grabado de Picasso, es una de las 158 obras que se podrán observar en la exposición.

Herencia del arte, con entrada gratuita, presenta gran arte con propuestas “modernas”.

“Caprichosa, diversa y personal”, con estas palabras califica y resume Carlos Guillermo Montero –Willy Montero–, la exposición Herencia del arte, abierta en la Galería Nacional del Museo de los Niños del 26 de abril al 28 de junio, considerada una de las grandes exhibiciones que tendrá el país en 2014.

Las obras, propiedad del francés Emmanuel Yavogue, son una “colección muy personal”, indica Willy Montero, profesor de la Facultad de Bellas Artes y exdirector del Museo de Arte Moderno, puesto que no responden a un concepto museológico como sucede con otras propuestas.

Ello explicaría el hecho de que en Herencia del arte los visitantes pueden encontrar obras de artistas consagrados como Pablo Picasso, Henry Mattisse, Paul Gauguin, entre otros, al lado de creadores del denominado arte moderno, caso de Damien Hirst y Andrés Serrano, cuyos aportes siempre han estado marcados por la polémica, la publicidad y la provocación, legado de la generación de los “Young British Artists (YBA), que “incendiaran” Londres en 1997 con el auspicio de Charles Saatchi.

“Es una colección muy diversa y parte de ella ya se había expuesto en la Galería Echandi hace unos años. Combina a artistas notables con creadores de máscaras, por ejemplo. Hay que tener presente que no responde a un concepto integral, sino que es más bien una colección caprichosa y muy personal de su dueño francés”, dijo Montero.

El punto para comprender la propuesta de 158 obras que abarcan desde máscaras de creadores anónimos hasta artista clásicos y modernos es, justamente, esa diversidad de estilos entre artistas modernos y los denominados artistas vanguardistas.

“La propuesta no tiene un sentido coherente, como lo tendría si respondiera a un concepto manejado por un museo. Ello explica el por qué haya, entre otros elementos, arte clásico junto con arte moderno”, precisó el crítico.

Entre esos modernistas y clásicos, hay propuestas intermedias como la del más conocido creador del arte pop Andy Warhol, de quien se podrán observar varias obras como el famoso retrato de Marilyn Monroe.
Montero destacó que, por la magnitud de la exhibición, es inusual que los costarricenses tengan acceso a una colección tan diversa. La Galería Nacional declinó dar el valor económico de la exposición.

Desde ese punto de vista, el Centro Costarricense de Ciencia y Cultura (CCCC), que celebra sus 20 años de creación, informó de que en el traslado de Miami, Estados Unidos, a Costa Rica, así como el seguro de la colección, requirieron una inversión de ¢30 millones ($55 000).

Para evitar contratiempos durante el período de exhibición se contará con más personal de seguridad y 32 cámaras de vigilancia.

Sobre lo afirmado por Montero, Sebastián Mello, director de la Galería Nacional, reconoció que en efecto la exposición es muy personal de Yavogue, quien es su propio curador y quien la estructuró con base en sus criterios.

“Realmente es la visión de un coleccionista. Y [Willy Montero] tiene toda la razón. Veo lo de caprichoso desde el punto de vista operativo. [El dueño] ha tirado las líneas por donde ha querido y con diferentes períodos del arte”, explicó Mello.

CARAS CONTRAPUESTAS

Si bien, como lo resalta Montero, Herencia del arte es una colección que resulta difícil de presentar por el valor económico de las obras, en ella también van insertos artistas que en su oportunidad emergieron a la gran vitrina del arte gracias a las técnicas de la provocación y la publicidad, elementos en los que basan sus obras. Es el caso de Damien Hirs, del que se presentará Five blacks (cinco negros), que data de 1993.

Lo más notable del rostro más visible de Jóvenes Artistas Británicos fue la obra La imposibilidad física de la muerte en algo vivo (un tiburón tigre de 14 pies).

El tiburón fue vendido en $10 millones (¢5500 millones) y en 2006 –debido a sus descomposición– tuvo que ser reemplazado por otro espécimen.

Además de Hirst, en Herencia del arte el visitante también encontrará obras del reconocido Andrés Serrano, artista norteamericano de origen hondureño, cuya pieza cumbre es la fotografía de un cristo de plástico sumergido en su propia orina, titulada: Cristo orinado. Otras de sus obras que serán exhibidas son El gran titán del imperio invisible y La Madonna negra de 1997 y 1990, respectivamente.

Años atrás, Serrano fue censurado por sus propuestas; incluso, fanáticos llegaron a destruirle una exhibición en Suecia, en 2007.
Otros de los artistas “modernos” que encontrarán los observadores están Cindy Sherman y Chistian Bolstanski.

¿QUE HAY DETRÁS DE ESTE «ARTE MODERNO»?

En el artículo “Caca de elefante”, de su libro La Civilización del espectáculo, Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, apunta: “En lo que a mí se refiere, yo advertí que algo andaba podrido en el mundo del arte hace exactamente treinta y siete años, en París, cuando un buen amigo, escultor cubano, harto de que las galerías se negaran a exponer las espléndidas maderas que yo le veía trabajar de sol a sol en su chambre de bonne, decidió que el camino más seguro hacia el éxito en materia de arte era llamar la atención. Y, dicho y hecho, produjo unas “esculturas” que consistían en pedazos de carne podrida, encerrados en cajas de vidrio, con moscas vivas revoloteando en torno”.

Sobre este tema, el escritor Carlos Morales, que ya tiene en imprenta su próximo libro de ensayos sobre elementos de la cultura, el arte y la palabra, agregó sobre la corriente de los Jóvenes Artistas Británicos: “sus obras se construyen con carne putrefacta (como el vestido de Lady Gaga), con tiburones podridos en formol, con estiércol de elefante, con inodoros sucios, con vacas partidas en pedazos, con cadáveres humanos en descomposición, con cualquier tipo de polución que publicistas y comerciantes –como Saatchi– quieren promocionar para que los museos impacten a la burguesía y recuperen, a base de escándalo, su disminuida concurrencia”.

En criterio del escritor, “parte del truco mercantil consiste en exhibir porquerías en reputados escenarios clásicos (el MOMA, el Royal Academy de Londres, la Sothebys), y mezclar a los grandes artistas con los improvisadores mediocres, de modo que un Renoir o un Rodin o un Picasso le incrementen el precio a sus vecinos Hirst, Harvey, Ofili, Chapman o Serrano. Son impostores de la modernidad que, por plata, hacen cualquier mierda, nunca mejor empleada esta palabra”.

Para Morales no se trata de cerrar espacio a las vanguardias, sino de que se ubiquen en su contexto.

“Si bien está muy claro que las llamadas vanguardias poseen todo el derecho de expresión y difusión en los sitios apropiados, también las bellas artes deben ser defendidas aun con métodos poco diplomáticos.

“Por muchísimo menos que eso (anti arte vulgar), Rafa Fernández le pegó un pescozón a José Luis Cuevas en la Bienal Centroamericana de 1970”.

Respecto a estas declaraciones, Mello dijo que no se iba a referir a ellas: “En este tema no me voy a referir. Todas las opiniones son válidas”.

Añadió, no obstante y a título personal, que invitaba a los costarricenses “a que vean la exposición y se formen su propio criterio”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Había una vez un país donde los medios de comunicación elaboraban sus noticias  con balance y consultando diversas fuentes de información y no un

Mientras los jefes de fracción invirtieron sus primeras horas como diputados electos negociando la conformación del Directorio Legislativo, congresistas de tres bancadas las usaron

4

En la edición impresa No. 2035 del Semanario UNIVERSIDAD del 23 al 29 de abril del 2014, y bajo el título “El gobierno deja amarrados ...

El Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) se repartieron los seis puestos del Directorio Legislativo 2014-2015, que consiguieron con

3

El 6 de octubre de 1998 el nombre del juez español Baltazar Garzón resonó en todo el mundo al lograr el arresto domiciliar en

Silencio. Del electoral, desde luego. Panamá sigue bulliciosa. Pero desde ayer, viernes, rige el silencio electoral. La larga campaña ha terminado y mañana, domingo,
Semanario Universidad