Luces y sombras en la Feria del Libro

La Feria Internacional del Libro 2014 se realizó del 22 al 31 de agosto. (Foto: Katya Alvarado)La Feria Internacional del Libro (FIL) 2014 iluminó

La Feria Internacional del Libro 2014 se realizó del 22 al 31 de agosto. (Foto: Katya Alvarado)

La Feria Internacional del Libro (FIL) 2014 iluminó durante 10 días la Antigua Aduana; aunque su luz impactó a muchos costarricenses, no alcanzó el brillo de ediciones anteriores.

A pesar de batir el récord en afluencia de público y concretar cerca de 300 actividades, la falta de un mayor trabajo de curaduría en la selección de autores invitados, la presentación de un invitado internacional que no dio la talla y algunos errores de logística fueron los rincones oscuros en la fiesta nacional de la literatura, según autores y participantes de la Feria.

Por ejemplo, hubo cancelación de conciertos porque no se previeron las fuertes lluvias, se imprimieron programas con errores, Estados Unidos desilusionó como país invitado y no se trajo escritores de renombre internacional, como en ocasiones anteriores.

Así, el autor que tuvo más apariciones en medios de comunicación fue J.J. Benítez, conocido por la colección de libros titulados Caballo de Troya, que mezclan la historia del Jesús de la Biblia con avistamientos y apariciones de ovnis (objetos voladores no identificados) y otros acontecimientos “sobrenaturales”. Aunque generalmente sus textos se clasifican como libros de fantasía, son defendidos por el autor como periodísticos.

La Feria, organizada por la Cámara Costarricense del Libro y el Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ), con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos de América, tuvo lugar del 22 al 31 de agosto, con cientos de actividades.

De acuerdo con Gabriela Monzón, de la empresa productora de la Feria –Monsesa−, se contó con la participación de más de 70 000 personas, número muy superior a las 65 430 visitas contabilizadas en el 2013.

Monzón comentó que el balance general de la actividad es muy positiva pues, además de que se superó la visitación de la FIL 2013, llegaron cada día cerca de 1000 estudiantes de escuelas y colegios de todo el país, incluidos de zonas rurales, indígenas y en riesgo social.

Adicionalmente, dijo, las editoriales aumentaron sus ventas en cerca de un 20% y se abrieron espacios para los autores nacionales, sobre todo en la Casa del Cuño, espacio creado el año pasado para la promoción de editoriales independientes y literatura nacional.

La productora afirmó que la gratuidad de la entrada a la Feria –lograda el año pasado con la incorporación del MCJ a la producción– fue un factor determinante para el éxito.

El joven escritor William Eduarte celebró la gran afluencia de público, pero señaló que esta Feria le pareció “una sombra” de la edición anterior, debido a que “se sintió la inexperiencia de una organización, a la que le quedó grande el traje que le dejó la organización anterior”.

Eduarte criticó la calidad de los autores invitados y el funcionamiento de la Feria, cuyo enfoque “siguen siendo los stands de librerías, a los que no necesariamente les interesa dar a conocer la literatura costarricense. Entiéndase: librerías que venden best sellers y literatura fácil”.

Alexánder Obando, escritor reconocido que reside en California y que participó en la Feria, indicó que en comparación a la última edición en la que estuvo (en el 2009) hay mejoras evidentes, entre las que destacó las charlas sobre tecnología digital en el mundo de la literatura, los muchos textos nacionales presentados en la Feria y la Casa del Cuño, “donde vibró la literatura con gran resonancia vital”.
También mencionó que hubo problemas de organización, poca capacidad de respuesta a los problemas, una pobre participación del país invitado y la organización de conciertos muy ruidosos simultáneos y muy cercanos a actividades propiamente literarias.

Por su parte, el escritor y editor Gustavo Solórzano destacó que aunque evidentemente se echó mano de lo logrado en la edición 2013, resultó evidente que no hubo suficiente preparación o tiempo para realizar mejoras o innovaciones; a la vez, señaló errores de logística y de organización, y criticó la participación de Estados Unidos. Mientras tanto, resaltó que se dieron muchos espacios para que lectores y autores compartieran, factor que considera debe profundizarse.

Los tres autores coincidieron en que para futuras ediciones es necesario fijar objetivos claros, que prioricen el fomento de la lectura y el establecimiento de una comunidad literaria, no sólo las ventas o la visitación. También enfatizaron en la necesidad de que se realicen labores de curaduría, para garantizar la calidad de la oferta y de los invitados.


El invitado, el más criticado

Este año, el país invitado a la Feria Internacional del Libro fue Estados Unidos. A pesar de tener una gran producción literaria y autores de gran trayectoria, tuvo una participación apenas simbólica, con un espacio en donde había más vino y canapés que libros.

Alexánder Obando describió su impresión: “El espacio que le fue asignado, amplio y central, parecía el frío consultorio de un dentista sueco: orden, buena distribución de espacio, buena luz, sillas de espera y revistas… pero el amante de los libros inmediatamente percibía un vacío casi ontológico, donde no había estantes, lomos de libros, ni fichas, olor a papel, marcas de editoriales famosas, ni los nombres de aquellos genios que amamos.

Por su parte, William Eduarte aseveró que lo que menos hizo el país invitado fue aportar libros a la Feria, mientras que para Gustavo Solórzano la participación estadounidense fue “ridícula, por decir lo menos”.

Los autores reprocharon que, siendo Estados Unidos un país con tanta trayectoria literaria, no hayan presentado una oferta real de libros y que, en vez de traer grandes autores, se haya invitado a la Feria a escritores residentes en Costa Rica o –incluso− costarricenses, muchos retirados hace años y otros muchos desconocidos.

La organizadora de la FIL, Gabriela Monzón, aseguró que hubo poco tiempo para coordinar y que es deseable que en el futuro haya una mayor intervención curatorial del MCJ, para la elección de los invitados.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Montserrat Solano se convirtió en la nueva Defensora de los Habitantes, tras lograr 29 votos en la Asamblea Legislativa la noche del martes 9

La afición costarricense sufrió en el partido contra Panamá y no espera de la Sele otra cosa que la campeonización en la Copa Uncaf.

Albert Chillón, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, recién publicó La palabra facticia, que es una ampliación del imprescindible y ya inencontrable Periodismo

La Dra. María Patricia Montero agradeció a su familia y a quienes la acompañaron en el proceso de finiquitar el PAIS. (Foto: Consejo Universitario)La

El hecho de que tres quintas partes del incremento solicitado por el Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís se vayan en pagar

Los precios altos de los derivados del petróleo en Costa Rica tienen causas externas, dado el efecto de la volatilidad de los precios internacionales

MEP pide 2566 plazas para nuevos colegios y más lecciones Al dejar de lado el pago de la deuda, el gasto estatal en

Allan Astorga. (Foto: archivo)En criterio del geólogo Allan Astorga, un común denominador en los cambios finales introducidos al plan GAM 2013-2030, se encuentra en
Semanario Universidad