Max Esquivel presenta su descarga de jazz

El Max Esquivel Quartet se presentará el 8 y 9 de agosto en el Jazz Café Escazú y el 10 en Jazz Café San

El Max Esquivel Quartet se presentará el 8 y 9 de agosto en el Jazz Café Escazú y el 10 en Jazz Café San Pedro. Los conciertos serán a las 9 p.m. y la entrada cuesta ¢ 6.000. (Foto: Katya Alvarado)

“Lo que me seduce del jazz es que representa un reto para tocar; por eso mismo me gustaba el rock progresivo, pero el jazz presenta el desafío adicional de la improvisación”.

Con esas palabras resumió su pasión el bajista costarricense Max Esquivel, quien prepara una muestra de sus más recientes composiciones, para presentarlas junto a su nuevo proyecto ante el público costarricense, el Max Esquivel Quartet.

El grupo está conformado por Lucas Pino en el saxofón tenor, Zach Parra en la batería —quienes actuarán de manera especial para estas fechas— y Jean Lou Treboux en el vibráfono. Todos ellos son músicos de Nueva York, ciudad en la que vive y estudia el músico nacional.

 

Esquivel ha estudiado música en escuelas de Los Ángeles, Florida y Nueva York, donde el aprendizaje de la improvisación fue “refrescante”, pues ese proceso implica aprender cómo hacerlo a partir de un acorde o cómo desarrollar un motivo; es decir, una pieza que se inicia con una idea pequeña y se le hace crecer −quizás un comienzo simple, con notas largas−, para luego ofrecerlas más cortas e introducir nuevos elementos armónicos o rítmicos. “Se puede ser muy creativo”, acotó.

 

Será los días 8, 9 y 10 de agosto que el Max Esquivel Quartet presente los conciertos que serán de música original, aunque el bajista informó que tal vez se escuche algún cover (versión de una canción ajena), que podría ser “Army of me” de Björk.

El músico utiliza un bajo de seis cuerdas Michael Tobias Dessign (MTD), construido a mano.

PASO A PASO

Esquivel recordó que desde niño se interesó por el arte, ya que su madre −Ana Lorena Vargas− es acuarelista y bailaba flamenco. Él acudía a los ensayos y desde los once o doce años le llamó la atención el bajo.

A los 13 años de edad tuvo que “molestar a mi padre durante seis meses”, para que le comprara su primer bajo. Tres años más tarde viajó a Los Ángeles, Estados Unidos, a un campamento de verano de la Academia de Música de Los Ángeles (LAMA, por sus siglas en inglés).

Más tarde ingresó a esta academia a estudiar jazz más seriamente y se dejó influenciar por el trabajo de músicos como Miles Davis, John Coltrane, Jaco Pastorius o Chick Corea.

Luego regresó a Costa Rica y tocó junto a artistas como Humberto Vargas, Sasha Campbell o Tupac Amarulloa, con quien integró su primer cuarteto de jazz.

En el 2008 logró ingresar a la Universidad Internacional de Florida. Allí fue escuchado por el trompetista cubano Arturo Sandoval, quien lo integró para reemplazar a su bajista en un concierto, que resultó ser el Festival Cultural de Zacatecas, en México, frente a 5.000 personas. Luego de esa presentación, Sandoval decidió llevárselo de gira a Europa. “Tocar con Arturo ha sido uno de los mayores logros de mi carrera”, aseveró.

De acuerdo con Esquivel, para ese momento estaba enfocado en escribir su propia música, ya que  “entre más se escriba, más música nueva hay y más se puede aprender”.

Luego el bajista ingresó a la New School for Jazz and Contemporary Music, de Nueva York, donde está próximo a terminar sus estudios.

Por otro lado, el percusionista del grupo, Felipe Fournier, detalló que participa en otro proyecto del bajista: el Max Esquivel Quintet, que ya editó un disco.

En su opinión, en el último par de años ha percibido la evolución y madurez de Esquivel “como músico, compositor y persona”.

Fournier dijo que conoce a Esquivel desde hace diez años, cuando ambos compartieron el escenario en los jam sessions que organizaba el pianista Wálter Flores en el Jazz Café. “Ese espacio constituyó una escuela muy importante para todos los músicos jóvenes de la escena de jazz, pues en el país no existe una academia formal del género”, indicó.

El percusionista destacó la presentación del cuarteto de Esquivel, pues el jazz le gusta a mucha gente, mas en la actualidad no hay una escuela seria que lo desarrolle, por lo que este tipo de eventos “ayudan muchísimo a la difusión de esa música; son nuestro referente de lo que sucede en otros sitios”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La Fortuna de San Carlos y Monteverde de Puntarenas han sido lugares turísticos emblemáticos de Costa Rica: plenos de bellezas naturales, preparados para atender

Soy un estudiante de cuarto año de periodismo, de ombligo campesino, que nació y creció en el campo a 30 kilómetros de la capital,

“Todo hombre es un fin en sí mismo y no debe ser un medio para el fin de nada ni de nadie”. Erich FrommLa

La estabilidad de una organización, en este nuevo siglo XXI, depende del cambio en el ambiente de su gestión del servicio, de una mayor

La figura del Estado-nación dentro de la siempre cambiante escena contemporánea, continúa siendo sacralizada en términos de una cierta  inconmovible noción que la define,

El diccionario de la Real Academia de la Legua Española, en la versión electrónica, define caudillismo como, “Sistema de caudillaje o gobierno de un

En la Basílica de los Ángeles, la presidenta, Laura Chinchilla, pidió el pasado 2 de agosto  perdón por los errores cometidos en su Gobierno.Como

El candidato presidencial del Partido Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís, firmó este miércoles un compromiso público de renunciar a parte de la “deuda
Semanario Universidad