Paz Fábrega: Viaje, una película para compartir sensaciones

En el 2010, su primer largometraje, Agua fría de mar, recibió el Tiger Award en el Festival Internacional de Cine de Róterdam, uno de

alt

En el 2010, su primer largometraje, Agua fría de mar, recibió el Tiger Award en el Festival Internacional de Cine de Róterdam, uno de los festivales más importantes de Europa.

Hoy, Paz Fábrega regresa a la pantalla grande con su segunda película Viaje, una historia sobre el amor y las relaciones de pareja en la actualidad, contada en blanco y negro, que estará en las salas de cine a partir del 12 de marzo.

La joven directora conversó con UNIVERSIDAD sobre sus perspectivas del filme y del cine en Costa Rica.

¿De qué trata la película?

-Es de dos chicos, Luciana y Pedro, que se conocen en una fiesta de disfraces y pasan la noche juntos. Al día siguiente, él tiene que irse a Rincón de la Vieja a trabajar en su tesis por tres semanas y ella se va de viaje dos semanas después. La cosa es que no se van a ver por mucho tiempo; como se llevaron bien y se gustaron, entonces ella decide irse con él para pasar el fin de semana juntos. De eso trata, de ese fin de semana.

¿Dónde nació la idea?

-Yo estuve viajando mucho con Agua fría de mar. Durante el proceso de producción yo estaba que iba y venía, luego un año en Francia editando y así; la cosa es que llevaba mucho tiempo de tener sólo relaciones de larga distancia y eso me puso a pensar en qué es estar con alguien, en lo abstractas que se vuelven las cosas a veces. Empecé a preguntarme qué significa estar con una persona, alguien que veo cada cuatro meses, pero que sí es importante.

Al final, claro, salió esta película, que trata de todo lo que no es abstracto, de la contraparte de eso, de la parte presencial e inmediata de una relación que lo que no tiene es nada abstracto. Entre ellos no hay ninguna proyección a futuro, no hay definición de ese “qué somos”, son sólo personas que pasan tiempo juntas y se llevan bien. Es una reflexión sobre las relaciones y el amor, a la vez que hablamos de la forma en que las relaciones ahora son diferentes y se definen de maneras diferentes.

Considerando que Agua fría de mar, tu última película, recibió premios en varios festivales, empezando por el Premio Tiger en Rotterdam. ¿Tenés expectativas de ese tipo para Viaje?

-No tengo idea de cómo le va a ir en festivales, igual que cuando sacamos Agua fría de mar no tenía idea. La estamos mandando a festivales súper diversos y sí tengo claro que para el tipo de festivales a los que fue Agua fría de mar, Viaje formalmente no propone algo tan complejo, ni tan sofisticado; entonces no calza, es una película sobre una historia bastante normal.

¿Es una “película de festival” o cine de público, un poco más cercano a lo comercial?

¾No está tan claro, pero no es de festival y no es ultra comercial. A las películas así puede que les vaya bien en las dos cosas, solo en una o que del todo no les vaya bien. Sí he visto que a la gente le gusta, gente que no es tan “de cine” la disfruta mucho. Tal vez es más una película de público, pero no podría decir que es comercial.

¿Querías contar una historia o compartir las sensaciones?

-Es más compartir sensaciones, la historia es más para una vía, para comunicarlas. Quienes la hicimos nos expusimos mucho en esta película. Cosas muy personales, nuestras vidas, nuestras preguntas, nuestras propias historias están expuestas, y siento que aunque no es una película comercial, ni calculada, es por eso que la gente se siente cercana a la película.

Recientemente, dos filmes nacionales muy distintos (El Codo del Diablo y Maikol Yordan) llegaron a los cines y tuvieron buena recepción, cada una a su forma. ¿Cómo se inserta tu película en este ambiente?

-Parece ser un buen momento. El fenómeno de Maykol Yordan es claramente una excepción y no podemos tomarlo como medida para los demás, pero todas las películas que han venido saliendo han tenido más público. Para Viaje sí es un buen momento. No sólo a Maykol Yordan le fue bien, por ejemplo a El Codo del Diablo le fue muy bien.

Es esperanzador ver que se va creando un público diverso para el cine.

¿Para dónde va el cine costarricense?

-A juzgar por la cantidad de películas que se estrenan este año, ocho creo, veo que el cine nacional se está diversificando, que se reflejan intereses diferentes, es interesante. Claro que aún la mayoría del público busca la especificidad de lo local, de manera muy obvia, películas sobre cosas “ticas”, sobre cómo somos, etc.

¿Y para dónde vas vos?

-Bueno, esta película, sin que fuera mi intención, gustó en el país; después de mucho tiempo en que yo pensaba que lo que a mí me interesaba acá no gustaba.

Me sorprendió que la gente se conectó con algo que me interesaba y eso me llevó a interesarme por hacer una película para el público de acá, para mostrarla acá.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

María Pía Hernández (derecha) en la presentación del libro en la librería de la UICN, mientras recibe una consulta de Carlos Bonilla, delegado del

El equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica recordó cómo se sentía ganar después de esperar ocho fechas por ello, y le

Dentro de estos hay algunos sujetos que sufren un índice de vulnerabilidad aún mayor, como son aquellas personas que desempeñan una actividad social que

Baloncesto: Alajuela extiende final del Torneo de CopaEl equipo de Alajuela forzó a un tercer y definitivo partido en la final del Torneo de

El jurado que otorgó el Premio Nacional de Poesía al libro Minutos después del accidente justifica el premio al autor Esteban Ureña en “el

Muchos son los estudios que han surgido en torno al microrrelato en las letras hispánicas (Álamo, 2009; Bustamante, 2012, por citar algunos). Un punto

El martes 25 de noviembre de 2014 fui invitado por mi hija, estudiante de Educación Preescolar, a un convivio organizado por su Unidad Académica

Las “Big Band” suelen equilibrar el sonido elegante de las orquestas sin perder esa pizca de travesura del swing. Ese es el secreto de
Semanario Universidad