Adibbo encamina a la UCR a descenso histórico

Pese a que falta una fecha para terminar la temporada, el equipo de fútbol sala de la UCR prácticamente le dijo adiós a la

Pese a que falta una fecha para terminar la temporada, el equipo de fútbol sala de la UCR prácticamente le dijo adiós a la Liga Premier, tras empatar a 4 goles contra Adibbo. (Foto: Juan Pablo Rodríguez)

En las instalaciones deportivas de la Universidad de Costa Rica (UCR), específicamente en el gimnasio de piso sintético 2, el pasado sábado 26 a las 6 p.m. se respiraba un ambiente luctuoso por el partido entre la UCR y Adibbo Futsal de Oreamuno, por la Liga Premier de Fútbol sala.

Las graderías lucían absolutamente vacías; si acaso había unas 10 personas, entre prensa y aficionados del equipo local. Ni hablar sobre el equipo visita, sus únicos miembros eran los que tenían que ver directamente con el club, no había aficionados.

Hora y media después, a las 7:30 p.m., el ambiente fue todavía más fúnebre. Algunos jugadores locales cabizbajos y otros con la mirada perdida hacia ningún lugar trataban de buscar una explicación para lo inexplicable, algunos compañeros se esforzaban por reanimarlos.

La UCR se comió una ventaja de 4 goles. Al final cedió un empate a 4 ante los oreamunenses y quedó a un hilo de sufrir su primer descenso en la historia, tras 10 años en el máximo circuito del extinto fútbol de salón (1990-1999) y 15 en el fútbol sala (del 2000 hasta la presente temporada).

Al menos ese es el discurso común que se tenía al final del cotejo, a pesar de que cerca de las 9 p.m. recuperaron alguna posibilidad matemática, luego de la derrota 7 a 1 sufrida por el Liceo San Antonio en Hatillo 8 frente a la Real Sociedad.

Para salvarse, los universitarios deben golear a Paraíso y esperar una caída por goleada del cuadro liceísta en calidad de local ante T-Shirt Mundo, de modo tal que los universitarios no solo alcancen los 10 puntos que hoy tienen los sanantoneños, sino que también logren revertir una desventaja de 13 goles en relación con los desamparadeños (-18 contra -31).

Volviendo al juego entre universitarios y oreamunenses, la escuadra celeste salió con todo en esta primera mitad. Varios avisos de Wilson Jiménez, Juan Diego Acuña y un remate de Dennis Alfaro que se estrelló en el horizontal en los primeros tres minutos, ya presagiaban que los universitarios defenderían con todo su permanencia. Medio minuto después, Acuña lograba anidarla en las redes del guardameta Luis Meneses para poner el primer tanto del partido. Apenas al saque de salida, nueve segundos después, el jugador Marco McCoy Sánchez aumentaba la diferencia a 2-0.

Posteriormente, a pesar de los intentos del entrenador visitante −Johnny Ortega− por recomponer a su equipo, Óscar Calderón subió la cuenta a 3-0 en el sétimo minuto de juego; dos minutos después, Adrián Zúñiga anotaba el cuarto. Todo era fiesta entre la poca afición local y los jugadores celestes. Por su parte, entre Meneses y sus compañeros había molestia e intercambio de reclamos.

Sin embargo, los oreamunenses demostraron que una ventaja de cuatro goles no es definitiva en el futsala, y se reorganizaron durante los últimos 10 minutos de la etapa inicial. Freddy Granados se hizo presente en las redes en el minuto 10:46 para descontar y volver a meter a los cartagineses en la pelea. Apenas un minuto y medio después, Meneses bajaba la cuenta a un 4-2 y, como si fuera poco, al minuto el portero Meneses logró llevar un balón a la mitad de la cancha y desde ahí venció a su colega Bryan Calderón, para dejar los cartones del primer tiempo en un 4-3.

En la segunda mitad del cotejo ambos equipos se lanzaron con todo hacia los marcos rivales, pero sin puntería. Al minuto 34:41 Johnny Rojas logró empatar el marcador.

Los universitarios, sabedores de que un empate o una derrota no les servía de nada, se volcaron con todo en aras de rescatar el triunfo, y en el último minuto tuvieron un doble penal, luego de que los brumosos cometieran la sexta falta de la segunda mitad. No obstante, Calderón vio como el guardameta Meneses lograba desviarle de forma espectacular el remate para, así, asegurar la permanencia oreamunense y el virtual descenso universitario.

El estratega Carvajal, quien tuvo que ver el compromiso desde las gradas por la expulsión sufrida en el partido contra Coronado la semana anterior, aseguró que la inexperiencia de sus jugadores les hizo cometer errores que les costaron varios puntos y, por lo tanto, su permanencia en la categoría.

“Aquí ya no hay nada que lamentar más que empezar a planificar el regreso a la Liga Premier, que es lo que vamos a hacer. La ventaja es que todos son estudiantes universitarios, entonces es un proceso que seguimos. Seguiremos entrenando, la Liga Universitaria nos dará el rodaje que necesitamos y el próximo torneo lo enfrentaremos de la mejor manera para nuestro regreso a la Liga Premier, que es la meta que nos estamos proponiendo a partir de hoy”, dijo resignado Carvajal, quien al momento de la entrevista no conocía la suerte de los hatilleños y los liceístas.

Pese a dar la lucha por la permanencia en la Liga Premier por perdida, descartó que vayan a faltar al juego final en Aguacaliente de Cartago frente a Paraíso y aseguró que irán a buscar una despedida honorífica en territorio brumoso.

Por su parte, su colega Johnny Ortega afirmó que el cambio de actitud ayudó para rescatar el juego y, con él, la permanencia.


Exjugadores universitarios lamentan descenso de equipo

La noticia del descenso universitario tras 25 años de trayectoria en los máximos circuitos del fútbol de gimnasio (futbol salón y futbol sala) nacional se regó como pólvora, pese a no ser todavía oficial, y fue lamentada por exjugadores por medio de sus diferentes redes sociales.

Exjugadores como Gerardo Durán, Stanley Prendiz y Alexander Rodríguez, este último actual jugador de Botica Internacional, externaron su dolor en la página universitaria y evocaron los recuerdos de generaciones exitosas entre 1990 y el 2000, cuando el equipo fue tricampeón del fútbol de salón de 1990 a 1992.

“Doloroso saber del descenso de un gran equipo, glorioso como ninguno en la década de los 90, obteniendo la mayor cantidad de títulos en la primera división del fútbol salón, sumados al futsal, con jugadores insuperables tanto en rectángulo como fuera. Tuvimos la dicha de contar con gran apoyo de la directiva, presidida en el momento por don Carlos Abbott. Ahora no se gana nada con llorar, hay que tomar fuerza y retornar”, escribió Durán, quien participó en la década de los 90 con el equipo celeste.

Prendiz, por su parte, recordó con nostalgia a algunos de sus entrenadores durante la década del 2000, cuando jugó durante los primeros años de la fusión de las diferentes especialidades de fútbol de gimnasio, y hasta el 2011, cuando el equipo clasificaba por lo menos a la segunda ronda. “Tuve la dicha de representar a la ‘Lucem Aspicio’ por 7 años y gratamente se convirtió en una de las experiencias formadoras mas importantes de mi vida: desde haber encontrado un verdadero desarrollador en mis primeros años, como el profe Arturo Mc Guinness, ver la consolidación de un grupo con Rodrigo León, hasta finalmente ser parte de la generación más exitosa en años del equipo, con el proceso de Fernando José Espinoza Umaña”.

Prendiz agregó que detener el proceso de Espinoza más la salida masiva de jugadores, el cambio de jugadores y la profesionalización de la liga de fútbol sala fueron las causas de la caída universitaria.

Por su parte, Rodríguez, quien hasta el año anterior militó con los universitarios antes de trasladarse al equipo boticario, se mostró más optimista y solidario y escribió un mensaje de motivación a los integrantes actuales. “A los que estuvieron mientras estuve y a los que están ahora que no estoy, sepan que estoy con ustedes y que duele saber que la UCR futsal haya descendido. Estoy seguro que ustedes y los que lleguen recuperarán la categoría rápidamente”, escribió.

Durante los 15 años en el futsala, los mayores logros del equipo se dieron en los certámenes universitarios entre 2008 y 2010 (subcampeones de los JUDUCA 2008, JUNCOS 2009 y Liga Universitaria 2010), amén de una clasificación a la segunda ronda en la temporada nacional de la Liga Premier 2011, donde llegó a los octavos de final y sucumbió ante la Trinidad de Moravia. Pese a la falta de títulos nacionales, según datos aportados por el periodista de la Liga de Fútbol Sala, Rafael Palacino, el equipo universitario nunca antes había estado involucrado en una pelea por el no descenso.

En esta temporada, el equipo universitario tiene únicamente 2 partidos ganados, 1 empatado y 10 perdidos, además de 39 tantos anotados y 70 recibidos, para un gol diferencia -31 y solamente 7 puntos, que le dejan anclado en la última posición a falta de una fecha. Luego de perder los cuatro primeros cotejos, daría la impresión de que se recuperarían al vencer a Coronado en casa y a Adibbo en Oreamuno, pero una nueva racha de seis derrotas seguidas terminaron de hundir a los celestes, que ahora esperan reestructurarse y regresar a las campañas prestigiosas de aquel entonces.


 

 

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La génesis de la oligarquía, está envuelta en la codicia, la injusticia, el engaño y la explotación de los semejantes y de los recursos

Pese a que falta una fecha para terminar la temporada, el equipo de fútbol sala de la UCR prácticamente le dijo adiós a la

… que bailar con ella”. Así se expresó el señor Presidente Luis Guillermo Solís ante una consulta periodística sobre sus primeros 60 días de

Ante todo, el poder político es económico. Para ejercerse requiere y disfruta de todos los bienes imaginables que hay en la naturaleza o que

Dicen los ilustrados  que el 6 de abril del 2014 más de un millón de ticos votamos por el cambio. Pero, ¿cómo se come

Gaza hoy se desangra por la despiadada ofensiva militar de Israel, con el silencio e indiferencia de la mal llamada “comunidad internacional” de naciones

El ICE y la Contraloría General de la República se enfrascaron en una discusión que se extendió 16 meses. La discordia se

Las organizaciones contingentes tienen el potencial de elegir entre diversos futuros: buenos regulares o malos. Son cuerpos sistemáticos que poseen su propia identidad, la
Semanario Universidad