Irán y las grandes potencias alcanzan un acuerdo nuclear histórico

Irán y las grandes potencias concluyeron el martes un acuerdo que prácticamente imposibilita a Teherán la construcción de una bomba atómica durante varios años

Irán y las grandes potencias concluyeron el martes un acuerdo que prácticamente imposibilita a Teherán la construcción de una bomba atómica durante varios años, a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales que ahogaban su economía.

El presidente estadounidense Barack Obama se congratuló por el acuerdo que da la “posibilidad de ir en una nueva dirección”.

Londres, Teherán y Bruselas también celebraron este acuerdo “histórico”, mientras que Moscú aseguró que el mundo había lanzado “un gran suspiro de alivio”.

París esperó que, con este compromiso, “ciertas crisis en las que Irán está implicado directa o indirectamente puedan resolverse más fácil”.

Es la primera vez que un acuerdo a tan alto nivel se produce entre la República Islámica y Estados Unidos, desde la ruptura de sus relaciones diplomáticas en 1980.

Este desenlace supone un gran éxito para el presidente moderado iraní Hasan Rohani, quien celebró que Dios hiciera “realidad las plegarias” de sus ciudadanos, y también para Barack Obama.

“Un avance histórico”, estimó por su parte el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en un comunicado. “Este acuerdo constituye un avance histórico que, una vez implementado en su totalidad, reforzará la seguridad internacional”, dijo.

Inclusive Emiratos Árabes Unidos (EUA), un país sunita, consideró que este acuerdo puede constituir una “ocasión para abrir una nueva página en las relaciones entre los países de la región del Golfo (Pérsico)”.

En cambio, Israel denunció inmediatamente un “error histórico”, que permitirá a Irán financiar su “máquina de terror”.
“Israel no está vinculado a este acuerdo con Irán (…) Sabremos defendernos”, amenazó el primer ministro Benjamin Netanyahu.

Dos semanas después del anuncio de la reapertura de la embajada de Estados Unidos en Cuba, el presidente norteamericano se apunta un nuevo tanto diplomático al final de su segundo y último mandato. “Pero cuidado”, advirtió Obama en una intervención retransmitida en directo también por la televisión iraní, el acuerdo está fundado en comprobaciones, “no en la confianza”.

Maratón de negociaciones

El acuerdo fue alcanzado tras una maratón de negociaciones iniciada en septiembre de 2013 y cuya última ronda se extendió a lo largo los 18 últimos días; un final de una duración sin precedentes desde los acuerdos de Dayton, que pusieron fin a la guerra de Bosnia-Herzegovina, en 1995.

Las discusiones entre Irán y el grupo 5+1 (los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU –Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido– y Alemania) fueron prolongadas en varias ocasiones por las divergencias solventadas in extremis.

El pacto final da contenido real a los grandes principios acordados en Lausana, en abril: Teherán se compromete a reducir su capacidad nuclear (disminuirá dos tercios las centrifugadoras de uranio en 10 años, sus reservas de uranio enriquecido…) durante varios años y a permitir que los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) realicen inspecciones en profundidad de sus instalaciones.

El objetivo es hacer casi imposible que Irán pueda fabricar la bomba atómica, permitiendo al mismo tiempo a Teherán –que niega haberlo intentado en ningún momento– su derecho a desarrollar una industria nuclear civil.

El texto que autoriza a la República Islámica a continuar con su programa nuclear civil permitirá normalizar las relaciones de Irán con el mundo.

Una vez las instalaciones iraníes sean reducidas según los términos del acuerdo, hará falta un año para que Teherán vuelva a tener capacidad para fabricar la bomba atómica, frente a los tres meses actuales, explicó el secretario de Estado norteamericano John Kerry.

A cambio, las sanciones internacionales adoptadas desde 2006 por Estados Unidos, la Unión Europea y la ONU serán levantadas progresivamente a partir de 2016 si la República Islámica cumple con sus compromisos. En caso de violación del acuerdo, podrán ser establecidas, y esa reversibilidad durará 15 años. El embargo de armas continuará durante los próximos cinco años.

Contra el voto irresponsable

Los inversionistas se dicen dispuestos a regresar a este país de 77 millones de habitantes, el cual dispone de la cuarta reserva de petróleo en el mundo y la segunda de gas. Irán, un país de la OPEP, podrá exportar de nuevo su crudo.

La adopción por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de una resolución que valide el acuerdo llegará en los próximos días, según París.

Los iraníes, que eligieron a Hasan Rohani en 2013 bajo la promesa de acabar con las sanciones, esperaban el acuerdo con impaciencia, pese a la hostilidad manifiesta de los partidarios de la línea dura, tanto en Irán como en Estados Unidos.

En Washington, el acuerdo debe aún ser sometido al Congreso, de mayoría republicana y muy escéptica sobre las intenciones de Teherán. Obama advirtió a los congresistas contra un voto “irresponsable”.

Pasadas las dificultades de su aprobación, llegarán las de la aplicación, que será en sí mismo “un proceso muy complicado”, según el profesor Siavush Randjbar-Daemi de la Universidad de Manchester. “Es ahí donde las cosas podrían torcerse”.

Más optimista se mostró la AIEA, cuyo director general, Yukiya Amano, expresó su confianza en la capacidad de su agencia para supervisar la aplicación de los términos del acuerdo.

</p> <p>Secretario de Defensa de EEUU viajará a Israel tras acuerdo con Irán

El Secretario norteamericano de Defensa viajará a Israel la semana próxima, tras la firma de un acuerdo nuclear con Irán que fue criticado de forma virulenta por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, indicó la Casa Blanca este martes.

Durante una conversasción telefónica, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le aseguró a Netanyahu que el acuerdo firmado este martes protegía “la seguridad nacional de Estados Unidos y de Israel”, según un comunicado de la Casa Blanca.

Desde el otro lado la población iraní se lanzó este martes después del atardecer a las calles de Teherán para celebrar el acuerdo nuclear concluido algunas horas antes en Viena entre su país y las grandes potencias, constató la AFP.

Poco después de romper el ayuno sagrado del Ramadán, centenares de personas comenzaron a acudir hacia la avenida principal de Teherán, Valiye Asr, haciendo sonar las bocinas de sus vehículos.

“Mire las calles esta noche, estamos felices”, lanza, radiante, una mujer de 42 años de edad identificada como Giti, que vivió en Canadá y Estados Unidos y soñaba con volver al país antes del acuerdo.

“Quizás (la situación económica) va a cambiar, especialmente para los jóvenes”, espera; a lo cual añade: “Pensaba irme, pero ahora me voy a quedar para ver qué pasa”.

Irán y las grandes potencias lograron concluir este martes en Viena un acuerdo sobre el programa nuclear iraní, un asunto que envenenaba las relaciones internacionales desde hacía doce años.

Este acuerdo hace casi imposible el desarrollo de una bomba atómica por parte de Teherán durante varios años, a cambio de un levantamiento progresivo y reversible a partir del primer semestre de 2016 de las sanciones internacionales que asfixian a la economía iraní.

 

 

 

 

 

 

 

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Repasamos algunas fechorías de los actores y factores que propician la crisis actual, no sin antes mencionar el autogolpe técnico o golpe de Estado,

Costa Rica siempre se ha presentado ante los demás países como “La Democracia más Antigua de América Latina”, haciendo creer al mundo entero

La Universidad de Costa Rica cuenta con tres pilares fundamentales que articulan su quehacer: acción social, docencia e investigación.

Semanario Universidad