Adolfo Suárez +

Hermanó a los hermanos distanciados. Acercó a todos los españoles al espíritu de una sola identificación: ¡España! Lo hizo con elegancia y respeto. Escuchando

Adolfo Suárez ha muerto. Murió el 23 de marzo de este 2014. Fue el primer presidente español del período de “La transición”. Pudo perpetuarse en el poder, y NO lo hizo. Escogió la democracia plena, con sentido y verdadera. Llevó a España a la integración de todos los grupos y opciones políticas, incluyendo grupos antes excluidos, por ejemplo los partidos de izquierda, legalizándolos como todo partido político ciudadano y elegible para representar a los ciudadanos españoles en los distintos poderes públicos. Incluyó a la izquierda, sin ser de izquierda, era demócrata y honesto. Incluyó la participación política de todos los ciudadanos dentro del ámbito de la legalidad. Hizo posible el acuerdo social para lograr una Constitución para todos los españoles y de todos los españoles; de las dos Españas hizo posible una sola.

Hermanó a los hermanos distanciados. Acercó a todos los españoles al espíritu de una sola identificación: ¡España! Lo hizo con elegancia y respeto. Escuchando siempre. Sugiriendo siempre. Después de lograr la unión de todos en un todo, y como un todo español, renunció. España estaba a las puertas de la España democrática. Renunciaba para dar lugar a las aperturas que se sugerían, a las diferentes voces que se escuchaban y a otras que querían ser también oídas.

Su hija murió de grave enfermedad. Le siguió su esposa. Todo su mundo personal empezó a vestirse de gris. Sus dos amadas mujeres morían seguidas una de la otra. Muy lentamente, él comenzó a morir después de ellas y su España se abría a nuevos caminos. España latía con un nuevo corazón, con una Constitución unitaria, con una vida y vías democráticas, y Adolfo había marcado el ritmo y hermanado la sangre.

Caballero ante todo, servidor leal de la causa de la unidad española y de su majestad el Rey, y de todo el pueblo español. Hombre honrado y sumamente humilde. “El pueblo me besa, pero no me elige, y yo he de querer lo que ellos quieren”. Murió después de una larga enfermedad, pacíficamente, siempre sereno, humilde y amable, rodeado de la admiración y el respeto de miles de miles de ciudadanos de todas las tendencias políticas y de distintos lugares y comunidades españolas, que llegaban en oleadas kilométricas a su Capilla Ardiente, a darle su reconocimiento y su último adiós. Indiscutiblemente el pueblo siempre sabe quién le ama y quién no le engaña. Las gentes reconocen quién les ofreció, desde su propia alma, su mejor y mayor don: España en el rumbo, en el camino de la vida en democracia.

“La concordia fue posible”, así dice su lápida, en Ávila, junto al amor de su vida, su esposa, después de ser trasladada ésta, por amor del pueblo y del Estado españoles, junto a él, al sitio de su descanso final.

Don Adolfo Suárez, persona buena y honesta, noble y trabajadora, conciliadora y nunca ególatra, sin totalitarismos ni traiciones ni golpes bajos. Querido don Adolfo, siempre me recordaste y me recordarás a gentes buenas y humanas, lindas, esforzadas, leales, íntegras, respetuosas de los demás, del deber cumplido y de la trascendencia. Personas muy sencillas pero excepcionales, que son capaces de dar su vida con sinceridad por un servicio y por los valores más puros. Personas que también tienen la capacidad y el coraje de decir NO al atropello y al poder enfermizo y opresor. ¿Sabes?, yo quise estar ahí cuando el Rey te premió, no pudo ser, pero te envié un abrazo gigantesco y muy eterno; y otra cosa,  moriste de amor, sí, como gente linda que conocí. STQ.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Mirta González Novela EUCR 2013CRIMEN CON SONRISA, UN APORTE A LA MEMORIA DE LOS SUBALTERNOS No es un libro de historia, pero sí es uno ...

En un nuevo comentario publicado en el Semanario Universidad (26/3/2014), Esteban Rodríguez Dobles ya no se refiere a las críticas que hice al artículo

El equipo de baloncesto masculino de la Universidad de Costa Rica volvió a aprovechar su fortaleza en las Instalaciones Deportivas del recinto universitario y

El equipo de baloncesto masculino de la Universidad de Costa Rica durante el calentamiento previo al partido en el que Puntarenas empató a uno

Todo aquel que sabe de la famosa Mona Lisa de Da Vinci, posiblemente ha oído hablar de los detalles en sus ojos, la forma

Con una visión crítica la exposición “Ciudadanas en movimiento. La conquista del sufragio 1888-1953” se planteó el reto de exhibir un tema

Acudir a la filosofía para tratar temas de apremiante actualidad es un imperativo en estos tiempos de ligereza y discursos pirotécnicos. El dilema del aborto

Cuando el grupo inició el montaje sólo tenían en mente la palabra potenciadora “habitar”. (Foto: cortesía Teatro Universitario)Empacados al vacío, del Teatro Universitario, bajo
Semanario Universidad