Como matón de cantina

Jueves, 29 de mayo, 15h30. Me presento en la entrada de la Asamblea Legislativa, por Cuesta de Moras, con una amiga. Había sido invitado

Jueves, 29 de mayo, 15h30. Me presento en la entrada de la Asamblea Legislativa, por Cuesta de Moras, con una amiga. Había sido invitado a conferencia de prensa y actividad en conmemoración de los 30 años del atentado de La Penca.

Entro, presentó mi identificación y explico a lo que voy. No me deja pasar: –La conferencia de prensa ha terminado, afirma.

Insisto. Me dice que si soy periodista que vaya por otra puerta, al costado de la Asamblea.

Nos retiramos. Entro en la primera puerta y, en la entrada del Castillo Azul, otro funcionario me explica que no es allí, sino en otra puerta, 50 metros más arriba. Salgo y me dirijo a la otra puerta, donde dos mujeres me atienden con cortesía. Esa puerta es solo para los periodistas, pero mi acompañante no puede entrar. Que vuelva a la puerta inicial.

Harto, decidimos irnos. Mientras me voy, llamo al amigo y colega Nelson Murillo, que asiste a la actividad. Me pone en contacto con una amiga y funcionaria de la Asamblea, que se ofrece a bajar y ayudar. Decido volver. Camino mientras hablo por teléfono con ella. Llego y me presento nuevamente. Mi amiga pide hablar con el policía y él se niega a atender la llamada. No me deja entrar.

Entonces todo estalla. Pienso que es mi derecho entrar, que me he identificado adecuadamente y explicado a lo que voy, que esto es la Asamblea Legislativa y no una cantina, donde un matón, en la puerta, decide qué cliente puede entrar y decido pasar sin la autorización del policía.

Se arma el zafarrancho. Solo por la fuerza puede impedirme entrar. Pasa de todo, menos que me toque. Al final, solo tengo una alternativa: forzar la entrada o irme. Por esta vez, decido irme.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Con cinta adhesiva y goma, los rótulos se adhieren a la infraestructura durante meses. (Foto: Manuela Döerr)Comunidad universitaria observa, día tras día, miles de

La Bioética, como disciplina, tiene muchas tareas por delante. Una de tantas es demarcar su ámbito epistemológico. Pero también, mientras construye esta epistemología fundamental,

Ante el reclutamiento de estudiantes para Trabajo Comunal Universitario (TCU) que se realiza en el artículo de opinión: “TCU para estudiantes de arquitectura cristianos

“La guerra es la más trágica y estúpida locura humana. Buscarla o promoverla deliberadamente es un crimen contra toda la humanidad”.General D. Eisenhower, citado

Según el Informe Unidad de Salud Ocupacional y Ambiental, las deficiencias señaladas pudieron evitarse con un trabajo interdisciplinario que protegiera aún más a los

De los siete pecados capitales del poder político, el fanatismo pareciera, en apariencia, ser una ruidosa pero relativamente inofensiva marea de masas musculares, de

El Consejo Universitario continua el proceso de revisión del Reglamento Universitario sobre el Tabaco que impondría sanciones a quienes fumen dentro de instalaciones de

Una de las conclusiones a las que se llegó durante el análisis del tema es la importancia de trabajar en conjunto con el Sinaes
Semanario Universidad