Creer y no creer

No hay niños que nacen cristianos ni musulmanes ni judíos, sino niños con ‘padres cristianos’, ‘con padres musulmanes’ o ‘con padres judíos’. Y, aunque

No hay niños que nacen cristianos ni musulmanes ni judíos, sino niños con ‘padres cristianos’, ‘con padres musulmanes’ o ‘con padres judíos’. Y, aunque no sea la ‘norma’, no creer también es una opción, difícil de aceptar para los creyentes, real para los no creyentes. En cualesquiera de los dos casos, la educación pública (la educación privada tiene sus intereses y se le respetan) no debe ser militante de ninguna religión, sino pensante, abierta e independiente, brindando el espacio para una libertad de pensamiento tolerante.

Algunos creen que la libertad de expresión incluye la «libertad para expresar odio». Ni creyentes ni no creyentes tienen ese derecho. Quien incurra en ese exceso debe ser controlado por el Estado (de derecho). También habría que librarse de religiones y laicidades casadas con intereses económicos, pero disfrazadas de preocupación por las ovejas (¿borregos?).

En una laicidad no hay más sacralidad que el respeto a todo ser humano, creyente o no creyente. (El asesinato sea como protesta (Charlie Hebdo) o como represión (política) desautoriza la acción, por sagrada que parezca.) Antes de imponer un modo de creer o no creer, lo primero debe ser una educación que incluya la criticidad: en un primer momento debe reconocerse que existen muchas religiones −y que todas aspiran a ser verdaderas, pero para los creyente en ellas, nada más, sin obligar a nadie de los otros credos ni a los no creyentes−. No se trata de adoctrinar sino de liberar de las falsedades (históricas, por ejemplo) y de los miedos (a la muerte, al más allá castigador, a la furia de los dioses, etc.). A los niños más que enseñarles qué pensar, se les debería enseñar cómo pensar (destrezas de pensamiento).

Si como creyente se reconoce a Dios como Ser racional, y siendo los no creyentes admiradores de la razón, ningún ser humano ni ningún dios puede pedir a nadie creer cosas absurdas, mucho menos pedir hacer atrocidades (persecuciones, aquelarres, apostataciones públicas obligadas, linchamientos, torturas, discriminación, cruzadas, etc.)  que lo amenacen o le destruya a sí mismo, o a otros seres humanos.

El conocimiento se caracteriza porque ensancha nuestro horizonte. Abre el aprisionante ropaje para que se desplieguen las alas al aire libre y a una estimulante libertad.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El Sindicato de la Universidad de Costa Rica (Sindeu) presentó un recurso de amparo ante la Sala Constitucional abogando por los derechos del profesor

“El Gobierno ha generado  ante la población, de manera innecesaria, una imagen de secretismo y matrafulería que alimenta la ya nefasta e histórica desconfianza

Una parte importante de las instalaciones actuales del INBioParque serán destinadas a albergar las oficinas de la Secretaría Técnica del Sinac y dos de

Replico aquí el artículo de David Díaz, en Paquidermo, “Tres prejuicios sobre la ciencia ficción costarricense”.Dice Gomel (2014) que “La CF es definida por

El año pasado contadores de Tributación Directa fiscalizaron las declaraciones de impuestos del BNCR entre 2010 y 2013 y concluyeron que

El exjerarca del BNCR, Fernando Naranjo, calificó el reclamo que Tributación le hace al BNCR como "voracidad fiscal" (Foto: Katya Alvarado).El exgerente general del

En vísperas de la celebración del Día Mundial del Agua (22 de marzo), voceros de las comunidades de El Cairo y Milano de Siquirres

No hay niños que nacen cristianos ni musulmanes ni judíos, sino niños con 'padres cristianos', 'con padres musulmanes' o 'con padres judíos'. Y, aunque
Semanario Universidad