Nuevo edificio de Ciencias Sociales necesita arreglos

El decano de Ciencias Sociales, Francisco Enríquez, afirma que no instalaron los laboratorios de cómputo del Decanato por la dificultad de conectar los cables

El decano de Ciencias Sociales, Francisco Enríquez, afirma que no instalaron los laboratorios de cómputo del Decanato por la dificultad de conectar los cables de electricidad y de Internet en el techo.

El 2 de junio del 2005, un grupo de estudiantes tomó la Facultad de Ciencias Sociales para protestar ante las constantes carencias que padecía el edificio. La huelga fue levantada 5 días más tarde con la firma de un acuerdo para la construcción de una nueva sede.

Materializar la iniciativa tomó 10 años. La nueva estructura, ubicada en la Ciudad de la Investigación, se levantó con un fideicomiso de $30 millones con el Banco de Costa Rica (BCR). Sin embargo, conforme las unidades académicas de Ciencias Sociales llegaban a su nueva sede, algunas deficiencias operativas eran evidentes.

Ciencias Políticas, Trabajo Social, Comunicación Colectiva y el mismo decanato de Ciencias Sociales son algunas de las unidades que han señalado errores en el nuevo edificio, los cuales van desde estudios de grabación que no aíslan el sonido exterior hasta el hecho de que los tomacorrientes de algunos laboratorios se pusieron en medio del techo.

Funcionarios administrativos de las escuelas mencionadas afirman que la necesidad de hacer correcciones fue señalada desde la etapa de construcción. “Otros errores, por falta de coordinación que puede existir en la Universidad entre oficinas ejecutoras y encargadas, no se vieron a tiempo”, afirma Francisco Enríquez, decano de la Facultad de Ciencias Sociales.

LISTA DE OBSERVACIONES

El 8 de diciembre de 2014, la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva (ECCC) resumió un total de 22 modificaciones que debían hacerse en sus recintos. La lista retomaba observaciones hechas desde setiembre de ese año.

“Incluso nos atrevimos a priorizar una lista de observaciones”, expresa Lidieth Garro, directora de la ECCC, y agrega: “La observación más importante era el espacio para los servidores (equipos de cómputo) de la Escuela. En el plano había un espacio pedido por la Escuela, pero este fue ocupado por la gente de Informática. No nos asignarán el área planteada originalmente, pero construirán otra”.

Los funcionarios de la Escuela de Comunicación han procurado soluciones temporales para los asuntos que no fueron atendidos, con el fin de que los espacios sean utilizables. Tal es el caso de los estudios de audio, donde los sonidistas hicieron paredes aislantes con pizarras acrílicas. “Hemos resuelto lo que puede resolverse. Mi propuesta es que llevemos un presupuesto junto a Rectoría para resolver estos problemas”, señala la Directora.

El decanato de Ciencias Sociales solicitó formalmente la formación de un fondo económico para atender las modificaciones al edificio, aunque la Rectoría no les ha dado una respuesta.

“Entre los errores de grueso calibre que se dieron pero que fueron solventados está el caso de lo que sucedió con la Contraloría de la República”, dice el Decano en cuanto al atraso en la adquisición del equipo de conexión a Internet (conmutadores, enrutadores y puntos de acceso inalámbrico). “Había una discusión [en la Contraloría] de si debió haber quedado dentro del fideicomiso o no”, comenta Enríquez.

La Contraloría aún debe aprobar la compra de los equipos de conexión a Internet; mientras, la Facultad accede a Internet con una red provisional. Actualmente, opera con la misma intensidad que tenía en el antiguo edificio. Se espera que la intensidad de conexión a la red esté completa en mayo.

TOMACORRIENTES EN EL TECHO

Las conexiones eléctricas y de Internet no fueron instaladas en el suelo, sino en el techo. Eso es una un limitante en algunos laboratorios de las unidades académicas. Así sucede en los dos laboratorios de cómputo del decanato, los cuales no han sido instalados porque todos sus tomacorrientes están en el techo.

¿Quién asume la responsabilidad en estos casos? “Hubo una ingeniera de OEPI (Oficina Ejecutora del Programa de Inversiones) que dio la orden a la empresa de que los pusiera ahí (en el techo); cuando vimos que estaba mal, cambiarlo era carísimo porque había que romper suelos”, afirma Enríquez. El Decano escuchó que esa persona ya no forma parte de la OEPI.

Luz Marina Vanegas, directora de la Escuela de Ciencias Políticas, advierte que la mayoría de problemas estructurales fueron notificados desde la construcción de la nueva Facultad.

Enríquez apunta: “Todos los errores se achacan a abaratar costos, responden a que era más barato poner los ‘tomas’ arriba que ponerlos abajo. Desconozco por qué, si se tenía el financiamiento, se tomó esta decisión”.

El decano asegura que faltó coordinación directa entre OEPI y las unidades académicas: “Se arrastran problemas que fueron detectados a tiempo y que se pudieron haberse solucionado. Hay cubículos de profesores que no se construyeron, pero que son necesarios”.

Funcionarios de la Oficina Ejecutora del Programa de Inversiones (OEPI) se abstuvieron de ofrecer declaraciones, aunque el Semanario Universidad intentó hablar con sus jerarcas durante dos semanas.

El rector de la UCR, Henning Jensen, aclaró que la nueva sede de Ciencias Sociales no requiere alteraciones significativas: “Todos son ajustes operativos, ninguna de las solicitudes a la fecha requiere de una modificación tan sustancial que altere el buen funcionamiento de la obra”.

A pesar de sus observaciones, los directores de las diversas unidades académicas recalcan su agradecimiento por la construcción del nuevo edificio. “Quiero aclarar que no estamos reclamando nada, pero consideramos que, si logramos hacer las correcciones, terminaríamos de armonizar a toda la comunidad”, comenta Enríquez.

Por su parte, Vanegas asegura que Ciencias Políticas tiene muchas más facilidades que en el antiguo edificio: “Las condiciones mejoran si nos comparamos con el espacio que teníamos anteriormente”, resalta.


Henning Jensen:

“Ninguna de las solicitudes requiere una modificación tan sustancial”

María José Núñez

[email protected]

altProblemas como los que hay en los estudios de audio y televisión fueron señalados con antelación, ¿por qué no se resolvieron?

–Es preciso aclarar que no son problemas, sino modificaciones posteriores a las decisiones iniciales aprobadas por todas las unidades usuarias de la Facultad de Ciencias Sociales.

¿Qué medidas está tomando la Rectoría para resolver estas dificultades?

–La situación actual se genera por decisiones para modificar los espacios recibidos. En razón de lo anterior, se ha propuesto un procedimiento para evaluar la pertinencia y evaluación de los distintos espacios y las solicitudes de modificaciones o alteraciones de los espacios.

Es pertinente definir un periodo de uso en el cual realmente se pueden generar necesidades de cambio, a partir de la conclusión de una obra, cuyas solicitudes sean producto de realidades operativas y no de opiniones personales que afectan la distribución actual del área.

¿Esas modificaciones requieren un presupuesto adicional?

–Se habla de arreglos y de situaciones de aparentes magnitudes que no concuerdan con las solicitudes. No son alteraciones significativas a las estructuras, todos son ajustes operativos. Ninguna de las solicitudes requiere de una modificación tan sustancial que altere el buen funcionamiento de la obra.

¿Hubo detalles en el proceso de construcción que no deben repetirse en próximos proyectos?

–Todo proceso constructivo tiene ajustes. No obstante, la realidad es que son modificaciones por solicitudes posteriores al proceso de coordinación inicial. Con la experiencia, se han realizado ajustes y procesos cuidadosos para evitar futuros impactos y malentendidos en los manejos administrativos de las unidades usuarias que pronto tendrán que ocupar nuevas instalaciones. Debemos velar porque las inversiones sean correctamente orientadas y sentar las responsabilidades que correspondan.


Modificaciones principales

Las diferentes escuelas de Ciencias Sociales plantearon una serie de modificaciones operativas para su nuevo edificio, las cuales, según ellos, no fueron resueltas en el momento oportuno. A continuación, un detalle de las observaciones más significativas:

Estudio de audio-Escuela de Comunicación

*La escalera para subir al espacio donde se ubicarán las luces no cuenta con ninguna medida de seguridad.

*El aire acondicionado se instaló por debajo de la parrilla de luces, lo cual afectará la iluminación.

*El piso tiene una pintura brillante, inadecuada para las funciones de grabaciones.

*La mayoría de conexiones eléctricas para las luces se encuentran en el centro del techo del estudio, pero no hay un acceso que permita alcanzarlas.

Estudios de locución-Escuela de Comunicación

*El aire acondicionado se encuentra en los locutorios, en lugar de estar en el cuarto de controles para evitar el calentamiento del equipo de cómputo.

*Los vidrios no cumplen con los requerimientos adecuados para aislar el ruido.

*Se empleó una pared móvil que no aísla el sonido para la separación de los estudios de grabación.

Laboratorios de Cómputo

*Los tomacorrientes de los laboratorios del decanato están en medio del techo.

*Las conexiones a Internet de laboratorios y oficinas fueron instaladas en el techo.



[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El decano de Ciencias Sociales, Francisco Enríquez, afirma que no instalaron los laboratorios de cómputo del Decanato por la dificultad de conectar los cables

El año pasado contadores de Tributación Directa fiscalizaron las declaraciones de impuestos del BNCR entre 2010 y 2013 y concluyeron que

El Colegio del Cuerpo es una institución destacada y modelo en América Latina. (Foto: CDC)Álvaro Restrepo, director del Colegio del Cuerpo −una institución de

En estos días, todo el país se ha puesto de pie para clamar por justicia y expresar su indignación por el atroz asesinato de

El siguiente es un extracto, adaptado, de la introducción del libro Las artimañas de la moda: una genealogía de la vestimenta, próxima publicación de

El exjerarca del BNCR, Fernando Naranjo, calificó el reclamo que Tributación le hace al BNCR como "voracidad fiscal" (Foto: Katya Alvarado).El exgerente general del

Sindicalistas, estudiantes y miembros del Movimiento de los Sin Tierra participaron el 13 de marzo en una manifestación en Brasilia, como apoyo a la

Algunas frases son tan cotidianas como el gallopinto en muchos dirigentes públicos.  Afirmaciones como las siguientes: “estamos trabajando en eso”, “ya hemos conformado una
Semanario Universidad